Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

jueves, 23 de febrero de 2017

GUIAR EN LAS TECNOLOGÍAS... III/III

     


                                      GUIAR EN EL USO DE LA TECNOLOGÍA III




       En entradas anteriores, tratamos algo sobre el desarrollo cerebral y cómo afectan las pantallas en edades tempranas, si no se cuidan, si se prefiere "calmar" a los niños... Si no se tiene en cuenta unas claves que nos dicen cómo se actúa en determinada circunstancia. Porque el uso precoz, excesivo, o indiscriminado, puede afectar al desarrollo cerebral de los hijos, retrasando su maduración. Debemos formarles y educar en el uso responsable y saludable de las mismas con nuestro comportamiento coherente...





        Una de las claves es cuidar el contenido que les mostramos. Pero también es importante, además de tener en cuenta la edad de cada uno, el lugar donde se usan las pantallas, el tiempo de uso, y la compañía. Necesitan que les acompañemos, que les guiemos, y no les dejemos "huérfanos digitales" por no tener tiempo para dedicárselo a ellos..., para investigar, y para aprender algo más, referente a la tecnología.





            Además, el término de "nativos digitales" lleva a confusión. Parece que se saben manejar en este mundo virtual, pero la realidad es otra. Lo que hacen es mirar lo que les atrae más..., quedando enganchados y "atrapados" por la pantalla. Pero no pueden dirigir ni organizar su aprendizaje, ni seleccionar la información, porque no tienen el cerebro estructurado como lo tenemos los adultos, que además, nos hemos formado previamente con una educación analógica. 

          Necesitan alguien que vaya guiando en el aprendizaje y estructurando sus conocimientos. Es decir, formándolos. También algo que les permita aprender de modo perceptivo, con vivencias y experiencias personales, y a través del contacto con otras personas, que es el modo como se aprende de veras, en especial en las primeras etapas del desarrollo.







            También, que les ayude a crecer en libertad, que les muestre lo que es bueno y correcto, y lo que no lo es; y que les dé criterios para pensar por cuenta propia. Porque, en la red, ni todo es cierto, ni todo es aconsejable, ni bueno..., ni vale cualquier cosa..., como sucede en el mundo real.


         Hay que pensar y tener en cuenta a los demás. Lo que no haríamos en las relaciones humanas, cara a cara, tampoco se debe hacer detrás de una pantalla, aunque parezca que pasamos desapercibidos... Es muy necesario formarles en valores en la familia, antes de poner controles parentales.







            Por eso es necesario estar al día, y no adelantar la edad de inicio de las pantallas, no solo de las redes sociales, porque, además, nos están alertando de los muchos inconvenientes. Como el retraso del pensamiento crítico, el déficit de atención y falta de capacidad de concentración, que van muy relacionadas con ello, la adicción que pueden crear, que te lo cuento en otro post, la falta de privacidad, conductas más impulsivas y violentas, la pornografía en edades cada vez menores, el sexting, el ciberbullyng, el grooming... etc. Por eso la implicación de los padres desde pequeños  es vital. ¡No los dejemos solos en ese escenario!





          Otro punto fundamental es tener muchas alternativas de tiempo libre "offline" para disfrutar de la vida, para compartir tiempo con los hijos, para quererse... Así evitar la cada vez más frecuente adicción digital, especialmente en adolescentes. Y aquí es importante nuestra gestión del tiempo, porque, al final, vamos marcando un comportamiento que imitarán. Si estamos todo el día mirando una pantalla, ellos harán lo mismo.


         Es necesario repensar lo importante y cuidar los tiempos familiares, para que no se vean invadidos en exceso por pantallas, y alteren o anulen la rica vida de familia. 
Incluso pensar cómo hacer para aprovecharlas al máximo, pero con un uso saludable y responsable en familia. 




       Por tanto, qué importante es mostrarles el atractivo de la amistad, de las relaciones humanas, de mirar a los ojos y conectar, lo emocionante de leer un buen libro, de compartir lecturas, de comentarlas, del buen cine, del deporte, de las excursiones al aire libre... etc. Y de esa forma, poder enseñarles lo importante de la vida, lo que da más sentido a nuestra existencia, los valores entrañablemente humanos que no pasan de moda, y la belleza de hacerlos vida, los porqués de las cosas... a la luz del cariño.





            Dejo dos infos sobre el tema, con unas directrices que se pueden revisar y rehacer, a gusto de cada familia, para que nuestros hijos y su formación sea lo más importante, y hagamos que así suceda.
               
                                             



            Porque, en familia, se puede organizar un "planning" sobre el uso de pantallas, con unas normas concretas que vayan guiando y encauzando el comportamiento de los hijos a este respecto, como también lo hacemos en otros temas.

           Por ejemplo, que el control de los dispositivos es por parte de los padres, las "apps" las determinan y las compran los padres, o los videojuegos... y también los tiempos de uso, lugares... etc. En especial, para orientarles y dejar claras algunas cosas antes de la adolescencia, tan delicada en muchos aspectos. 



           Dejo algo que puede servir de ayuda a la hora de elaborar unas normas en el uso y manejo de las pantallas. Incluso se puede poner en un lugar visible de la casa. Cada familia, según sus gustos y circunstancias, y edades de los hijos, pero que vean que todos luchamos en ello, y nos ayudamos. Intentar que las relaciones familiares, y el mirar a los ojos con cariño, sean prioritarios y muy entrañables. Base de la formación y personalidad de cada uno.






         Pongo el enlace de "cuatro claves en el mundo digital", por si quieres ampliar el tema. 


        Y respecto al uso del móvil en adolescentes, o cuando creamos oportuno, una infografía muy acertada, gracias a @JMartinAguado...






       Espero que haya sido útil el post, y lo puedes compartir con amigos... Está en juego la madurez y felicidad de nuestros hijos, y la nuestra, y la implicación y buen hacer de las familias es vital, como en todo.


           Para acabar, dejo una info... "Desconectar para conectar"
                                                       



Algunos enlaces relacionados: 


                                     Mª José Calvo
                                       optimistas educando y amando
                                     @Mariajoseopt






URL del post:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2017/02/guiar-en-las-tecnologias.html

martes, 14 de febrero de 2017

San Valentín...



                                   
                             ¿CÓMO ES TU AMOR...?, ¿EN QUÉ FASE ESTÁ?




       Querer a alguien tiene como dos fases. Primero aparece el enamoramiento, en el que vemos toda esa riqueza del otro, esos puntos luminosos que nos encandilan..., y queremos compartir toda la vida con él, con ella. Todo se vuelve entusiasmante...






         Luego sucede la fase de maduración del amor, en la que hay que hacer real ese destello que tenemos al enamorarnos, que nos permite ver lo que podemos conseguir, si realmente lo trabajamos día a día. Con sentimientos favorable so sin ellos...






        En un amor maduro no solo hay sentimientos, sino que es preciso poner cabeza en ello, y voluntad para “querer” querer al otro con hechos concretos, con detalles. No basta con estar flotando en sentimientos favorables mientras duren… Hay que trabajar el amor, para que pueda perdurar en el tiempo.




       Es preciso hacer real ese amor. Saber compartir algo valioso, saber agradar, ser amables, luchar por conseguir nuestro mejor "yo", pulir el carácter, pensar en el otro, ver con sus ojos, pensar qué detalles concretos vamos a tener, saber poner paz en momentos tensos, saber perdonar, porque lo importante es la unidad de los dos, ¡hacer equipo!...




        Es como desplazar el centro de atracción del yo al tú... Pensar primero en la persona amada, ver qué necesita..., y no tanto en nuestro yo, porque eso empequeñece el amor.




        Por eso, un gran pensador y humanista, Tomás Melendo, señala que "querer a una persona es facilitar que ame", porque al final, solo se es feliz en la medida en que amamos, y nos dejamos amar de la forma en que el otro nos ama...

          El día de la Boda, nos unimos a la persona querida, para vivir "en-amor-dados". Es decir, para descubrir y suscitar lo mejor de la otra persona, a la que queremos querer con un amor auténtico. Y ese provocar lo mejor de ella solo se consigue a la luz del cariño que le tenemos. De esa forma ayudarle a lograr su plenitud.

     

      Podemos pensar un plan especial para disfrutar con la persona querida, y luego, intentar que todos los días sean especiales: hacer de lo cotidiano algo extraordinario, porque ponemos detalles concretos cada día para reavivar ese amor.



Dejo un vídeo que me ha gustado de #soyamante. Para llegar lejos, hay que ir despacio..., para que el amor pueda madurar.



                                           


Dejo enlaces relacionados:

*mantener fresco el amor 




*la confianza  




                                                       Mª José Calvo
                                                          optimistas educando y amando
                                                      @Mariajoseopt






URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2017/02/san-valentin.html


viernes, 10 de febrero de 2017

EL AMOR NO TIENE SOMBRAS




         EL AMOR NO TIENE “SOMBRAS”… SI TIENE SOMBRAS, NO ES AMOR



          Refloto un post que escribí a propósito de algunas sombras..., con algunas ideas clave. 


          Leía en un tuit: “La sexualidad es tan bella que no se merece nada menos que estar protegida por el amor.” Me pareció muy acertado, porque la sexualidad es un bello misterio donde el amor personaliza.


             Es algo tan grande, tan bello, tan bueno, que solo cobra su sentido en el marco apropiado: el amor mutuo entre dos personas que se quieren de veras.




            Y, ¿qué es el amor...? 

          Amar es “ser especial” para el otro y viceversa. Es descubrir la singularidad de la persona amada. Es confiar, y saber que hay mucho bueno y bello en él, o ella, que lucha por salir. Y es darle la oportunidad de que lo exprese, ¡permitírselo!, ayudarle a lograrlo.

            Es hacerle descubrir que es muy valorado y único, digno de atención. Hacerle ver su valor incalculable y su belleza, y el sentido de su existencia. Y también es manifestar al otro la alegría de estar a su lado, de apoyarle, de ayudarle a conseguir su mejor versión, lo que está llamado a ser.





          Amar es desear el bien del otro, como dijera Aristóteles, alegrarse de su felicidad. Es “tener hambre juntos, no devorarse el uno al otro”… como señala Thibon.




         El amor es una relación entre dos personas de igual dignidad. Un diálogo entre el dar y el recibir entre dos que se quieren. Una corriente de ida y vuelta, un acoger y un ser acogidos por el ser querido.

          Y la base de la relación es el respeto y el cariño. Porque le consideramos muy valioso, una persona concreta y singularísima, ¡digna de ser querida!


             Por eso, cada uno ama y es feliz en la medida en que se preocupa del otro, de hacerlo feliz, y por tanto, de procurar su realización como persona concreta, su mejor versión. No se trata de someterlo, sino de reafirmarlo en su persona. Y solo queriéndolo tal cual es, y sintiéndose muy querido, podremos ayudarle a lograr lo mejor de él, de ella.




           Un inciso. El universo se rige por unas leyes naturales, que las seguimos sin apenas darnos cuenta, porque están impresas en nuestra naturaleza. Son saludables, buenas, ecológicas, y nos hacen felices. 

             Pero el hombre, puesto que es libre, a veces, en vez de orientarse por ellas y caminar hacia una meta valiosa y digna, que en eso consiste la libertad, se aparta de su naturaleza, la “rompe”, y se encamina hacia algo sin sentido… que le atrapa, y le produce un estado de vacío y tristeza, de infelicidad. Porque todo lo que se hace en contra de la naturaleza pasa factura.


             Y, ¿qué decir de la sexualidad? Para que una relación sea sana, la unión debe realizarse en todas sus dimensiones: afectiva, emocional, corporal, intelectual y espiritual. Afecta a toda la persona, y llega hasta las "profundidades" de cada uno. No se puede banalizar. Hace falta muchas horas de "sofá", de conversar y comprender, de conectar con esa persona..., para entregar la intimidad.


             En esos momentos es importante el cariño y la ternura, para que el otro se sienta de veras querido. Cuando permitimos que el otro sea lo primero, somos más felices: es la prueba de que queremos de verdad.


                Y el placer es uno de los elementos de la experiencia sexual, pero no es el centro. Si dejamos que lo sea, se convierte en una trampa. La sexualidad, cuando se la reduce a placer de receptor epidérmico, periférico, de “gustirrinín”, pierde su sentido. Y no nos hace felices.


             Vacía de sentido al acto más importante y creativo de unión entre dos personas que se quieren. ¡A lo más entrañable! Y, al perder su significado nos quita parte del sentido de la vida. Uno acaba obsesionado, desilusionado, aburrido… y no es felices. Deja un regusto amargo.





               Aquí debería terminar el post, pero en vistas de algunas “sombras” que hay por el ambiente, quería comentar alguna idea. Cuando no se da primacía al amor, y se piensa en la sexualidad a secas, se la saca de su marco apropiado, y entonces nos podemos rebajar y “animalizar” un poco… Dejo un vídeo bonito de soyamante.org. ¡Gracias!




                Y el dolor, ¿cómo enfocarlo? Porque el amor, a veces conlleva dolor, pero es un dolor “sano” que me viene dado. Y ante él, primero hay que poner todos los medios humanos para tratarlo, para que desaparezca. Si no lo podemos erradicar, lo mejor es sobrellevarlo entre los dos, compartirlo juntos. De esa manera nos puede unir más.

                 Pero nunca es sano buscar el dolor por el dolor, y mucho menos hacer de la belleza de la sexualidad, un problema, o algo patológico. Así se prescinde del amor y de la dignidad de cada persona.



             

 Dejo enlaces relacionados: 


-Nuestro-mejor-proyecto (amor de pareja)











                                                                                Mª José Calvo

                                                                     optimistas educando y amando



URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2017/02/el-amor-no-tiene-sombras-y-si-tiene.html