Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y TECNOLOGÍAS
  • NAVIDAD

viernes, 24 de abril de 2015

FORMACION AFECTIVA Y SENTIDO DE LA SEXUALIDAD EN EL MARCO DEL AMOR

              




                            PREADOLESCENTES Y ADOLESCENTES


FORMACION AFECTIVA Y SENTIDO DE LA SEXUALIDAD 

EN LA PERSONA HUMANA





           Hemos tratado algo sobre la afectividad en estas edades que preparan la adolescencia, y que es la base para comprender bien, y avanzar, en el sentido de la sexualidad en ese marco tan entrañable de un amor auténtico. 

        Lo primero, es necesario tener en cuenta la diferencia entre formar e informar. Informar es fácil, pero formar supone saber cómo es nuestro hijo o hija, y en qué momento está, para ver qué necesita y cómo le podemos ayudar y formar, a la luz del cariño. 

           El ambiente natural propio para hablar de estos temas, tan importantes e íntimos, es la familia. Hace falta establecer una relación afectiva y empática con cada hijo, abrir un canal de afecto y comunicación, basado en la confianza, que se labra a lo largo de los días y de los años…, desde bien pequeños. Aunque ¡nunca es tarde para comenzar!





          Y supone también enmarcar la sexualidad en su adecuado contexto: el amor auténtico, comprometido, fiel, para siempre, entre dos personas que construyen un proyecto vital conjunto, y buscan de veras querer al otro. Es decir, buscando el bien de la persona amada. 

      Si ensamblamos amor e intimidad, aportamos su marco específico, y el lugar en el que cobra todo su maravilloso significado. Y por otra parte, es lo que han estado viendo los hijos toda su vida: un cariño entrañable entre sus padres. Marcamos un sendero por donde caminarán...




       La sexualidad forma parte de la capacidad de amar de la persona. Y es algo constitutivo de cada una de ellas. No es algo accesorio, ni un añadido, sino que forma parte del ser de cada persona. Y es el lenguaje del amor. La forma de decir a la persona querida, "te quiero, con todo mi ser, de forma incondicional, por siempre..., para ayudarte a desarrollar tus talentos y lograr tu mejor personalidad. Para que, de esta forma, puedas ser feliz."


      El amor es fuente de vida. Y la sexualidad, además de expresar la entrega entre dos personas, de mejorarla y aquilatarla, ¡crea vida!, y es la forma en que llegan los hijos a cada familia. Así estamos diseñados... Cuando dos se hacen uno, se trascienden más allá de sí mismos. 


        Todo ello requiere un compromiso y una estabilidad entre esas dos personas, que se traduce en un ambiente de confianza y cariño, donde cada una puede dar lo mejor de sí, pensando en la otra. Palabras y detalles, generosidad y confianza, comprensión y empatía entre los dos.






     Si sacamos la sexualidad del contexto de un amor auténtico, la desvirtuamos y la desnaturalizamos: la reducimos a conexiones anatómicas, a placer de receptor epidérmico, a "gustirrinín" sin más, y nos podemos rebajar y “animalizar” un poco… Por no centrarse en la otra persona, en que se sienta querida y logre lo mejor de ella, sino en el propio disfrute sin más. El "tomar solo una parte del todo" le quita gran parte de su sentido. Entonces, ese abrazo íntimo queda sin su sentido más profundo y maravilloso: la unión de dos personas en el amor. Y se convierte en una trampa que empobrece y puede dañar y frustrar.


           Para encuadrar bien ese abrazo íntimo, y hacérselo llegar del mejor modo a nuestros hijos, tenemos un modelo de amor que somos los padres. Hace falta que los hijos sepan que la persona más importante para el padre es la madre; y para ella, él. Y por eso, a veces se van de viaje juntos, salen a cenar los viernes…, o van al cine solos, ¡porque están enamorados y se cuidan mutuamente! Con sentimientos efusivos, o sin ellos. Porque hay un cariño tierno y fuerte entre ellos, del cual se alimentan los hijos.




           Ese cariño y armonía entre los padres es lo que permite crecer a los hijos y madurar, en ese ambiente de familia donde reina la gratuidad del amor, donde cada uno es ¡lo más importante del mundo…!, para el otro. 

           Y es la forma en que los hijos pueden madurar, al calor de ese cariño recíproco, que se derrama eficaz hacia ellos, y donde aprenden a querer de la mejor forma. Vamos marcando una "senda", casi sin darnos cuenta: somos su modelo y su referente. Y nos imitarán.




 "La sexualidad es algo tan bello y tan noble 
en la persona,
 que no merece menos que 
¡estar protegida por el amor!"



 Amar es querer al otro, entregarse, 
ayudarle a conseguir su mejor versión, 
a ser mejor persona

No juguetear con algo "sagrado",
 sin malograr o destruir su significado, 
que, al fin y al cabo nos daña a nosotros mismos. 






       Como es un tema un poco largo, lo divido en varios post, con unos apartados a modo de índice, por si quieres elegir el que más te interese...

I) ¿De qué modo hacemos esta tarea? Su marco específico.
II) Cambios psíquicos y corporales
III) Ideas para hablar con ellos por edades
IV) ¿Qué significa amar de veras a alguien...? 6 Claves para aprender a querer.
V) Cuerpo de mujer. Fertilidad.

Vamos con el primero:



            I) Y, ¿DE QUÉ MODO HACEMOS ESTA TAREA? LA SEXUALIDAD EN EL MARCO DEL AMOR.
   
        Dejo una pregunta "oportuna" de una hija a su madre, que puede poner en marcha la explicación de lo más importante para ellos, a pequeñas dosis. Otras veces lo podemos provocar nosotros... Y es vital no ponerse nervioso por algo tan bello, noble, y de tanta trascendencia, y pensar previamente cómo explicarlo. 



          1- Lo primero, personalmente. Porque cada uno es “un mundo”: hay que ver cómo está, qué se pregunta, cómo es afectivamente, de carácter…, qué necesita…, para hacerlo siempre con delicadeza y guiados por la belleza de la la naturaleza, con la verdad, sin manipulaciones que lo adulteran, y pensando en cada hijo. Es quizá el tema más importante que debemos transmitirles. 

          2- De forma preventiva. Mejor un día antes, que un año después… Para ser nosotros los que les expliquemos las cosas, y con mucho cariño. No delegar al colegio, o al "enteradillo" de su clase, ni al marketing de algunas empresas…, por descuido nuestro, o por falsos miedos y pudores a la hora de hablar con ellos sobre lo más trascendente y creativo de la persona. Puesto que la transmisión de la vida es el mayor bien y la mayor responsabilidad que nos ha sido conferida. 
     




          3- Luego, hay que buscar una ocasión apropiada para hablar. Es bueno que sea la madre con la niña, y el padre con el niño…, porque es más fácil, porque conectamos mejor por naturaleza, por delicadeza. Pero en cada familia habrá que verlo... Y es preciso hacerlo a solas, para crear ese ambiente de intimidad y confianza en el que se puede hablar sin miedo, y nos puede preguntar lo que necesite.


          4- También hay que pensar antes qué le vamos a transmitir… Siempre enmarcado en el amor de dos personas, él y ella, que se quieren infinito, y se han comprometido a quererse el resto de sus vidas. Porque el sexo es algo bueno, bello, atractivo, en su ámbito específico: el amor auténtico y recíproco entre esas dos personas. Si no, despersonaliza. Y significa pensar más en el otro, en ayudarle a alcanzar su mejor personalidad y su felicidad, y no tanto en uno mismo…


        5- El ambiente de confianza es vital para que ellos también puedan confiar en nosotros, preguntar dudas, y poder hablar sin morir en el intento.


          6- De todas formas, es mejor hablarlo de forma gradual, en pequeñas dosis, empezando desde muy pequeños. Por ejemplo: “los padres se quieren muchísimo…”, “se dan abrazos muy especiales e intensos”… “Dios pone una “cuna" en la madre”… Dar ideas claras y veraces de ello, adaptadas a su edad… Sin dar más datos de los necesarios, y de los que puedan asimilar.


         7- Respetando sus ritmos naturales: no querer quemar etapas. No entusiasmarnos porque sale con un chico o chica, como si tuviéramos que casarlos como en siglos pasados…


          8- La sexualidad es como una “perla preciosa” que guardamos en nuestro interior, que debemos proteger y custodiar hasta encontrar la persona adecuada, para compartir con ella toda nuestra vida, hasta el fondo de nuestro ser. Y así formar un proyecto vital común, y un nuevo equipo de dos.

            Y hemos de comprometernos con una persona para siempre, para regalar esa perla preciosa: nuestra intimidad, la esencia de nuestra persona…, por amor, y para amar a lo largo de los días. No es algo que se ofrezca sin más al primero que se nos presente...




           9- Por eso alguien dijo que, “la fidelidad a lo largo de los días es el nombre del amor”. El amor exige fidelidad por la grandeza de cada persona, y por la familia que forma...




    

           En definitiva, se trata de ¡aprender a amar! 

Y, como consecuencia, 

"ser felices haciendo felices a los demás" 

       En especial a la persona que se elige por amor

para formar un proyecto vital común: una familia




    

                                                          ****


        Espero que te haya gustado el post, y resultado útil, y lo puedes compartir con amigos o padres con hijos en esta etapa... ¡Muchas gracias!


Dejo enlaces a la continuación de este post:

-formacion-afectiva-y-sexual-por-edades II

-formacion-afectiva: qué-significa-querer III

-afectividad: cuerpo-de-mujer-para-amar IV



Y algunos enlaces relacionados: 

-Preadolescentes I: enseñarles a manejar el timón 

-entrenar la voluntad (preadolescentes)

-la afectividad en estas edades (preadol.)

-educar el corazón (preadol.)

-educar para el buen uso de la libertad 

-maduración cerebral 



                                                                             Mª José Calvo
                                                                              optimistas educando
                                                                              @Mariajoseopt



Enlace de esta entrada:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2015/04/formacion-afectiva-y-sentido-de-la.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!