Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

domingo, 29 de noviembre de 2020

LOS PILARES DEL AMOR II



LOS "PILARES" DEL AMOR... II



Hablamos mucho del amor, pero, ¿cuál es el fundamento de un amor auténtico?, ¿cuáles los "pilares" en los que se sustenta para que perdure en el tiempo?...

Siguiendo el pensamiento de Gustave Thibon, vamos a seguir con los "4 pilares" del amor. Así poder cuidarlos en el día a día, para enraizarlo en algo hondo y fiable, que aporte estabilidad y sentidoCustodiar ese amor, y hacerlo crecer.

Thibon señala: "La unión de los esposos para que sea sana y fecunda debe reposar sobre cuatro cosas: pasión, amistad, sacrificio y oración". Todos íntimamente relacionados.

Hemos visto la pasión y la amistad. Dejo enlace abajo. Vamos con el sacrificio...





1- PASIÓN
2- AMISTAD


3- SACRIFICIO

Lo más propio del amor es la entrega de cada uno al ser querido. A veces sale sola, y a veces cuesta más. La gratuidad y la generosidad, la empatía, el saber acogerle, son fundamentales. Desplazar el interés desde el yo hacia el tú del otro, como tantas veces hemos comentado. Además, cada persona necesita sentirse acogida para poder darse. Si no, es muy difícil. 

Muchas veces la alegría tiene sus raíces en forma de sacrificio por quien se ama. No es algo contradictorio. Nos sentimos dichosos cuando hacemos algo por la otra persona. Tener gestos y detalles de cariño y servicio es propio de los que aman.


Pero, el “divorcio express” ha hecho que esos valores imprescindibles de la entrega y la generosidad, del sacrificio, hayan caído. A cambio surge la comodidad y el propio yo, mirando solo lo que agrada a uno; el cálculo egoísta del “me apetece”

Avanza el individualismo, que despersonaliza y nos aleja de los demás. En el amor, hay que "descentrase" de uno para querer de veras a la otra persona. Así ponerle en el centro del corazón. Exige sacrificio muchas veces, pero se vuelve "agradable", y siempre compensa: alimenta al amor y nos hace más dichosos.




Nos recuerda Thibon, y tantos otros: la primera condición de la felicidad es no buscarla... Estar dispuesto a renunciar a algo por la otra persona. El amor precisa cambiar la perspectiva hasta el tú, buscando el bien del otro, como ya apuntara Aristóteles. Ayudarle a lograr su mejor personalidad. Para eso es necesario aceptarle tal cual es, albergarle en el propio corazón. 



En muchas ocasiones, es preciso olvidar los propios gustos, para atender a la persona querida. Ofrecerle algo que le gusta, le hace ilusión, o necesita. Saber sus anhelos más íntimos, lo que le entusiasma, y su forma de sentirse querido, querida... Su lenguaje del amor favorito.


Sin embargo, cuando se pone cariño, parece que no cuesta tanto, porque el hacerle feliz llena el alma. Ese sacrificio se torna gustoso. Los enamorados piensan en el ser querido, y no tanto en ellos mismos.





Es necesario liberarse de las “ataduras” sutiles del propio yo
para que ese amor pueda madurar y crecer. 


Señala este autor: "No se puede prestar peor servicio a los hombres que invitarles a ser felices, y no enseñarles al mismo tiempo que no hay auténtica felicidad sin algo de victoria sobre sí mismo y sin sacrificio". De ahí la importancia de una voluntad entrenada en el día a día, para tener mayor autodominio y libertad para poder querer efectivamente a la otra persona.






Por otro lado, el amor se nutre de lo cotidiano, también de los pequeños deberes y pequeños dolores, y las dificultades de la vida. Si se llevan en equipo, une más y el amor sale fortalecido. De ese modo, no alteran la fuerza del amor. La vida no es de color rosa, y lo aparentemente duro y doloroso también puede alimentar el amor. Lo aquilata. Lo depura de falsos oropeles. Y une y estrecha más a esas dos personas, si se lleva en equipo.






Vamos con otro de los pilares: lo espiritual y trascendente.



4- ORACIÓN Y ESPIRITUALIDAD


Compartir una vida espiritual sana es un fuerte anclaje, y un fantástico remedio sanador en cualquier circunstancia. Especialmente en momentos críticos. Es algo que realmente une y estrecha más la relación. Además, aporta una motivación más importante y profunda, y fuerza adicional ante las dificultades y sufrimientos de la vida. 

Porque, la relación se alimenta de lo más material y tangible, pero, también de lo espiritual, que está a otro nivel. Es lo que siempre perdura, a pesar del tiempo y de los contratiempos… Incluso se puede crecer en ello, uniendo más y más a esas personas. Se trata de descubrir algo que va más allá de lo que vemos y tocamos, de lo que sentimos. Contar con lo trascendente, que se percibe por la
 razón y la afectividad. Descubrir asombrados la belleza de esas realidades tan sorprendentes, que aportan motivos altos y dan fuerza en nuestro actuar.

Nos dice Thibon de una forma un tanto poética, "el ruido nos llama sin cesar a la superficie de nosotros mismos y, a causa de la repetición indefinida de ese movimiento centrífugo, nos priva de la sintonía con esos ritmos profundos que hacen de nuestra existencia lago parecido a un cántico."


Necesitamos
 silencio e introspección, estar a solas con nosotros mismos en nuestra propia morada. “Salvar el silencio interior, y todas las voces secretas que no se pueden oír más que en el silencio: la voz de la conciencia, la voz de la sabiduría, y, en el centro mas íntimo la voz de Dios."






La persona es un tanto limitada en la superficie, pero infinita en su profundidad. 
Está llamada a pervivir más allá del tiempo. Tiene anhelos de eternidad… Y el amor está implicado en todo ello. Más bien es lo único que importa.


Este componente espiritual ayuda a comprender y dar un sentido más profundo a la vida, como dijera el doctor Viktor Frankl. Y es hallar la trascendencia de nuestras acciones, ver la realidad con más relieve y hondura… Incluso en circunstancias desoladoras, o de gran sufrimiento, como a él le sucedió. Todo lo que hacemos tiene ecos de eternidad.


Siguiendo con Thibon, él hace notar que, el verdadero centro del hombre es su sed de libertad hacia el infinito. Este plano no se encuentra con una visión chata y miope de la vida...




Sin embargo, a veces es difícil conjugar temas concretos con otros más elevados, como la espiritualidad. Por eso, ante un conflicto entre lo más material y sensible, y lo espiritual, siempre apostar por el amor, que es lo que unifica ambas realidades, y el “todo” del hombre. 

Lo que une la vida más prosaica y cotidiana con la esencia del amor: ese ideal que luchamos por hacerlo real día a día. Y donde se ancla ese “germen” de eternidad al que todos aspiramos, que además lo vivifica. 





Para acabar, con paciencia y voluntad entrenada, con empeño en querer, aunque a veces cueste, o cueste infinito, incluso duela, al final siempre vence el amor, y sale purificado de falsos oropeles, aquilatado. Madura y se hace más hondo y desprendido, de más calidad.



Porque, como sugiere Thibon, y otros autores, "el secreto de la perfección esta en hacer las cosas más pequeñas con el amor mas grande". Estamos en este planeta para aprender a amar. Y de ello depende nuestra felicidad, y la de toda la familia. Lo cual redundará en círculos concéntricos llevando buen ambiente por donde pasemos. 






Si cada uno, y cada familia, hace ambiente en la sociedad, será un motor de cambio potente. Porque, recordando a Juan Pablo II, "toda la gran red de las relaciones humanas nace y se regenera continuamente, a partir de la relación con la cual un hombre y una mujer se reconocen hechos el uno para el otro, y deciden unir sus existencias en un único proyecto." Algo de veras entusiasmante y trascendente. Tenemos grandes cosas por hacer...




Espero que te haya gustado, que comentes y compartas con tu familia y amigos.
¡¡Muchas gracias!!



Dejo algunos enlaces relacionados:






* ¿"Conciliar", integrar?: "si quieres ¡puedes!"




Educar-en-y-para-la-libertad
                                                                                                         

                                                         



                                                       Mª José Calvo
                                        Optimistas Educando y Amando 
                                        optimistaseducando.blogspot.com
                                                       @mariajoseopt
                                                      


URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2020/11/los-pilares-del-amor-ii.html

sábado, 7 de noviembre de 2020

ADOLESCENTES Y PANTALLAS I



                              ADOLESCENTES Y PANTALLAS

                        
Después del post "Educar en las tecnologías: "look up"", podemos repensar un poco el uso que hacemos de pantallas en familia, cuidando el cerebro de nuestros hijos, y logrando hábitos saludables respecto al tiempo, contenido, tiempos off-line disfrutando, y el sueño reparador. Si lo hacemos todos a la vez, tanto mejor. Vamos a los porqués...


Las "pantallas" están diseñadas para atrapar la atención sin apenas darnos cuenta... Hay una industria detrás de ello y se ha invertido mucho estudiando el cómo.


El cerebro de los hijos es, por así decirlo, muy sensible a todos los estímulos, pues no está desarrollado y madurado totalmente. Sobre todo en niños pequeños, y en adolescentes, cuyo cerebro está en pleno cambio y formación de nuevas sinapsis neuronales. En ellos se están formando y asentado las estructuras básicas que utilizará toda su vida. Cuidar esos dos momentos es vital.





Muchas veces, las pantallas dificultan el buen desarrollo, y lo pueden retrasar si no se usan de forma saludable. Y nunca, en los más pequeños. Además, ese tiempo no lo dedican a vivencias y aprendizaje en el mundo real, en el que se da precisamente el primer aprendizaje y más básico, por ser experiencial, y la relación con los demás, fuente de formación personal y de afectividad: un componente eminentemente humano.


* Estudios... 

Se ha visto en un estudio con un número importante de niños, avalado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, que el cerebro en edades tempranas es diferente cuando pasan tiempo frente a pantallas. Aumentan las zonas que procesan estímulos visuales, pero, disminuye la capacidad lógica y del lenguaje, de veras importante para todo, porque el uso de esa tecnología impide que se desarrolle adecuadamente.

Se pierden el contacto humano, enriquecedor de por sí, donde se aprende a interactuar, a captar sentimientos y sentirse a gusto, incluso necesario para la formación de propia personalidad, puesto que cada persona necesita la resonancia con los demás para construirse a sí misma. Recordemos a Martin Buber: "yo me hago gracias al tú."


Señala un neurocientífico, Michel Desmurget, que se ha observado que el tiempo que se pasa ante una pantalla por motivos recreativos retrasa la maduración anatómica y funcional del cerebro, dentro de diversas redes cognitivas relacionadas con el lenguaje y la atención. Por eso apunta este autor, los nativos digitales son los primeros niños con un coeficiente intelectual por debajo de sus padres. Algo realmente preocupante...


Las capacidades humanas, tan propias de las personas, como la sonrisa, la comprensión, unas palabras de aliento, la creatividad y la imaginación, la memoria tan relacionada, y el propio pensamiento, que depende de todo ello, las relaciones personales y la amistad, ¡los sueños...!, con el uso excesivo de pantallas se van perdiendo.




* Adolescentes...

Aterrizando en los adolescentes, debemos ser un referente para ellos, también en este mundo. Cuando se acostumbran al uso continuo de pantallas, ya no se sienten seguros en las relaciones personales, ni quieren fomentarlas. Les cuesta conversar, mostrar empatía... Van a lo fácil, a lo que conocen mejor y no requiere habilidades personales. Algo de veras preocupante. Lo ha estudiado Sherry Turkle, profesora del MIT, Instituto Tecnológico de Massachusetts. Dice que es como "la comida rápida". Fácil, pero poco saludable.







Pongo 3 puntos para afrontar este tema, a modo de índice, que iremos desarrollando en este y otros post:

1) Ideas a tener en cuenta
2) Dependencia y efectos negativos
3) ¿Qué hacer en positivo?



1) Ideas para tener en cuenta


1- Conocer el desarrollo del cerebro. Este estrato anatómico y funcional madura como en una onda, desde zonas más básicas, internas, y posteriores, a otras más complejas, más externas, y anteriores, con funciones superiores, como la corteza frontal. Y no finaliza hasta los 30 años, o incluso más. 

Es vital respetar los ritmos naturales de crecimiento. Los niños, y también los adolescentes, necesitan experiencias vividas, movimiento, autonomía, pensamiento, y sobre todo cariño. Te lo cuento en "familia y tecnología" (enlace abajo).

También una vida sana respecto a comidas y sueño, fundamental en ese conformarse del sistema nervioso y del cerebro, además del deporte, que ayuda a esa modelación de redes neuronales y conexiones cerebrales.


Centrándonos en la adolescencia, a la par que va madurando su cerebro van descubriendo su intimidad e identidad, y se va perfilando la afectividad. 

Por eso, es frecuente en esta etapa su inestabilidad afectiva y sus altibajos emocionales. Y es debido a que el estrato anatómico de lo emocional, el sistema límbicoestá hiperfuncionante debido al ascenso de hormonas en sangre, que lo estimulan. Es la forma de que vaya madurando. Y la parte más racional, la corteza frontal, está todavía mucho más inmadura. Tienen mucha emoción, y exaltada, y poco pensamiento y autocontrol. 





Posteriormente el sistema límbico, sustrato emocional, hace conexiones a otras áreas, especialmente al cortex cerebral, y en concreto a la corteza prefrontal. Así se interrelacionan ambos y se puede poner pensamiento antes de dejarse seducir por una emoción. Pero, esto madura mucho más tarde. Esta corteza prefrontal se encarga de lo más complejo: el control de impulsos, el pensamiento, analítico y crítico, la toma de decisiones, la planificación, el juicio..., y la empatía. Te lo cuento en "8 ideas con adolescentes".

Aunque es un proceso natural de maduración, que lleva su tiempo, a nuestros hijos hay que enseñarles a usar el pensamiento, a pensar y ponderar las cosas, a controlarse y aprender a retrasar una gratificación. Saber esperar y no sucumbir al primer reclamo. 

Entrenar la voluntad para acometer pequeños objetivos, metas, retos. Primero a corto plazo, para luego ir ampliándolo. Y necesitan tiempo para pensar, conocerse, dormir en profundidad, escuchar música y disfrutar, deporte, porque todo eso les ayuda en su maduración. Te lo contaba en otro post sobre el cerebro adolescente y la afectividad. Deben ir aprendiendo a conjugar los dos aspectos.
     




      


2- Tecnología: cuidar las "cuatro coordenadas". Con chicos mayores también es necesario cuidar los cuatro aspectos que comentamos con los niños: lugar, tiempo, compañía y contenido. Te lo contaba en "cuatro claves para el mundo digital". 

Y es importante que piensen qué hacen en ese tiempo: no es lo mismo que estén consultando un dato, aprendiendo con un tutorial, contestando correos, viendo vídeos, o, perdiendo el tiempo en las redes. Hacerles reflexionar sobre a qué dedican su valioso tiempo... y que planeen y organicen lo que quieren hacer, incluso anotarlo, para no perderse en mil cosas al navegar. Que se vayan responsabilizando en este campo también; si no, siempre estaremos para ayudarles, dándoles apoyo y confianza. Tienen que ensayar y fallar muchas veces, como en todo. 



3- Acompañarles, mucho diálogo... Contarles nuestras cosas desde pequeños, abrirles el corazón, según la edad, escuchar sus preocupaciones, ver más allá de lo que dicen con palabras. Atenderles. Conectar. Es primordial construir confianza, abrir canales, mostrar comprensión y empatía, sin dejar de exigir lo necesario..., pero en un solo frente, sin discursos. Acompañarles les da seguridad y ven un referente.






4- Vivir valores y virtudes, también con las tecnologías. Es algo que debemos hacer en la propia familia, desde pequeños. Con coherencia personal..., que habla por sí misma.

Resaltaría la importancia del ambiente familiar, confiado y alegre, en el que el cariño es lo importante, y ayuda a ser mejores y a pensar en los demás. Así fomentar cualidades y virtudes de cada uno, tener detalles de atención con todos. Guerra al individualismo, si no queremos hacer hijos "blandiblug" que no sepan afrontar retos. Animarles a entrenarse en tener autodominio para ser más libres y poder enfocarse en algo que merezca la pena. Metas nobles y valiosas como entrenarse en querer a los demás... 

Por eso son primordiales unos buenos hábitos y virtudes que conformen el carácter y la personalidad, que les ayuden a ser auténticas personas, a madurar, cada uno a su ritmo, con su singularidad característica. Y vivir esos valores también en las tecnologías.


Unas ideas... 

Por ejemplo, autocontrol para organizarse, pensar lo que se comparte, es decir, cualquier cosa más personal no se airea en las redes, aunque "todo el mundo" lo haga..., respeto, empatía y responsabilidad, saber compartir algo positivo y que aporte a los demás, también en las redes. No limitarse a ser consumidores pasivos de lo que les hagan llegar... Es decir, ¡humanizar las redes!




5- Necesitan un buen modelo, mucho más que discursos... Pensar qué referente les mostramos, también de uso de pantallas, bloqueando y respetando tiempos juntos, comidas, tertulias... Mirar a los ojos para llegar al corazón. Sin pantallas. Saber escuchar más que hablar.

Y mejor, si se desconecta todos a un tiempo para disfrutar de la convivencia con quienes más queremos. "Llenar" de cariño y buen hacer el ambiente familiar, que es energía vital, lo cual impide o al menos disminuye las influencias negativas del exterior. No quedarse enganchados perdiendo el tiempo... tras una lucecita roja. ¡El autocontrol personal es vital!, y hay que luchar en ello. A todos nos puede costar, pero hay que poner empeño. Y lo aprenderán de nosotros.






6- Se puede hacer un planning familiar, o personal: todos implicados para ayudarse y crecer. Podéis elaborar uno en familia, según fortalezas, o qué puntos son más importantes y necesarios, según las edades..., para intentar vivirlos. Ver qué objetivos intentar alcanzar. Incluso ponerlo en un lugar visible para no olvidarse. 

Y luego, los adolescentes pueden pensar cómo organizarse, qué cualidades les gustaría tener, algunos objetivos pequeños, quizá otros con las pantallas... etc., y elaborar su propio planning personal.






En este sentido, puede ser interesante tener un parking de móviles para dejarlos allí en las comidas, tertulias, o tiempos familiares... Darles ejemplo. Entrenarse poniendo el modo avión, o no molestar, en algunos momentos, y disfrutar de las relaciones personales y de la amistad.
 

Es preciso cuidar los tiempos de pantallas, porque todos nos podemos acostumbrar a su uso, y depender de ellas, pues atrapan la atención y dispersan la mente. Parece que facilitan muchas cosas, que se llega a mucha gente lejana, pero, a la larga, uno se habitúa a ello: no son inocuas, ¡crean dependencia! Te lo contaré.



7- Mucha comprensión y empatía con ellos. Usar las "neuronas espejo": que se sientan valorados y queridos. Además, eso les aporta buena autoestima, algo que necesitan, junto con el optimismo, pues se sienten inseguros por tantos cambios. Por ese motivo, a veces se muestran prepotentes, y en ocasiones con conductas desconcertantes. Comprenderles es el primer paso para ayudarles. Sin discursos, con cariño, mostrando un buen referente. Necesitan más modelos que discursos. Te lo cuento en "Soltar amarras". 

Conectar con sus intereses... para conectar con ellos. Confiar. Sin confianza no podrán ser libres, y sin libertad, aún a riesgo de que se equivoquen, como todos, no aprenderán a ser responsables y pilotar su propia vida.








Dejamos para otro post la dependencia, y cómo actuar en positivo...




Espero que te haya sido útil alguna idea para concretar un plan de pantallas en familia..., o intentar vivir algún aspecto concreto. Gracias por compartir con tus amigos. Todos ganamos.

                                    


                                              Mª José Calvo
                                   optimistas educando y amando
                                              @Mariajoseopt    



Dejo algunos enlaces anteriormente comentados y relacionados: 

  
  


-Adolescentes-soltar-amarrras 

-6-claves-con-adolescentes



Educar el corazón 


Libertad-responsable
                                                                                        

                                                          
URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2020/11/adolescentes-y-pantallas.html