Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y TECNOLOGÍAS
  • NAVIDAD

viernes, 27 de enero de 2017

SI QUIERES, ¡PUEDES!



                       
                             LIDERAR ES COSA DE DOS...

                      SI QUIERES, ¡PUEDES! 

 "CONCILIAR" ES COSA DE DOS, aunque me gusta llamarlo ¡SINERGIA!


                                         

            Dirigir y liderar una familia es cosa de dos. Hace falta tener una meta clara en la mente, hablarlo en pareja, y luego llevarla a la acción. Y es necesario trabajar en equipo, porque ambos somos diferentes en el modo de ser, en la forma de relacionarnos, en la forma de educar, y también en la forma de llevar la familia. Pero entre ambos se logra sinergia. Ya vimos algo en post anteriores, sobre liderar una familia y usar la creatividad para ello. 





          Pero, hace falta estar de acuerdo o, ponerse de acuerdo, en los puntos clave, y mostrarnos unidos, especialmente ante los hijos. Cuando haya diferencias de opinión, saber hablarlo y unificar criterios. Es más importante la unión, el hacer equipo, el escuchar al otro y conectar, que el quedarnos en el capricho de hacerlo a "nuestro" modo, o "ganar" esa batalla... 


¡Más vale la unidad de los dos, que el llevar la razón!





            Y es preciso "hacerlo" cada día, convertirlo en obras, participar en la marcha de la familia (enlace abajo sobre dirección familiar y liderazgo). 



     Cuando los hijos se van incorporando, también es necesario implicarlos en lo que puedan hacer, con sus encargos correspondientes desde bien pequeños. La familia es de todos: "quien no participa no se integra". Y les ayuda a adquirir habilidades y cualidades, y a pensar en los demás.  


                              

          Los niños que colaboran con las tareas del hogar tienen más posibilidades de aprender miles de habilidades y también responsabilidades, capacidades únicas, trabajo en equipo, empatía, y ayuda a los demás. Y, en el fondo, es lo que se necesita en la vida para ser feliz, conseguir lo que uno se propone, unas metas valiosas, y para desarrollar los propios talentos y potencialidades. ¡Fomentando la singularidad de cada uno! Unas ideas...





              Además, en familia se aprende a interactuar con otras personas, a tener en cuenta sus sentimientos, a quererlas por sí mismas, por su grandeza y valía, sin tener que demostrar nada. Se nos ayuda en lo que necesitemos..., y se aprende lo importante de la vida a la luz del cariño. También es donde se adquieren habilidades personales, de comunicación..., a resolver problemas, a tener iniciativa, creatividad, imaginación, y ¡a querer a los demás en definitiva!




            Abajo dejo un vídeo que me ha gustado, porque el trabajo de la familia es ¡un trabajo en equipo...! Hay que contar con las posibilidades y fortalezas de cada uno, hacer piña, y lograr sinergia entre todos. Y eso, un día y otro..., pensando en los demás. Y esa capacidad de quererlos, expresada en obras, es lo que nos hace sentir en plenitud y siempre nos hace más felices.

          Las cualidades y fortalezas que adquirimos en la familia se pueden llevar a otros ambientes, logrando "sinergia" entre estos ámbitos, para humanizar un poco más este mundo... Por eso, más que conciliar, o equilibrar, es integrar y lograr sinergia en los distintos ámbitos: familiar y de trabajo. 




Los buenos hábitos y virtudes que logramos en familia,
 junto con las cualidades y habilidades que desarrollamos, 
nos pueden servir en el trabajo, 
y viceversa




              



Algunos pequeños trucos que nos pueden ayudar a priorizar...




Pongo el enlace del vídeo de Familias numerosas de Euskadi: 
https://m.youtube.com/watch?feature=share&v=MpLihdGDzGAY 
Y ¡muchas gracias!






                                        

 Transcribo unas palabras de Nuria Chinchilla, profesora del IESSE, que me parecen muy acertadas: "Empezamos hablando de conciliación porque la ley hablaba de conciliar trabajo y familia, pero el término conciliar, en español, significa poner de acuerdo a contrarios. Y trabajo y familia no son contrarios, son dos áreas de la vida en las que te desarrollas personal y profesionalmente. 
Por tanto, yo hablo más de integrar, integrar la vida y la empresa".

                                        Mª José Calvo
                                            optimistas educando
                                           @Mariajoseopt  



Espero que te haya gustado, y lo puedes compartir con amigos. ¡Gracias!



       Dejo un artículo que escribí para #HacerFamilia, y enlaces relacionados: 












URL de este post:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2017/01/si-quieres-puedes.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!