Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

viernes, 3 de noviembre de 2017

CULTIVAR LA IMAGINACIÓN Y LA CREATIVIDAD I


                          

                                           CULTIVAR LA IMAGINACIÓN I/II



      La imaginación es una de las capacidad de la persona que se puede desarrollar. Todas las características personales que tenemos son a la vez don y tarea: tenemos esa posibilidad, pero hay que desarrollarla y hacerla crecer.

       La grandeza de la persona hace de ella algo singular y muy valioso. Por naturaleza, es creatividad, abundancia, exceso de ser, fecundidad, generosidad. Es tan grande que puede mirar más allá de ella misma, y ayudar a los demás. Y en ello encuentra su mejor versión, su plenitud, y también su felicidad más plena.



        La persona se construye como tal gracias a unas facultades, como son la inteligencia, la voluntad libre y la afectividad, que requieren su educación desde bien pequeños. Ya lo decía Aristóteles: es importante tener en cuenta los sentimientos, no solo la inteligencia, para vivir como personas. También Pascal lo recuerda más adelante. La afectividad lo es todo, sobre todo en las personas más emotivas. Toda la realidad la percibimos a través de la afectividad y nos configura el corazón, entendido como centro y raíz de cada persona. Nos permite querer a los demás y sentirnos queridos.





       Cultivar la imaginación es vital para desarrollarla, para que no esté en estado salvaje y poder usarla en nuestra vida en función de nuestro proyecto vital, dirigida por el pensamiento y la voluntad libre, en armonía con otros aspectos como es la afectividad. De esta forma se complementan entre sí. 


       Por ejemplo, no se puede pensar sin imágenes: son necesarias en el proceso cerebral del pensamiento. Hay personas más “visuales” en las que  esta capacidad es mayor, y está muy desarrollada. Tampoco se puede tener memoria vital sin imágenes, que, por cierto, están teñidas de sentimientos. (Su estrato anatómico es el sistema límbico, y más en concreto el hipocampo).

         La memoria no es un almacén polvoriento de recuerdos, sino algo vivo en continuo cambio, modificaba por el pensamiento, el estado afectivo, o por la voluntad, cuando queremos fomentar algunos recuerdos positivos, o intentamos cortar los que no merecen la pena...


       Por otra parte, el uso inteligente de la imaginación es la creatividad, tan propia de una persona. Pero también hay que aprender a desarrollarla.








       Cultivar la imaginación, como expresa el profesor Oliveros F. Otero, significa transformarla en una imaginación inteligente”, controlada por la voluntad para hacer un buen uso de ella, para enfocarla en lo correcto. También poniendo el corazón, con un comportamiento coherente al servicio de la persona. 





          Usarla cordialmente, puesto que la imaginación está en el núcleo de la persona, en lo más íntimo de ella: en el corazón. Además, el corazón es su lugar propio: donde se puede desarrollar del mejor modo y lograr el máximo de sus posibilidades. Siempre enfocada en lo bueno, en lo positivo, y en el afecto y cariño a otras personas. Nos ayuda a construir relaciones personales y familiares.


          Por eso, a la vez que tenemos un proyecto personal para cada hijo respecto a la inteligencia, la voluntad, o la afectividad, podemos también pensar cómo hacer para cultivar su imaginación, en cooperación con esas facultades. 

          Una forma es ayudándoles a pensar por cuenta propia, haciendo buenas preguntas, imaginando cómo resolveríamos una situación conflictiva o urgente, un problema…, y encauzando acontecimientos que les hagan crecer como personas. También asesorando con buenas lecturas, apropiadas, no solo a su edad, sino a su forma de ser, a los valores que queremos fomentar, y teniendo en cuenta sus fortalezas y cualidades personales. 

       Otra forma de cultivarla es ayudándoles a practicar “el trinomio leer-pensar-escribir”, como señala el profesor, para lo cual hay que poner imaginación y pensamiento creativo, y plasmarlo en palabras, dibujos, detalles…







           Y es bueno apoyarse en imágenes atrayentes, bonitas, en buenas películas, cargadas de valores humanos nobles, en novelas o biografías que ayuden a entender algunos conceptos y valores, y a ejemplificarlos, para que los hijos lo puedan captar del mejor modo. También con nuestro ejemplo cultivado en nuestra vida. Para ayudar a los demás, para demostrar el cariño, y para convivir en la propia familia.


          La imagen va muy unida a la creatividad, que es la capacidad de usar la imaginación de forma inteligente. Es decir, saber relacionar las distintas cosas, y que el resultado sea algo original, nuevo y bello. Y aquí cobra significado la fantasía, tan propia de los niños, en cuya mejor acepción significa imaginación creativa.





           Lo característico de la imaginación de una persona, a diferencia de los animales, es que está penetrada de inteligencia, si la cultivamos, y además gobernada por la voluntad. 




          Tenemos el poder en nuestras manos de dirigirla hacia algo que nos ayude, o, de cortar lo que no merece la pena, o nos hace peores personas. Por eso, fomentar sentimientos positivos, por ejemplo en las relaciones personales, y en especial en el amor en pareja, origen y fuente de la familia.






         Vamos a ir desgranando su relación con cada una de las facultades personales, aunque todo ello está intrínsecamente unido y entrelazado en cada persona.


1) La inteligencia

        El uso de la imaginación de forma inteligente conecta con la verdad de las cosas, porque la verdad es la adecuación del pensamiento a la realidad. De ahí la importancia de ajustarnos a la realidad, ahora que hay tantas "fugas" y tanto aparentar... Estamos en una sociedad del “postureo” donde importa más poner una foto para que todos vean lo felices que somos, aunque la realidad sea otra distinta.

             Cuando se pierde el contacto con la realidad aparecen los trastornos de personalidad, la patología y la clínica. Por eso es necesario usar la inteligencia para anclarnos en la realidad. La razón es luz que ilumina el sendero. No vivir en un mundo imaginario inexistente que nos descoloca de la realidad.


               Las capacidades cognitivas que podemos fomentar son muchas. Dejo una infografía con algunas de ellas, que siempre podemos desarrollar, porque, especialmente en el cerebro, lo que no se usa, se atrofia y las sinapsis o conexiones neuronales desaparecen. De ahí la máxima: "Úsalo o lo perderás". Y siempre estamos a tiempo de aprender coas nuevas.





              Otra de ellas es el pensamiento crítico y la capacidad de relacionar ideas. Quizá no es más "inteligente" el que sabe más, sino el que lo relaciona y sabe usarlo. El que aprende a filtrar la información que le llega, el que capta la importancia de algunas cosas, y de otras no, el que sabe priorizar y relacionar cuestiones que, a otra persona le pasan desapercibidas... 


              Por eso, cada uno es singular con sus capacidades recibidas, que puede desarrollar, enfocándose en sus cualidades y fortalezas, únicas, "esculpiendo" su propio cerebro, como señalara Santiago Ramón y Cajal...





Dejamos para otra entrada la voluntad y el corazón, con algún plan de acción para llevarlo a la práctica. 

También te digo un libro precioso, que te recomiendo, de Oliveros F. Otero: "Cultivar la imaginación".


2) La voluntad

3) El corazón




Espero que te haya gustado y te sea útil. Lo puedes compartir con amigos, o en las redes sociales. ¡Muchas gracias!




Dejo enlaces variados relacionados: 

La imaginación y los sueños II (relación con el corazón)

                                                                                 Mª José Calvo
                                                                 optimistaseducando.blogspot.com
                                                                                 @Mariajoseopt 




Enlace URL: 
https://optimistaseducando.blogspot.com/2017/11/cultivar-la-imaginacion-i.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!