Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y NNTT
  • NAVIDAD

viernes, 23 de febrero de 2018

REDESCUBRIR EL SENTIDO DE LA FAMILIA



                                  SENTIDO DE LA FAMILIA Y DEL TRABAJO



        Es preciso darnos cuenta del valor tan grandioso e indispensable de la familia. Es donde se construye cada persona, gracias al ambiente de cariño y al amor que recibe en ella. No solo cuando está más necesitada de atenciones, sino cuanto mayor es su desarrollo y mayor es su calidad humana... Permite desarrollar su libertad para poder amar a los que tiene alrededor. Es el lugar donde siempre se quiere volver...


        Por eso, podemos intentar hacer un buen ambiente de hogar, que nos de su luz y su calor en todas las circunstancias de la vida. La alegría y cariño que rodean a la familia, por esa predisposición por hacer la vida agradable a los que tenemos cerca, en especial en pareja, al ser querido, se derrama eficaz hacia los hijos.



      El hogar es el espacio de la intimidad donde nacen y se desarrollan las verdaderas relaciones humanas, donde surgen vínculos afectivos que estrechan las relaciones. Donde se aprende a vivir la inteligencia emocional en su mejor sentido. Y donde se guardan gratos recuerdos, porque está sumergidos en cariño del bueno..., que nos acompañarán el resto de la vida.


     Por eso, es necesario poner ilusión en pensar unos detalles cada día, para llevarlos a la acción, que acrisolen ese cariño, en especial en la propia pareja, para que el otro se sienta realmente querido. También sabiendo agradecer cualquier pequeño gesto de atención y delicadeza con nosotros. 





        Y, aunque tengamos que salir a trabajar, siempre podemos hacer las cosas “nuevas”, con buen ánimo y actitud positiva, por el bien de nuestra familia. Es lo que nos da ánimos para acometer dificultades, y volver a ese remanso de paz que construimos cada día..., que nos permite re-hacernos como personas. Y volver a salir para rehumanizar otros ambientes...



     Desde el origen de la humanidad, familia y trabajo han estado muy relacionados. La persona necesita de la familia para ser persona, porque precisa ese ambiente de cariño que la envuelve. Y, por otra parte, necesita trabajar para su familia, porque es una forma de sacarla adelante, pero haciendo algo por los demás. También para desarrollarse, para potenciar sus capacidades y habilidades, para adquirir hábitos y virtudes y humanizar un poco más el planeta...


       Como señala un gran filósofo y humanista, Tomás Melendo, “si amar es querer el bien de otra persona, -o de la familia-, trabajar es producir bienes reales por ellos. Por eso, trabajar de este modo es amar dos veces”. O, como expresa  Nicolás Grimaldi, “el trabajo es el incógnito del amor.”


       Un trabajo bien enfocado se hace por las personas a las que queremos, y por las que va destinado. Esta mira es lo que engrandece a cada persona, y lo que permite que crezca y madure como tal. Y también es una forma de servir a los demás. Pero, si solo nos buscamos a nosotros mismos, eso lleva a la frustración, porque no nos llena.



         Por eso, es preciso recuperar el sentido de la familia y del trabajo, en función de esas personas. 






          También el trabajo del hogar, imprescindible para la convivencia, para que cada persona se construya a sí misma, y es la forma de que todos participen, aporten algo personal, se integren, la hagan suya. 






       También donde se aprende lo importante de la vida, a pensar en los demás, a dialogar, a poner detalles de cariño, a acabar bien las tareas, a ayudar al que lo necesite… Es la forma de realizarse como personas, de ser más y mejor persona. 


          Es el ambiente propio de las relaciones verdaderamente humanas, del trabajo en equipo, de la comprensión y la empatía, y donde adquirir buenos hábitos que consoliden en virtudes, y forjen el carácter de cada uno.





          La familia es la escuela del amor, donde se aprende a querer a los demás, en lo concreto, con hechos que lo demuestren…, aunque a veces no “apetezca”. Y donde se puede cultivar la creatividad para hacer que eso suceda, ¡poniendo el corazón!


          También es en la familia donde se valora el encuentro con otras personas, donde se aprende a mirar a los ojos, a sonreír, a valorar los sentimientos, a estar disponibles, y el lugar propio del sacrificio, que se torna gustoso, por quienes amamos. Es decir, el lugar de los valores auténticamente humanos. Todo ello forma un marco de referencia que queda grabado en el corazón de todos.




           De ahí la importancia de pasar ratos juntos, de hacer comidas reposadas, y tertulias donde todos lo pasen genial, donde se sienten muy queridos, y donde se aprende a fijarse en lo bueno de los demás, a tenerles en cuenta, y a alegrarles el día con mil gestos y detalles. En definitiva, a ser felices pensando en los demás. 




Dejo enlaces de post relacionados:

-El optimismo en familia

-¿Volvemos a la rutina...?

-La misión de la familia 

-El preciso valor del trabajo

-¿conciliar?: "si-quieres-¡puedes!", y además logras sinergia

-cuidar-los-amores-también-en-vacaciones 


También el artículo publicado en la revista "Hacer Familia".








Espero que te haya gustado, y ¡¡muchas gracias por comentar y difundir!!


Dejo el enlace:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2018/02/redescubrir-el-sentido-de-la-familia.html

También mediante los botones de redes sociales que hay abajo...


Mª José Calvo
@Mariajoseopt 
Médico de Familia
Optimistas Educando y Amando


domingo, 11 de febrero de 2018

PARA #AMAR MEJOR...

  


                              ¡CENTRARSE EN EL OTRO!


         En esta fecha en que se celebra el día de los enamorados, podemos detenernos un poco para pensar si realmente hemos encontrado a la persona adecuada, para amarla el resto de la vida… Si es así, es preciso cuidar ese amor para que perdure.

        Porque, ¿qué es enamorarse? Es deslumbrase por ver todo lo bueno que la otra persona encierra en su interior. Y querer compartir la existencia entera con esa persona. También saber sorprendernos y admirarle, y motivarle para que lo desarrolle.
  

      Querer a alguien consiste en cambiar la perspectiva del "yo" al "tú". Es como una “autoexpropiación” de uno mismo, en favor del otro. Como encontrar un gran tesoro. Entonces, esa persona capta todo nuestro interés y queremos tenerla siempre a nuestro lado, en los momentos buenos, y en los menos buenos… 

     Por eso se concreta en el compromiso: es la forma de hacer de ese enamoramiento algo estable que nos de su energía y su calor en todas las circunstancias de la vida. El compromiso nos libera de condicionamientos, y nos da alas para centrarnos en quererle de veras.





       En un amor maduro, no solo hay sentimientos, sino que es preciso poner cabeza en ello, y voluntad para “querer” querer al otro con hechos concretos; con gestos y detalles. 

      No basta con estar flotando en sentimientos favorables mientras duren… Hay que trabajar el amor, cuidarlo, “regarlo”, para que pueda madurar en el tiempo. Es lo que hace el "Principito" con su rosa…
         
      Y para eso, hay que pensar en el otro antes que en uno mismo; hay que luchar contra la comodidad, el yo, me, mi, conmigo…, que nos acechan muchas veces, y que anulan el amor verdadero y auténtico.



  Para tener una relación estable, primero hay que luchar por tener una personalidad estable cada uno. Es decir, tener voluntad para hacer lo que pensamos que es bueno hacer, sintamos algo o no... Si no, con los sentimientos solo no podemos ser constantes, porque van y vienen…, y desaparecen. Y el amor necesita de nuestro cuidado y mimo constantemente para crecer. Si no, se va secando y marchitando.





      Entonces, ¿cuál es el secreto para construir una relación estable…?

      Diría que anclarlo en una amistad profunda entre ambos, y trabajarlo cada día. 


            1- Amistad mutua

           La amistad ayuda a fortalecer el amor y la union de ambos y logra más conexión y empatía entre esas personas. Los amigos van uno al lado del otro hablando de algo que comparten. Y esto es lo que sucede en la relación en pareja.





       Ser amigos significa pensar en el otro, mostrar interés por sus cosas, ayudarle en lo que necesite, y compartir algo juntos, como ilusiones, proyectos, gustos, pensamientos, motivaciones, pasiones, hobbies…

       Se trata de apreciar y valorar al otro en cuanto “otro”, viendo sus fortalezas y cualidades con admiración y agradecimiento. Porque, al quererle bien, descubrimos todo lo bueno y bello que encierra en su interior. Es un sorprenderse del otro con admiración.




    2- Un trabajo de artesanía

Que se plasma en la vida diaria en pequeños gestos y detalles que lo expresan, y que mantienen vivo ese amor. Por eso, es preciso pensar cada día con qué detalles vamos a alegrar la vida al otro, para que se sienta realmente querido, querida.







          En San Valentín, hace falta un poco de calma para pensar, y enfocarnos en el otro, en conocerle a fondo, en querer su bien, como señala Aristoteles. Así, ayudarle a lograr lo mejor de él, de ella: su mejor personalidad. 

        Para ello es necesario llenar la casa de cariño, de dulzura, de paz, de armonía, de saber escuchar y conversar, y, cómo no, de sonrisas. Sonreír es dejar el corazón a la vista para el otro..., porque la sonrisa nace del corazón, ¡de un corazón enamorado!  





        Y EL NOVIAZGO, ¿CUÁL ES SU FINALIDAD...?

         
          Esa etapa es el momento para conocerse y llegar hasta el fondo del alma de cada unopara así ponderar con cabeza si será nuestro “caballero” o nuestra “princesa”, que nos acompañará y nos querrá siempre... 

        Construir el amor precisa su tiempo. No se puede devorar al primer destello, porque entonces las aferencias sensoriales epidérmicas, de “gustirrinín”, camuflan el verdadero conocimiento de la otra persona, e interfieren en él.


       Ya no se es objetivo para pensar y decidir si esa persona es la que se quiere elegir como compañera para toda la vida, para ayudarse mutuamente…  

         
       Las cosas importantes necesitan tiempo para su maduración. Todo lo valioso tarda madurar: hay que dejarlo crecer, y cuidarlo, o lo angostamos desde el primer momento. Como señala Chesterton, “no se puede al mismo tiempo comerse el pastel, y quedarnos con él”… 

       Hay que aprender a escuchar al otro, mirar a los ojos para llegar al corazón..., y hablar de todos los temas. Y la delicadeza y el respeto son imprescindibles. Dejo algunas ideas para ir construyendo ese amor.


        



                                ¡Merece la pena...! 










          ALGUNAS IDEAS PARA DISFRUTAR

     El cine es muchas veces vehículo de pensamientos, sentimientos y emociones, y nos puede ayudar, además de disfrutar con la persona querida.

      Dejo una lista de buenas películas, donde se entreve que hay amor auténtico, no solo placer de receptor epidérmico… Espero que alguna te guste, y puedes comentar las que te gustan a ti...


Vacaciones en Roma
Sonrisas y lágrimas
Sabrina
Mientras dormías
La princesa prometida
Un paseo para recordar
Lo que el viento se llevó
My Fair Lady
Australia
Cyrano de Bergerac
Cinderella man
Mejor imposible 
Ghost
Sentido y sensibilidad
Lo que queda del día
El último regalo

Otras que conozcas…




         Para finalizar, una idea para desarrollar la creatividad y plasmar ese cariño en un detalle, que puede ser una nota, una carta, un papiro..., un tesoro escondido..., con unas palabras que enciendan el cariño y lo hagan más interesante y atractivo, porque se pone ilusión de enamorados...




           Y pensar que, en el amor, solo "se tiene" lo que "se da", y, lo importante ¡es el otro! 

           Ayudarle a lograr su mejor personalidad, pero la suya. No a nuestro modo, según nuestro gusto. Además, cuando logramos olvidarnos un poco de nosotros mismos, le ayudamos mejor y nos sentimos más felices
                                      

                        



                                                                             Mª José Calvo
                                                                  optimistas educando y amando

                                                                             @Mariajoseopt      


                             
Espero que te haya gustado, y gracias por comentar y compartir. 


 Dejo enlaces relacionados: 


       * Nuestro-mejor-proyecto (amor de pareja)
Dejo enlace de otro post de San Valentín, con un vídeo que me gustó de #soyamante



Enlace de este post: 
https://optimistaseducando.blogspot.com/2018/02/para-amar-mejor.html