Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

domingo, 31 de mayo de 2020

NEUROEDUCACIÓN II






                  
                   DESARRROLLO CEREBRAL Y NEUROEDUCACIÓN II

           Seguimos con el tema de la neuroeducación. Ahora vamos con el desarrollo cerebral, y su gran plasticidad, que hemos tratado en parte en diversos post. Dejo abajo enlaces.

       El cerebro es un órgano de extraordinaria complejidad, que capta la información y la procesa e integra en distintas áreas. Sin embargo, no está "acabado" al nacimiento, ni mucho menos, sino que tarda muchos años en "formarse" y madurar. Y siempre está en constante cambio y reestructuración, adaptándose al entorno, a las relaciones personales, vitales en el desarrollo personal, a nuestra actividad personal, al pensamiento y afectos que tiñen la realidad..., y rehaciéndose. Es decir, es muy plástico,cada uno modela su propio cerebro, único, como ya señalara el gran científico Santiago Ramón y Cajal.





            Su estructuración se realiza desde la gestación, y es consecuencia de la multiplicación de neuronas y la formación de ramificaciones y sinapsis entre ellas, especialmente en el primer año de vida. También de células gliales: un tipo de células estructurales, con más funciones. Los genes determinan el patrón y funcionamiento básico de circuitos cerebrales, pero, están influenciados por el ambiente. Es la llamada regulación genética, que influye en su expresión. En cada persona se pueden expresar de forma distinta.

            Ese ambiente de cariño y aceptación, de relaciones auténticamente humanas, permite a cada persona sentirse querida, con experiencias emocionales, sensoriales, perceptivas, de mirada interior, exploratorias, de equilibrio, propiocepción... etc., que van conformando su cerebro.



         Asimismo, en todo ello influyen las hormonas, sobre todo en el periodo embrionario, y luego en la adolescencia, en la que se produce una elevación muy considerable en sangre, por estímulo de la adenohipófisis. Así, ayudan en esa maduración cerebral. 




           Ya desde el embarazo aparecen cambios según el entorno, la relación con la madre, con el padreel sonido de la voz…, el ambiente de familia, las miradas cálidas, la atención e interés de las personas, y el cariño. También por la impresión que causan las distintas situaciones y relaciones personales. Más tarde, por las propias acciones, que dejan su impronta y van moldeando el cerebro de cada uno, gracias a esa plasticidad neuronal y sináptica tan grande que posee




        Dicha neuroplasticidad es mayor en las primeras etapas de la vida. Consiste, como hemos mencionado, en la formación de neurogénesis, y de conexiones sinápticas entre esas neuronas. Luego va disminuyendo, y presenta otro pico en la adolescencia. En ese momento se precisa una reestructuración cerebral grande para aprender a controlar respuestas instintivas y emocionales, y sobre todo, fundamentar unas capacidades superiores, como el propio pensamiento, analítico y crítico, el autocontrol personal, con esa regulación emocional, la empatía, el juicio, la toma de decisiones... etc. 


         Todo esto requiere la maduración de la corteza prefrontal, que se inicia desde edades tempranas, pero, tarda en completarse muchos años. De ahí la importancia de la educación desde bien pequeños. Y es lo último en madurar, y rodearse de vainas de mielina, por la complejidad que requiere, y por la relación y control sobre otras áreas y redes neuronales, que se van consolidando antes.






       Esta plasticidad es la forma de desarrollarse el cerebro, a la par que la persona va creciendo y madurando. Ambos aspectos van estrechamente unidos. Y precisa de sustancias neuroplásticas, como los neurotransmisores, de los cuales cada uno tiene una función más específica, aunque depende de las redes donde actúan. A grandes rasgos, permiten la conexión neuronal y la transmisión de información de unas neuronas a otras, mediante impulsos químicos y despolarización de membranas. Así se conectan áreas sensitivas y propioceptivas con motoras y emocionales, y éstas con las zonas de pensamiento... etc.



  Hay factores que potencian esa plasticidad, como la curiosidad, tan propia de los niños, que hay que aprender a fomentar y mantener a lo largo de la vida. También el trabajo intelectual profundo tiene ese poder. Es decir, la capacidad de estudio, de pensar por cuenta propia, el mantener la atención y concentrarse en una tarea..., el pensamiento crítico y analítico. Todo ello permite disfrutar, alcanzar ese estado de "flujo", o "flow", en el que se está inmerso y entusiasmado en una actividad, y por tanto se aprende. Y se traduce en estimulación de sustancias transmisoras, nuevas sinapsis y cambios neurológicos. Es decir, un aprendizaje emocionante y creativo.


        Algo que suelen dificultar o entorpecer las pantallas, si no se usan de forma saludable, en exceso, o, en edades tempranas. Como señala Nicholas Carr, erosionan el pensamiento profundo.



     
        Tanto la curiosidad como el estudio profundo estimulan la neurogénesis y la formación de nuevas sinapsis, y remodelan redes neuronales, originando cambios cerebrales profundos, con el consiguiente aprendizaje y desarrollo. Así, se despliega una armonía dinámica cerebral, porque, el cerebro está en constante cambio y modelación. Gracias a lo cual, siempre se puede aprender algo nuevo, incluso a edades avanzadas, si se pone ilusión y entusiasmo en ello. Es el estado de "flujo", que hace disfrutar aprendiendo. Se está tan inmerso en ello, que parece que el tiempo no existiera. Es la gran capacidad que tenemos las personas de aprender cosas nuevas, durante toda la vida. Hasta el último segundo podemos soñar y vivir entusiasmados.





Continuará... con ideas sobre cómo aprenden los niños.



Después de todas estas nociones a modo de pinceladas, dejo enlaces a otros post, muy relacionados con la neuroeducación, vistos desde otro punto de vista, pero que, como decía, confluyen en la persona: ¡el niño!, ¡cada hijo!, ¡cada persona!, única y singular, con toda su grandeza, sus cualidades y talentos, su "ser para los demás".

Espero que te haya gustado, y puedes compartir con amigos. ¡¡Gracias!!




1- Plasticidad cerebral:

       - Neuroeducacion-y-neurobiologia I (primera parte del pos)



4- Marcos de desarrollo infantil:

     -Marco neurológico... etc.


5- Imaginación y creatividad




6- Emociones y respuestas emocionales

      -Emociones-cómo-respondemos





7- Tecnología y cerebro: 

    La-tecnología-la familia y-el cerebro de los niños



URL del post:
http://optimistaseducando.blogspot.com/2020/05/neuroeducacion-ii.html

martes, 26 de mayo de 2020

TIPS PARA CUIDAR LA AMISTAD EN PAREJA......



                       "TIPS" PARA FOMENTAR LA AMISTAD EN PAREJA



La amistad es, y debe ser, el “plato fuerte” del amor en parejade un amor verdadero, ¡auténtico!, bueno y hermoso… Donde se ancla firme esa relación. Es lo que le da estabilidad y fuerza al amor, con sentimientos favorables, y también en épocas de "crisis"..., en las que el amor debe crecer. Y ayuda superarlas, da su "savia" nueva para que ese amor se desarrolle: ¡lo nutre con esa amistad! 

        



"Tips" para cuidar la amistad y trabajar el amor



*Aprender a sonreír, ser amable, contagiar alegría. Sentido del humor ante imprevistos...

*Prestar atención al otro, interesarse por sus gustos, ilusiones, preocupaciones y proyectos, dificultades…

*Pensar qué necesita y estar en los detalles: son "el pulso" del amor.



*Escuchar es más importante que hablar. También con el corazón. Y saber animar cuando haga falta, con esperanza y optimismo.  



*Descubrir cualidades del otro, usar los talentos de cada uno para construir el amor y la relación. Valorar diferencias, sumar fortalezas, y lograr sinergia.



*Actitud constructiva: fijarse en lo bueno y positivo, nada de desprecios e ironías, que destrozan la convivencia.

* Quererse con un corazón que sabe servir. Ayudar y alegrar al otro. Quien no sirve, ¡no sirve!




*Tener en cuenta los sentimientos, mostrar empatía y comprensión aunque no lo "entendamos". La afectividad es un refuerzo de nuestras capacidades, ayuda a hacer lo correcto, al sentir la dicha de hacer feliz a la otra persona. Completa el amor y lo impulsa. Nos anima.






* Disfrutar juntos de momentos compartidos, salidas, una excursión, un café, una cena, deporte, un guiño..., un paseo.






*La amistad lleva a compartir todo lo bueno. Cada día podemos concretar un pequeño plan, o idea, para conectar con la otra persona, para cuidar el cariño. Así lograr el hábito de pensar primero en ella: pasar de "vivir para mí al vivir para ti", fuente de dicha y auténtica felicidad.




*También ayudar en familia a pensar en los demás, a tener en cuenta sus estados afectivos y motivaciones, a mostrar empatía. Por ejemplo: ¿cómo se habrá sentido por eso que has dicho?, o, ¿cómo se sentirá si me retraso?, o, ¿cuánto tiempo hace que no llamamos a…? Y luego, actuar en consecuencia.






Puedes coger uno de estos puntos, el que más te guste, o necesites, y tratar de llevarlo a la acción unos días..., incluso con un plan de acción concreto. Y luego celebrar juntos los logros.

Espero que te haya gustado, y puedes compartir con amigos. La amistad lleva a compartir lo que uno posee, en especial lo bueno... ¿no?


                                              ¡¡Muchas gracias!!



Dejo enlaces relacionados por si quieres leer algún tema:



Amistad-en-pareja (primera parte del post)

La confianza en pareja

* ¿"conciliar"?, o mejor sinergia: "si quieres ¡puedes!"

                                        
  *  El-tesoro-de-la-amistad




          
                                                                          Mª José Calvo
                                                                      optimistas educando
                                                                          @Mariajoseopt



URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2020/05/tips-para-cuidar-la-amistad-en-pareja.html

domingo, 17 de mayo de 2020

UN POCO DE LIDERAZGO...



                             LIDERAZGO Y MISIÓN


¡Qué importante es cultivar la personalidad de cada uno...! La nuestra, y la de nuestros hijos. Cada persona es única y singular. ¡Singularísima! Ayudarles a formar su personalidad es hacer una obra de arte, porque consiste en descubrir cualidades y talentos específicos, y seducir con la belleza de los valores humanos, hechos vida. Éste es el auténtico liderazgo.  



Para Aristóteles y Platón es vital enseñar a tener buen gusto por lo bello. Es decir, reforzar las acciones nobles de cada persona. Se trata de descubrir y potenciar todo lo bueno, "extraer" y sacar a la luz todas las riquezas ocultas en ella. En la propia, y en la de los que tenemos cerca: familia, amigos...


Se precisa pensar, dedicar tiempo, poner nuestras mejores ideas y capacidades, hacerlo vida y concretarlo. Señalar fortalezas, motivar, adquirir hábitos y virtudes que den autonomía en el obrar, y nos ayuden a ser más y mejores personas… 

No es algo trivial, ni que se consiga a la primera; requiere esfuerzo y lucha constante, teniendo a cada persona como protagonista de su propia aventura. ¡Merece la pena todo esfuerzo!




Dejo a modo de índice unos puntos que vamos a desarrollar en dos post para no alargar demasiado.



1) PERSONALIDAD
2) CARACTERÍSTICAS Y TIPOS DE LIDERAZGO
3) LIDERARSE UNO MISMO
4) UNA ESTRELLA POLAR
5) LIDERAR: MISIÓN, PROACTIVIDAD, FOCO



1) PERSONALIDAD
      
A- Temperamento 
Partimos de lo heredado, de lo biológico: la naturaleza. El temperamento de cada uno. Así, ir desarrollando y formando el carácter y la personalidad. 

Descubrir los talentos de cada uno, que se vislumbran con una mirada cariñosa. Aquellas características en las que es especial, para hacérselo notar, apoyarse en ellas y desarrollarlas. También aporta una saludable autoestima, basada en el afecto de las personas cercanas. Además, al desarrollar esas cualidades y fortalezas, otras muchas relacionadas también emergen, y compensan debilidades... Sin estar remachándolas todo el día: no vayamos de pesimistas y perdedores. Es la forma de ir perfilando el carácter de cada uno.



La singularidad que nos diferencia de los demás es lo que hay que desarrollar, pulir, mejorar. Es la explicación más íntima de nuestro ser, único e irrepetible, y la razón de nuestra vida... Nos acerca al sentido más profundo, a nuestra "vocación" específica. Pero todo eso hay que descubrirlo y trabajarlo.




B- Carácter
En base al temperamento heredado, con la experiencia personal y la educación, se va modelando y se forja el carácter de cada uno. Es algo que hay que luchar por conquistar día a día, pero, nos confiere autonomía y control para pilotar la propia vida con optimismo, superando retos y dificultades. Y nos da esperanza. 

Se basa en la adquisición de buenos hábitos, que dejan su impronta y conforman el estrato cerebral. Estos hábitos se transforman en virtudes, al hacerlo con libertad, porque se quiere de veras, que es el mejor motivo. Así, se adquiere una facilidad y un disfrute cada vez mayor. Y ayudan enormemente la vida.






A veces se piensa que, a base de repetir algo muchas veces, se adquiere un hábito. Pero no siempre es necesario. Lo importante es interiorizar y aprehender su esencia, el bien que conlleva, y querer hacerlo poniendo el corazón: por amor. Así, hacerlo vida. Algo que parece sencillo, aunque requiere ilusión y lucha. Porque, al final, "somos lo que hacemos cada día..."



          
C- Personalidad
Es fundamental de por sí, en cada persona, y especialmente en el liderazgo. Independientemente de los talentos y fortalezas de cada uno, que ayudan a guiar el desarrollo y el carácter propio, 



"todos necesitamos pensar con claridad, 
 armonizar cabeza con corazón, 

y aprender a querer a los demás.

Y es vital la empatía y la inteligencia emocional:
tenemos unas "neuronas espejo" que nos facilitan 
comprender y querer a los demás



Todo esto se aprende en familia. Se va forjado una buena personalidad. En la infancia hay mucha afectividad, o debe haberla, todo está sumergido en cariño, pero, según van creciendo los hijos hay que potenciar el pensamiento, sin olvidar nunca el corazón. Estimular el desarrollo de la razón y de la voluntad, que nos distinguen como personas, para hacer lo de veras razonable y correcto. La razón es luz que ilumina el sendero. Que guíe al corazón, y sea un referente en el actuar de cada uno.




2) CARACTERÍSTICAS Y TIPOS DE LIDERAZGO

Y aquí enlazamos con el buen liderazgo personal. Sabiendo que, para liderar a los demás primero hay que liderarse uno mismo. Vimos algunas ideas en el post sobre liderar la propia familia. Pongo abajo enlace. 

Liderarse es forjar el carácter, con cabeza y corazón, autodominio y voluntad entrenada. También te lo contaba en el post sobre el carácter.

Comento, a grosso modo, algunos tipos de liderazgo, y las motivaciones de cada uno, para tener claro cómo queremos y podemos actuar con nosotros mismos, y con los demás.


1- Empezamos por el liderazgo de nivel más bajo: gestión de recursos. Todo se convierte en un recurso que se puede manejar con un fin. La persona se la reduce a un recurso. Aquí los motivos son puramente extrínsecos, del "tener". Son los que nos llegan desde fuera. Es decir del nivel más bajo también. Cuando fallan, ya no "compensa" seguir adelante. Forman relaciones poco estables, y no se aporta mucho a los demás.

2- El siguiente nivel es la dirección de personas, con objetivos y retos. Ya avanzamos un poco. Se mira a la persona, y sus motivaciones intrínsecas, como son el saber, el realizarse, plantearse objetivos profesionales, adquirir competencias y habilidades... etc. No está mal, pero no es el mejor. No piensa tanto en las demás personas, ni muchas veces en las consecuencias derivadas de sus actuaciones. 


3- El tercer nivel, y más alto, es el liderazgo relacional. Las personas somos seres relacionales, estamos diseñadas para los demás. En las relaciones personales desplegamos nuestra mejor forma de ser, y encontramos nuestra plenitud como personas. La persona necesita de esas buenas relaciones, como el oxígeno que respira. Y, como consecuencia de esa plenitud, somos más felices. Como señala Tomás Melendo, cada uno nos hacemos y re-hacemos en ellas, en especial en la familia, al sentirnos queridos y poder querer a los demás. Aquí las motivaciones son altas, del tercer nivel: trascienden a cada persona, porque se mira a los demás, y es lo que da más sentido e ilusión en la vida. 

Este liderazgo es más sano, duradero y estable. El que arrastra con su buen hacer, su ejemplo y coherencia, con el servicio a los que tenemos cerca. 

Y puede ser a su vez de varios tipos: 

  *transaccional: repartiendo recursos, 

  *transformador: transformando recursos y apoyado en motivaciones, con cabeza y corazón,

 *trascendente: con acciones concretas que trascienden a los demás, creando nuevos recursos







*Liderazgo trascendente

Nos centrarnos en el trascendente. No solo maneja recursos, sino que los transforma, y crea otros nuevos, con imaginación y pensamiento, con la creatividad propia de la persona. Y trasciende a otras personas. Las acciones repercuten en el bien de ellas, no solo en uno mismo. 

Nos da alas para volar alto, por los motivos y valores trascendentes que lo impulsan: del tercer nivel. Aquí es importante las cualidades y la misión personal, lo cual da un sentido único a la vida. Algo que, si no lo hago yo, nadie lo hará. Eso ayuda a priorizar y anima a luchar por ello.

Ya lo decía Viktor Frankl: lo que más motiva en una situación difícil, incluso en la que él vivió, tan espantosa y llena de sufrimiento, es encontrar cada cual el sentido de su vida. Que siempre se relaciona con los demás. 




Cada uno respondemos con nuestras acciones, y con la vida entera, a las preguntas que nos planteamos. Somos seres responsables, al menos en este sentido. Y hay que aprender a serlo en todos los sentidos. Ninguna ación queda sin consecuencias. Todo repercute en los demás. De ahí la grandeza de ser coherentes y ayudar a los que tenemos cerca, de responder a sus necesidades, de alegrarles la vida. Algo tan propio de la persona. Muy en especial en pareja y en la familia. Es un talento personal interdependiente, que se mueve y se desarrolla con los demás. Y tiene mucho que ver con la capacidad de amar de la persona. 





Podemos refrescar algunos puntos que del liderazgo en la familia, (enlace abajo), para "trabajar" el liderazgo personal.


*Atento a lo importante, sin descuidar los detalles. Enfocarse en lo de veras importante. Algo que a "ellos" se les da bien. Respecto a los detalles, la mujer es especial: le gusta estar en ellos, es su forma de ser. A él le gusta más enfocarse en ideales y grandes temas. Lo concreto se lo deja a ella. Pero ambos logran sinergia en su cooperación: estamos diseñados para esa reciprocidad, esencia del amor en pareja.



*El buen líder sabe priorizar, pone atención a cada persona. Y le presta la ayuda que necesite; pero solo la precisa, teniendo en cuenta que, "toda ayuda innecesaria limita a quien la recibe..."

*Se mueve por valores, basados en principios, que dan coherencia e integridad a su persona. Sabe crear ambiente acogedor y optimista, donde es más fácil luchar por dar lo mejor de cada uno.



*Sabe tomar buenas decisiones, basadas y fundamentadas en el ser: ser persona íntegra y noble. Y no tanto en el actuar, aunque trasluce el ser. Los motivos de fondo, sus cualidades y distintivo, su persona, es lo que atrae.


*Confía. Un buen líder genera confianza. La confianza tiene mucho que ver con la buena comunicación y la empatía. Si no, cuesta abrir el corazón y se hace difícil conectar. La empatía se aprende en familia, desde pequeños, gracias a esa relación tan estrecha con la madre, con el padre, en la que se desarrolla, haciendo uso de las neuronas espejo.

*También hace una llamada a lo mejor de cada uno, y le da libertad para que lo pueda realizar. Anima y estimula a desarrollar cualidades y talentos.



*Se caracteriza por su optimismo, que ha de ser contagioso. Ver siempre lo positivo y lo bueno de las personas, de las circunstancias... etc. Es la capacidad de descubrir retos incluso en las dificultades. Todo nos ayuda a crecer como personas. Ya lo decía Frankl: cuando no podemos cambiar una situación, "nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos". 

* Tiene detalles de servicio para alegrar la vida a los demás.



* Liderazgo en la mujer y en el hombre: 

El de la mujer es curioso, y diferente del hombre, porque tiene unas capacidades innatas propias, quizá debidas, como señala Jutta Burggraf, a su estrecha relación con la vida. "Mira" con ojos de mujer, lógicamente. Ese estar atenta a acoger a los demás, a priorizar las relaciones personales, a trabajar en equipo, la mayor flexibilidad, los talentos de la inteligencia emocional, tan propios... etc. Todo ello de la mayor importancia, y es su forma de ser, de estar en el mundo. 


El liderazgo del hombre, con sus puntos más específicos, como velar por lo importante, los grandes idealescuidar y proteger a las personas queridas, resolver problemas, y otros muchos que ponen un toque de éxito global en su vida. 


Estas características son importantes, en especial en el trabajo de liderar la familia, en ese crear ambiente de hogar, velar por cada uno, y hacer vida esos valores humanos nobles. Aquí se complementan y aúnan ambos liderazgos. 


A la mujer le resulta más fácil poner afectividad en su familia, pero, a ellos hay que dejarles que pongan más cabeza y corazón en la vida familiar, a su estilo, diferente al nuestro. No solo resolver tareas, que se les da muy bien. Porque, en el trabajo profesional ya lo suelen hacen con más frecuencia. 



Es decir, con lucha personal de cada uno, él y ella, por ser quien son, con sus cualidades y fortalezas cultivadas, al servicio de la familia, de las relaciones personales y de amistad. En círculos concéntricos, comenzando por los más cercanos...


Todo lo que consiguen ambos en la familia, origen y "cuna" de las relaciones personales, lo pueden poner en el ambiente de trabajo, humanizando ese ámbito. Y viceversa. 

Los campos en los que se mueve la persona, junto con el ámbito social y de amistades, se benefician. Se logra sinergia. Por eso, no se trata tanto de "conciliar" o "encajar" horarios, como de aprovechar lo de cada ámbito para utilizarlo en el otro, en especial las cualidades desarrolladas y las virtudes personales. Así "humanizar" las relaciones fuera de la familia.



Continuará..., con un poco de virtudes que cualifican a cada persona, y le dan mayor libertad y proactividad para pensar en los demás y actuar en consonancia.


                                                                     Mª José Calvo
                                                                  optimistas educando
                                                                     @Mariajoseopt



Espero que te haya sido interesante, y puedes compartir y comentar. Gracias.


Dejo enlaces relacionados: 

Sentido-de-la-vida

 * Una-estrella-polar


*"Comenzar y recomenzar"... 

                                                                
                                                            
URL de este post:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2020/05/un-poco-de-liderazgo.html