Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

miércoles, 23 de febrero de 2022

EN EL CORAZÓN CRECE LO QUE SE CULTIVA

     

                                  "CULTIVAR" EL CORAZÓN...



Sin duda lo que más nos llena son las buenas relaciones personales: que nos comprendan y escuchen, que nos tengan en cuenta, el trato amable con otras personas, los detalles de cariño y afecto... etc. ¡El poner corazón, además de la cabeza, en las relaciones familiares!, para que todos notemos y sintamos ese cariño, artífice del buen desarrollo de cada persona. 



* Anhelos de infinito

El corazón humano ha nacido para amar con un afecto puro y limpio, ¡noble! Tiene anhelos de infinito... Y necesita sentirse querido.

Decía un gran sabio, después de experimentar muchas cosas que no le "llenaban": "Allí donde esté tu gozo, estará el tesoro de tu vida. Allí donde esté el tesoro de tu vida estará tu corazón, allí donde esté tu corazón estará tu felicidad". Podemos pensar dónde ponemos el corazón...






Todos queremos y necesitamos sentirnos queridos. Tener amigos. Decía Aristóteles: "Sin amigos nadie querría vivir, aun cuando poseyera todos los demás bienes".

Por eso es necesario luchar cada uno por conquistar un corazón comprensivo, que sepa amar a los que tiene cerca. Ser sencillos de corazón, no susceptibles, sin tergiversar ideas..., sin prejuicios, sino saber escuchar, empatizar, ayudar... Lograr ser atractivos para los demás: que puedan confiar en nosotros y abrir su corazón y desahogarse cuando lo necesiten, o pedir un consejo. 









* Un cofre valioso

El corazón es como un "cofre" muy valioso, en el que guardamos la propia intimidad. ¡Nuestra morada interior! Pensamientos, sentimientos, intenciones, emociones, necesidades y anhelos, actitudes... Donde somos dueños de nuestra interioridad, podemos estar a solas y sentirnos a gusto. Y pensar cómo actuar. 

Es algo que debemos proteger: no todo hay que contarlo. Ver con quién se puede compartir y en qué momento... No ir con el corazón en bandeja para exponerlo al primero que uno se encuentre.

Además, la calma y el silencio son nuestros aliados. Ahí encontramos paz.






* Apertura a los demás: ¡alegrar!

Cada persona posee una capacidad de amar y de alegrar enorme, que debemos poner "en marcha". Aprendemos a amar en el seno de la propia familia, desde bien pequeños, gracias al amor de nuestros padres: origen de cada uno y fuente de desarrollo y crecimiento personal. 

Se trata de hacer acopio de todo ello para poder luego regalar ese amor y darlo a manos llenas. Cuando uno se siente de veras querido se "ilumina", y es capaz de lograr su mejor versión, de actuar de forma excelente y "darlo" todo pensando en los demás. "El corazón habla al corazón", diría Newman, se activa y resuena con otro corazón. Empatiza y se conmueve. Las personas mejoramos en el trato personal con los otros, al pensar antes en ellos y entregar ese cariño que vamos atesorando.








* Descubrir lo bello

Contar con la belleza es de gran ayuda. Te lo cuento en post aparte. Todo lo bueno es bello, aunque a veces nos cueste descubrirlo. Hay que educar la mirada, saber mirar, un poco de calma para contemplar la realidad. 

Lo bello nos anima y tira para "arriba". Dietrich von Hildebrand, en su libro "El corazón", señala muchas ideas fantásticas. Por ejemplo: tener un corazón capaz de amar, de afligirse y conmoverse, es la característica más específica de la persona humana.

Otro pensamiento, un poco elevado, que merece la pena repensar: "La plena apreciación de la belleza conduce a la presencia de Dios". Quizá por ahí está la escuela para aprender a querer y sentirse de veras querido...

Descubrir la belleza de ser generosos y empáticos, de comprender y ayudar, de la lealtad de la amistad... etc. Educar la sensibilidad y el buen gusto para descubrirla y saborearla. Y no solo pensando en los hijos, sino también en uno mismo, en el ser querido, en los amigos... Te lo cuento en el post ¿la belleza nos  salvará?






* ¿La solución?

Ante los problemas y dificultades de la vida, muchas veces no ayudan tanto las soluciones concretas como el que alguien nos escuche y comprenda. Que se haga cargo de la situación y nos apoye. Que nos muestre su amor incondicional. Mucho más en pareja en familia. Algo imprescindible para llegar a ser lo que estamos llamados a ser.

Cuando uno se siente querido de esa forma puede lograr lo mejor de él. Por eso es importante saber disculpar y perdonar cualquier gesto que nos duela, cualquier falta de delicadeza o cariño de los que tenemos cerca. ¡Tener un corazón grande que sepa comprender! Así no costará mucho el perdón.





Perdonar y olvidar sana las heridas y permite un nuevo comienzo. No solo el que ha fallado, sino en el otro también, pues no se "enturbia" su visión de esa persona, ni su capacidad de amar... No se convierte en un "cascarrabias". Liberarnos de las “ataduras” del rencor, del dolor, del resentimiento, para ser capaces de algo mejor apuntando más alto. 




En esas situaciones, tener una visión trascendente es de gran ayuda. Da más relieve e ilusión en la vida, y un algo esperanzado: todo adquiere mucho más sentido y sustento donde construir. 




* Cultivar el propio corazón...

Como reza el título del post, en el corazón crece lo que se "cultiva". Sembrar amor es el primer paso que necesitamos cada uno para desarrollarnos como personas. Y esto se recibe en familia. Luego, ver qué pensamientos y sentimientos dejo que entren en el corazón... Cuáles atesoro, cuáles fomento y estoy dando vueltas con frecuencia. 

Por ejemplo, ¿cómo hablo de los demás?, en tono positivo o crítico... Porque eso será lo que crezca en él. Y si se repite con frecuencia ese esquema mental, puede arraigar en profundidad, tanto para bien como para mal. Incluso esquemas mentales que son irreales.


* De ahí la necesidad de luchar por dar un toque positivo y optimista, fomentando todo lo bueno. Lo propio y lo de los demás. Aquel consejo de otro sabio: "cuando no sepas decir algo bueno de alguien, ¡cállate!". Ser leales. Nunca permitir una crítica a otros, sino sacar a la luz algo bueno suyo: una cualidad, un acierto, una virtud... Todas las personas tenemos muchas cosas buenas: ¡hay que saber mirar!, y descubrir con una mirada amable y optimista lo mejor. Te hablo de la grandeza de la lealtad en uno de los post sobre Tolkien: "Belleza y Subcreación en Tolkien".


Poner una "chispa" de amor renueva las cosas y les da más belleza y trascendencia. El amor convierte en hermoso y bello todo lo que hacemos, decimos, pensamos... El cálculo egoísta lo enturbia y ensombrece.




Por eso, rectificar cuando sea preciso siempre ayuda, y uno no se desvía del rumbo. Nos da esperanza y posibilita recomenzar con nuevos bríos, apuntando bien alto.


Cultivar el propio corazón como si fuera un jardín botánico...


Y a la vez que fomentar todo lo bueno, cortar las "malas hierbas" que siempre crecen, como en todos los jardines: pensamientos, intenciones, sentimientos..., actitudes. Antipatías, egoísmos, engreimientos, orgullo, malas contestaciones. Por eso cuidar el carácter, el tono humano, la delicadeza, la admiración por los demás, en especial por los que tenemos cerca. Descubrirlos como personas en sus buenas actuaciones, que es el modo de conocerlos bien, como apuntara Oliveros F. Otero. Te lo cuento en el post descubriendo a Mr. Banks.



Lo que no es comprensión y cariño a los demás no ayuda en las relaciones personales. Incluso puede lesionar los corazones. Mucho más en familia, la primera y principal escuela del más rico humanismo, donde nos hacemos y "rehacemos" como personas, como expresa el gran filósofo y humanista Tomás Melendo.




Por eso es importante "cultivar" el propio corazón, poniendo el énfasis en todo lo bueno, para disfrutar y querer a los demás. Cada persona "vale" lo que vale su corazón. Fomentando lo bueno y desechando lo que no merece la pena o destruye. 

De nuestra lucha por dar lo mejor de uno mismo dependen grandes cosas, además de la felicidad de los que queremos.

Estimular y hacer crecer todo lo que ayuda a querer mejor, y a manifestar ese cariño. Lo cual engrandece a esa persona, porque la plenitud humana depende en gran medida de la capacidad de amar. Conmoverse y vibrar con los demás es una de las experiencias afectivas más nobles.







* Un corazón grande para amar

Se trata de conquistar un corazón grande que sepa querer: la principal meta de la vida. Y la que nos hará felices de veras. 

Y la confianza es vital para hacer buen ambiente y permitir el desarrollo de la libertad de cada persona en la dirección adecuada. Ensanchar "las fronteras" del corazón, aprender a amar con un amor fuerte, a la vez que tierno, a quienes nos rodean. Muy en especial en familia y en pareja.

 




Por eso, poner cabeza y corazón..., empatía y comprensión en las relaciones personales. Y ser capaces de mostrar los propios sentimientos cuando proceda, con quien proceda. Abrir la intimidad afectiva, sobre todo al ser querido. Contar lo que llevamos en nuestro interior. Abrir el propio corazón para conectar con él, con ella. La relación también se alimenta de sentimientos, que reconfortan y hacen crecer el amor.





Aprender a amar “con toda el alma”
a pesar de arriesgarse a sufrir en ocasiones, 
porque el amor nos hace más vulnerables. 






 Que sepamos componer en nuestra vida "el poema" del amor,
de la comprensión y el servicio atento,
con la buena música de fondo
que nace de un corazón sencillo que quiere querer.


                    
Por eso es tan importante "enfocarse" en la vida auténtica, porque estamos en la era del escaparate. Trabajamos sin descanso una vida imaginaria en el aparentar de las redes y lo digital, y a veces descuidamos la vida real y auténtica que dijera Pascal. Donde podemos querer y sentirnos queridos... A veces nos pasamos el día haciendo "teatro" cara al público, mientras descuidamos a los que tenemos cerca y debemos querer. Quitarnos tantas "caretas" para revelar la persona que somos y podemos trabajar para mejorar, con ilusión, coherencia y optimismo.


Espero que te haya gustado, y ¡gracias por compartir! con los que más quieres.



Dejo algunos enlaces relacionados: 


 






    
                                               

                                                              Mª José Calvo
                                                              @Mariajoseopt
                                                  optimistaseducando.blogspot.com



URL:

https://optimistaseducando.blogspot.com/2022/02/en-el-corazon-crece-lo-que-se-cultiva.html

jueves, 17 de febrero de 2022

BELLEZA Y SUBCREACIÓN EN TOLKIEN I



                     BELLEZA EN LA SUBCREACIÓN DE TOLKIEN I



El mundo de J.R.R. Tolkien contiene y transmite una belleza fuera de lo común. Cuando te sumerges en él encuentras algo que antes no habías conocido. Sabe llegar hasta las profundidades del ser humano. Algo que conecta con el ser de cada uno. Quizá sea porque tenemos un anhelo de belleza en lo más hondo del corazón: hemos sido creados con sueños de infinito, con anhelos de belleza, con una "semilla" de eternidad, y no nos "llena" cualquier cosa. 

Además, tiene un don creativo muy especial, trabajado en la base de los muchos idiomas que conoce y le apasionan, en el significado de las palabras y lo que evocan y transmiten. Su carga semántica, y los mundos que ilumina desde esos lenguajes algunos de ellos arcanos...


Tolkien es capaz de interpelarnos con su obra, de crear un vínculo con cada lector, que hace pensar y descubrir una realidad mejor de la que tenemos muchas veces. Con más luminosidad, alegría y esperanza. Lo que podría o debería ser... Y lo hace desde las palabras y las historias que entrañan e iluminan, ayudado de la significación y sonoridad de esas palabras, muchas en idiomas inventados por él mismo. En ellas perviven esas historias con gran riqueza de forma y contenido. Algo realmente bello y deslumbrante: un todo armonioso cautivador que nos hace disfrutar de tanta belleza que atesora y despliega, en la que nos sumerge y nos consuela.


Ha sido capaz de iluminar un ámbito que estaba sin descubrir..., como él decía, con historias memorables llenas de sabiduría para su querida Inglaterra, y para todos los que lo conocemos en los distintos confines del planeta. Porque inventar, en su sentido etimológico, significa encontrar, descubrir: desvelar mundos posibles que están como "escondidos", y hacen una llamada a lo más íntimo del corazón.



Su obra es una subcreación artística, como él la llama. No es "fantasía" en el sentido que muchos creen, como algo irreal, fútil, sin trascendencia, sino una auténtica mitología para su querida nación. Y mito, en su sentido aristotélico, es narración, relato, verdad. Por eso refleja e ilumina la realidad en la que vivimos. Muchas veces se ignora o confunde su significado, y se lo introduce en el "cajón de sastre" de la "fantasía". Este tema de los mitos lo hablará mucho con su amigo C.S. Lewis y otros intelectuales, pues es una forma de conocer el mundo a través de la luz y belleza que emana de ellos. Reflejan "un astillado fragmento de la luz verdadera"... que podemos atisbar en muchos matices.




Comprende al ser humano, y no se queda solo en lo más superficial, sino que va a los deseos y anhelos profundos que posee: de inmortalidad, de permanecer, de hacer algo grande. Porque estamos creados para perdurar "más allá de los círculos de este mundo"..., dice Aragorn a Arwen en su despedida. No aspiramos solo a recuerdos...

Llega a lo más nuclear del ser humano desde la belleza de sus lenguajes e historias entrelazadas llenas de armonía y colorido, aunque terribles a veces. Por eso nos "llega" al corazón. "La alegría y la tristeza son afiladas como espadas"....






En una de sus cartas nos dirá: "El mío no es mundo «imaginario», sino un momento histórico imaginario de la «Tierra Media», que es el lugar donde vivimos." Las Cartas de JRR Tolkien, Carta 183.

Su creación legendaria nos ayuda a descubrir el sentido de la realidad, a ver más allá de las apariencias y atisbar el propio propósito de la vida. La misión de cada uno, como te cuento en el post "pinceladas del Universo de Tolkien III".


Muy relacionado todo con los "Cuentos de hadas" que comento en otro sobre G.K. Chesterton, con quien comparte esa esencia y filosofía. Chesterton lo escribe en "La ética del País de los elfos", o Fantasía. Una forma bonita y cualificada de literatura, no tan solo para niños, porque refleja la realidad y la belleza de ese mundo. Tolkien lo refiere en Mitopoeia, el arte de contar historias, en su libro Árbol y Hoja. Dice el profesor: "Creo que lo que llaman cuentos de hadas es una de las formas más grandes que ha dado la literatura, asociada erróneamente con la niñez." Y la imaginación, que recupera la belleza del mundo creado a través de la fantasía.


Su obra ayuda a aprender a mirar y contemplar la realidad, a descubrir esa belleza escondida por doquier, pues se percibe lo infinito y pleno que contiene y emana, que se refleja en mil matices e Historias, como la luz blanca se descompone en muchos matices y coloridos. Y es debido a que la realidad tiene sobreabundancia de ser, está henchida de significado, es un don gratuito, y los mitos alumbran algún aspecto.



Quizá los artistas son más capaces de percibir muchos de esos matices..., y de reflejarlos en obras de arte, o en relatos conmovedores que "están vivos y van de mente en mente", como escribe en su poema Mitopoeia.




Descubrir y percibir la belleza de la realidad, porque todo es don, regalo, algo "cuasi milagroso", como diría Chesterton, exceso de ser que rebosa verdad, belleza, sentido... Aprender a contemplar, que es un "percibir amante" de la realidad que nos rodea. Poner una mirada cálida. Todo es "magia", milagro, la posibilidad de "encontrar algo a la vuelta de la esquina" que dice Chesterton con su asombro agradecido. Y "magia", para Tolkien, significa plenitud de las cosas, belleza, el modo de ser natural del mundo. Ver más allá de las apariencias, llegar a lo más hondo, percibir lo que subyace tras el velo que lo protege... Muy relacionado con los poderes de los Magos o Istari en su legendarium...


Podemos aprender a ver lo que las cosas son en profundidad, con calma, porque muchas veces nos quedamos en lo accesorio y superficial por las prisas, por no pensar, no mirar, no detenernos, no descubrir su encanto. 


Lo verdadero y real se nos hace accesible desde la belleza que entraña...: la llave que abre "la puerta" de la verdad y la bondad. Porque, como señalara Tomás de Aquino, "la belleza es reflejo de esa verdad", de esa realidad tan plena de significado.






En la Tierra Media de Tolkien hay mucho conocimiento del mundo y del ser humano, de las profundidades y deseos suyos. Y ese conocimiento nos ilumina y ayuda a saber cómo somos, qué nos llena de veras, y formas de desarrollar esa plenitud. Lo cual nos hace más felices. Y tiene mucha relación con la belleza inherente de todo lo creado. Estamos hechos desde la belleza, para la belleza imperecedera, que no pasa... Lo intento escribir en el post: "¿La belleza nos salvará?", si quieres leer.







Voy a comentar algunos puntos sobre este tema de la belleza en el Legendarium de Tolkien en varias entradas:


1) Una "Subcreación" desde las palabras y el contenido que entrañan

2) Belleza y nostalgia 

3) Sentido, vida y muerte, esperanza 




1) Una "Subcreación" desde las palabras y su significado 

Te vuelvo a recomendar el libro de Eduardo Segura "el mago de las palabras", del que tanto he aprendido sobre Tolkien y su asombrosa Mitología. Expongo alguna de sus ideas.

Él dice que en la obra de Tolkien las palabras se usan propiamente: es decir, en verdad de lo que realmente dicen, expresan, significan, pues es filó-logo, amante de las palabras, y las lleva a su plenitud. En ese sentido es "mago" de las palabras... Y lo verdadero es fuente de conocimiento de la realidad y aporta sentido.

Quería subcrear un mundo donde las palabras quisieran decir exactamente lo que significan y transmiten. Que no tuvieran que ser metafóricas, sino literales.

Un ejemplo que lo ilustra muy bien, en un encuentro entre Frodo y Gildor Inglorion, que va hacia los Puertos, le saluda con estas palabras: Te estoy muy agradecido Gildor, "una estrella brilla en el momento de nuestro encuentro"... Y crea todo el ambiente para que esa frase muestre su significado.




El profesor John Ronald Tolkien escribe lo que lleva en su cabeza y en su corazón: nos relata su creación, a "imagen" de su pensamiento y visión tan radiante de la realidad. Porque, escribirá: "aún creamos según la ley en la que fuimos creados"... Una Subcreación de un mundo secundario desde el momento en el que comienza todo.

Y lo hace quien se ha enfrentado a la muerte desde su tierna infancia, seguido de la Gran Guerra... en la que murieron amigos y muchas de las persona queridas por él.
 

Te intento transmitir algo de estas ideas en el post Hoja, de Niggle, con este cuento, y El Herrero de Wootton Mayor, en el que se da cuenta que no puede acabar su obra y entrega "la estrella" de la inspiración a otros aprendices. En estos relatos muestra un poco su creatividad, el sentido de su existencia, íntimamente unido a su familia, a las personas conocidas, y el legado que quiere dejar..., aunque dice con verdadera sencillez en una de sus cartas: "ridículo"... (pensar eso). Pues sabe que todo está destinado a pasar. Que no será solo para él, y sí para muchos otros. Y así ha sido: ¡una maravilla! en la que podemos ahondar, releer, descansar, y quedar tocados por su belleza y matices que siempre sorprenden y "van de mente en mente" como algo vivo.



* Desde las palabras

Genera un universo mítico desde su propia percepción de la realidad, de las personas, y lo que somos en verdad. Y todo surge desde las palabras, que entrañan, evocan e iluminan historias que perviven más allá del tiempo y del espacio. Despliegan mundos posibles jamás revelados... Espectaculares.

De hecho, una de sus primeras poesías, "El viaje de Eärendel, la estrella vespertina", sería la base para crear mundos e historias donde se pudieran decir esas palabras en un contexto adecuado y fueran verosímiles y posibles...

Es lo que se propusieron un grupo de amigos, el T. C., B. S., antes de la Gran Guerra de 1914: iluminar este mundo. Y algo que hizo real Ronald, pues dos de ellos, sus muy queridos amigos, murieron en ella. Solo quedaría Christopher Wiseman. Más tarde, en Oxford, haría algo semejante con su amigo C.S. Lewis, quien le alentaba en cada momento a dar lo mejor de él en lo que iba "alumbrando" de su gran obra, pues percibía su grandeza y singularidad. Él escribiría otras obras sobre el espacio, y más adelante, Las Crónicas de Narnia.






Y ese lenguaje que crea es distinto para cada raza, no solo por su distinta cultura y saber, sino también porque algunos personajes llevan largos años sobre la Tierra Media, y su lenguaje es más arcano y antiguo. Sabio. Por ejemplo, algunos elfos, que atraviesan las distintas edades, los Istari o "Magos"... etc. Y luego están los hombres, "destinados a morir", los enanos, codiciosos, los medianos: Frodo y sus amigos, hobbits sencillos y alegres que hablan la lengua común. Sencilla como ellos. O Tom Bombadil, un personaje antiguo que habla en poesía, pues es el modo que mejor expresa la realidad, y va cantando por los bosques en unión con la naturaleza y la tierra, con "lo que crece y vive"...


Tolkien escribió que la palabra es "la puerta de entrada a la realidad", y lo que la realiza. Etimológicamente, real-izar significa "izar" ("hacerla" hacia arriba). Expandirla, levantarla, hacerla real, crear mundos... Lo que él ha desplegado y "realizado" en el sentido propio que acabo de mencionar. Algo espléndido y radiante. Como la luz de Eärendil... que te cuento en el post "el espejo de Galadriel".




* Con pequeños ejemplos:

** Es muy llamativo cuando, al principio de los tiempos, en El Silmarillion, con la música de los Ainur y su armonía, da una visión tan bella de lo que podría ser. Entonces Eru Ilúvatar dice: Eä!, en élfico, y se crea el mundo: ¡se hace real! Arda. El mundo que es. La palabra en Tolkien está viva y "real-iza" la realidad: la despliega.


** Gandalf, que significa "el elfo de la vara", es un buen consejero que ayuda y anima a cada uno en lo que necesita. Es un Istari o "Mago". Y la magia en Tolkien, como ya te he comentado, consiste en "llevar a la plenitud" el ser de las cosas. Y Gandalf pone camino hacia ello. Se orienta por lo mejor y aconseja en ese sentido. De ese modo Frodo logra encaminarse a su misión, contando con su ayuda y consejo... Y él mismo también será capaz a su vez de llevar la Historia a su plenitud..., con ayudas inesperadas. 

Gandalf pronuncia una palabra, y su vara de madera se enciende en los lugares oscuros: por ejemplo en las Minas de Moria. Tiene actitudes especiales con el fuego, pues le fue confiado uno de los Anillos de los elfos: Narya, el Anillo Rojo, con poderes relacionados con el fuego. 

Se lo entregó Círdan de los Puertos al intuir su cometido en la Tierra Media... Por eso podrá enfrentarse al Balrog en Moria: la Llama y la Sombra. Gandalf es el "Servidor del Fuego Secreto"..., administrador de la Llama de Anor contra el fuego oscuro de Udûn. Y le dirá con autoridad: ¡No puedes pasar! Y, con una palabra suya destruye el puente de piedra de Khazad-dûm elevado sobre un abismo. ¡No puedes pasar!, vuelve a la Sombra, le increpará. 



** Los elfos, inmortales, por los que no pasa el tiempo, poseen gran sabiduría y aman lo bello, lo que de veras importa. En especial las estrellas, para quienes fueron puestas en el firmamento antes de su llegada... Son artistas creativos y en ello entregan lo mejor de sí. Fëanor, un elfo Noldor de las Primeras Edades, muy hábil y gran artesano, crea los Silmarils... Tres gemas luminosas que contienen la Luz de los Dos Árboles de Valinor que nacieron con el canto de Yavanna. Una maravilla de gemas con luz propia que ilumina y reverbera. Pero Fëanor olvida que la luz no proviene de él... y su actitud posesiva traerá consecuencias nefastas en futuras generaciones.


Y esa luz perdurará hasta el fin de los días..., y regalará la Dama Galadriel a Frodo: la Luz de Eärendil, quien lo custodió, la más preciada estrella, para que le ilumine en los lugares oscuros en los que el corazón se "encoge" y entristece. La luz posee un significado importante en su obra.



Respecto a la magia, en el Señor de los Anillos hay una conversación entre Hobbits y Elfos sobre unos mantos élficos. Los Medianos creen que son mágicos en el sentido que entendemos a veces, especiales, extraordinarios, pero los elfos no les comprenden. 


Y les contestan: "en todo lo que hacemos ponemos el pensamiento de todo lo que amamos". Ellos ven el ser natural de las cosas, y toda su potencialidad, algo difícil de captar para un hobbit. Por eso creen que son mágicos. 


Los elfos ponen el corazón en lo que hacen. Lo cual se manifiesta en ese amor que poseen por lo creado, lo que crece y vive, la naturaleza, las hojas y las ramas, los arboles..., el agua y la piedra... Sus obras tienen el color y la belleza de todas esas cosas. Y se percibe en esos mantos y en todas las obras artísticas suyas, como los Silmarils con su luz tan espléndida y preciada.  





















** Otro ejemplo: Tom Bombadil, que acabo de mencionar, con alma de poeta que percibe la Naturaleza viva, realmente viva. Armoniosa y bella. Personificada. Y se comunica y conecta con ella mediante la poesía: las palabras. Es un personaje curioso, muy antiguo, arcano, "más viejo que la tierra", con chaqueta azul, larga barba, ojos azules y brillantes, cara roja plegada en cientos de arrugas de risa. Baya de Oro dice que es "el Señor"... Forma un todo melodioso con su entorno, la naturaleza y la tierra. Es sencillo, sin preocupaciones vanas. Alegre. Desprendido. No le interesa para nada el Anillo ni el poder.

Pero, en Tolkien no hay ecologismos ni nada semejante, sino un asombro agradecido por todo, pues todo es un don, como percibe también Chesterton: "Encontrarse un milagro a la vuelta de la esquina"... Todo se resume en don, gratuidad, asombro.

A veces nosotros nos acostumbramos, y no vemos esa belleza medio olvidada..., esa sobreabundancia de ser que poseen las cosas creadas. Lo maravilloso por percibir y saborear que nos colorea la vida y da paz y armonía. Y el agradecimiento que surge ante ese regalo inmerecido...







* Concepto de Mito y verdad en Tolkien


El legendarium de Tolkien es de veras original y creativo. Maravilloso. Tiene origen en las palabras y las historias que entrañan y "nacen" de ellas, que "dan a luz". También original, como señala el profesor Eduardo Segura, en el sentido de que vuelve al origen de las cosas: su significado originarioA lo que las cosas son en realidad, y lo que significan, sin manipular, retorcer, u olvidar su sentido. Y a lo que podrían ser, a su forma más plena, que eso es "magia" en su mundo. De ahí su atractivo que nos interpela y entusiasma.

Su obra es una mitología en pleno siglo XX, a la altura de las grandes mitologías griegas. Como decía, no es "fantasía" en el sentido que muchos piensan, sino auténtica mitología que alumbra y desentraña, desde dentro del lenguaje y las palabras, historias valiosas y arcanas llenas de belleza, sabiduría y sentido. Verosímiles. Mundos posibles...

mito es algo verdadero. Para Tolkien, así como para los intelectuales de su entorno, y los clásicos, un mito es una narración, un relato de una historia contada. Algo escondido en la realidad. Y es una forma de acceder a la verdad, como un espejo que refleja la realidad. Tolkien profundiza y cuenta aspectos importantes de la vida mediante cuentos e historias sucedidas en nuestro mundo, pero en un tiempo imaginario. Historias que son posibles, creíbles, incluso deseables, que ayudan a descubrir belleza y caldean los corazones.

Él sabía y transmitía que la fantasía, en su buen sentido, "ayuda a recuperar la belleza del mundo creado". Y ha sabido hacerlo de forma excepcional. 




Cada artista creativo puede visualizar y "crear" sus propias pinceladas, e ir conquistando y "rellenando" una parcela del infinito campo de lo artístico en todos sus ámbitos. Tolkien lo hace desde las palabras y su arte de contar relatos ricos en contenido, de forma maravillosa, en un ambiente con todo tipo de detalles que los hacen más "reales". Relatos atractivos, hermosos, bien pensados y creados para ello. Desde los muchos lenguajes, que le apasionan y conoce muy bien, incluso inventa, va dando forma a su fascinante universo mitológico.


Algo que narra en su obra Mitopoeia, en el libro Árbol y Hoja. Explica un poco lo que le sucedió a él, y el arte de contar historias que comento. Te escribo algo de esto en el citado post Hoja, de Niggle. La capacidad de iluminar mundos "posibles", puesto que, como él decía, no tenía la noción de inventar nada, sino de descubrir algo que ya estaba ahí..., de "encontrar", pero no se percibía. Y lo hace contando su experiencia, y su asombro, cuando se le van desvelando algunos personajes o momentos... Pero de forma pausada. Luego tendrá muchas "preguntas que necesitan respuestas"... Con la capacidad de pensar, de contemplar, y la imaginación creadora del artista. También ayudado y alentado por sus amigos los Inklings, en especial C.S. Lewis.

Por eso él lo llama Subcreación, pues crea algo a imagen de lo que tiene en su mente, como él ha sido creado a imagen de otro Creador...: siguiendo la misma "ley", como dirá en Mitopoeia. 

Y lo curioso es que cada lector que se asoma a su creación percibe lo que a él le "dice", según su experiencia y necesidades, distinto a lo que ven otras personas. Pero con un "algo" unificador para todos anclado en su esencia, que no podemos cambiar, ni malinterpretar o manipular, y en la belleza y anhelos del corazón humano. Es la aplicabilidad personal que llama el Profesor, que te cuento en el post Hoja, de Niggle.


De ahí el pensamiento tan certero de su amigo C.S. Lewis sobre Mito y verdad, que lo hablaba con Ronald. Lewis, con el tiempo, descubriría lo que es realmente un mito, y diría que es "la llave maestra que abre todas puertas". Aplíquese a la que se precise, pues ayuda a comprender la realidad. 

Como un espejo que ilumina la vida y la realidad con su luz y belleza, con la verdad que contiene y refleja en distintos matices, desde ese sencillo blanco, que van como algo vivo "de mente en mente"... como escribirá en Mitopoeia.


Por este camino, el propio Lewis entendería verdades profundas..., gracias a sus amigos los Inklings. Y quedará "sorprendido y cautivado por la alegría", por el gran Mito, el Mito Verdadero que se ha hecho realidad. Te cuento algo de esto en el post "alegría y buen humor" que enlazo abajo.








En la biografía de H. Carpenter, nos dice Tolkien: "Venimos de Dios, e inevitablemente los mitos que tejemos, aunque contienen errores, reflejan también un astillado fragmento de la luz verdadera, la eterna verdad de Dios." 

Humphrey Carpenter, JRR Tolkien: una Biografía.






Para terminar, un fragmento de Mitopoeia, el arte de contar relatos, en el que expresa y transmite el resplandor y belleza del optimismo y de la esperanza, a pesar de los pesares y horrores que vivió..., y de la muerte tan cercana. La actitud de no rendirse y apuntar alto, hacia la luz. Siempre con esperanza, aún en medio de la desesperanza.


"... Han visto la muerte y la derrota definitiva, y sin embargo no querrían retirarse desesperados, sino que a menudo han vuelto la lira hacia la victoria y han encendido los corazones con el fuego legendario, iluminando el ahora y el oscuro. Ha sido con luz de soles aún no vistos por ningún hombre."

En este sentido, una de las habilidades de Gandalf, relacionada con el fuego, es caldear los corazones...

Y escribirá en una de sus Cartas a Edith, su esposa: "Yo sí creo firmemente que ningún encogimiento del corazón, ni ningún temor mundano debe apartarnos de seguir siempre la luz". Algo sobre su amor romántico, reflejado en la historia de Luthien y Beren, y en otras de El Señor de los Anillos, lo escribiré en otro post.






Dejo la segunda parte y los siguientes puntos para otra entrada:

2) Belleza y nostalgia 
3) Vida y muerte, sentido




Espero que te haya gustado, y lo puedes compartir con amigos. Muchas gracias.




                                                                             Mª José Calvo
                                                                            @Mariajoseopt
                                                                         optimistas educando




Dejo algunos enlaces relacionados: 
 






 



 

 * ¡No-te-rindas


 * Alegría-y-buen-humorcon ideas de C. S. Lewis  

  * Cómo-enfocar-el-dolor, también con ideas de Lewis  






URL: 
https://optimistaseducando.blogspot.com/2022/02/belleza-y-subcreacion-en-tolkien-i.html