Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • AMISTAD
  • NEURODESARROLLO
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • TECNOLOGÍAS
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • NAVIDAD

sábado, 22 de febrero de 2020

AMISTAD EN PAREJA





                                         FOMENTAR LA AMISTAD EN PAREJA



En la relación en pareja es vital cultivar la amistad mutua, porque fortalece el amor y la union entre ambos. También para lograr más conexión y empatía, y disfrutar con la persona que más queremos del planeta. 


Los amigos van uno al lado del otro hablando de algo que comparten. Y esto es lo que sucede en la relación en pareja. La amistad y el afecto son dones muy preciados de la vida, que podemos aprovechar. 


Una cita genial de C. S. Lewis, autor de Narnia: “La amistad es innecesaria, como la filosofía, como el arte, como el universo mismo, porque Dios no necesitaba crear. No tiene valor de supervivencia; más bien es una de esas cosas que le dan valor a la supervivencia.” 




Ser amigos significa pensar en el otro, mostrar interés por sus cosas, escuchar con el corazón, ayudarle en lo que necesite... Compartir miles de cosas juntos, como ilusiones y proyectos, ideales, gustos, pensamientos, motivaciones, pasiones, hobbies…

Se trata de apreciar y valorar al ser querido, en cuanto “otro”, como ya señalara Aristóteles, viendo sus fortalezas y cualidades, sus capacidades cultivadas, con admiración y agradecimiento. Porque, al quererle bien, descubrimos todo lo bueno y bello que encierra en su interior. Es un contemplar con agradecimiento que exista, y además, que exista de ese modo tan hermoso. Y es ayudarle a lograr su mejor versión.

Solo los amigos, y en especial el ser amado, precisamente porque nos quieren, ven esas cualidades maravillosas y únicas que nos adornan. Mediante la amistad, nos ayudamos mutuamente a desarrollarlas, y a ponerlas al servicio del otro, del proyecto común, porque le queremos infinito. Así, el gran vencedor será el amor mutuo.







La amistad es el “plato fuerte” del amor en pareja: de un amor auténtico, genuino, incondicional. Desligado de condicionamientos y circunstancias. Es lo que le da estabilidad y fuerza, con sentimientos favorables, o no tanto…; en épocas fáciles, y en otras con más dificultades... 



Es la que custodia la pasión a lo largo de la vida. También ayuda a superar las pequeñas crisis del amor: nos da su "savia" para que no se marchite, y lo mantiene “fresco”.

Asimismo, es en la amistad donde se enraíza un amor duradero. De esta forma, al otro se le quiere por quien es, con todas sus cualidades, aunque tenga limitaciones y defectos, como todos tenemos. Incluso se le quiere con más ternura por esas limitaciones y fallos...


Porque, la amistad orienta la pasión, enfocándola en el otro, y permitiendo que ese amor perdure a lo largo del tiempo, a pesar de las vicisitudes y turbulencias del camino. Hace pervivir los sentimientos de cariño y unión entre dos que se quieren.



Por eso, ”el pensamiento y el alma se van a aquel a quien se ama”, al amigo fiel. Es un vivir por y para el otro, que se traduce en compenetración de pensamiento y de corazones. Y un intento de luchar por dar lo mejor de uno mismo, al ser querido.

     
El amor en pareja está compuesto de varios tipos de "amores". Amor de necesidad, más primario, pero también es amor, amor de amistad, más altruista, y amor como regalo esencial: el amor de veras incondicional. Lo mejor del amor. Son “los amores” que apunta C. S. Lewis. Y todas esas "formas" de amor ayudan a construir y fortalecer el amor mutuo. Quizá en especial el amor de amistad, desinteresado, de querer el bien para el otro, precisamente en cuanto “otro”: distinto a uno mismo. Es querer su bien: es decir, que sea "bueno", y ayudarle en lo que necesite para lograrlo.



El pensar antes en la persona querida, el valorarla y tenerla en cuenta, siempre ayuda a fortalecer, avivar y rejuvenecer el cariño. Permite que se sienta entrañablemente valorada y querida, y que logre lo mejor de sus posibilidades: esas cualidades y talentos singulares que le caracterizan, con los que nos alegra la vida. 


Para ello, nos ponemos a su disposición para entregarle todo lo bueno que poseemos, y somos, movidos por ese amor. Y nos entregamos en cuerpo y alma a esa persona. De ahí la importancia de la comunicación en pareja, sin la cual la amistad y el cariño no pueden sobrevivir. Y de conocer los tipos de lenguaje para comunicar mejor, según las preferencias de la otra persona. Te lo contaba en otro post. Comunicar es poner lo propio en común, pensando en esa persona tan especial. Y escuchar con el corazón. Comprender. Mostrar empatía. Dejo unos "tips" que nos pueden ayudar a concretar.



Además, al compartir las alegrías siempre aumentan y se expanden, y se sintoniza mejor con el otro. La alegría llena el ambiente, la vida se disfruta, y cuesta menos luchar por ser mejores. En cambio, las tristezas y pesares disminuyen. El amor es una realidad especial: es lo único que aumenta cuando se reparte... Y solo se tiene lo que se da.




Dejo unos "tips" para otra entrada, y, el articulo publicado en Hacer Familia.






Espero que te haya gustado, y que compartas, con los botones de redes, o copiando la URL de abajo. ¡Muchas gracias!



Dejo algunos enlaces relacionados con el tema:

                                                       Mª José Calvo
                                        Optimistas Educando y Amando 
                                        optimistaseducando.blogspot.com
                                                       @mariajoseopt



URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2020/02/amistad-en-pareja.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!