Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y TECNOLOGÍAS
  • NAVIDAD

sábado, 15 de diciembre de 2018

¿QUÉ SUCEDE EN EL CEREBRO CON PANTALLAS...? III





                        ¿REGALAMOS TECNOLOGÍA A LOS HIJOS...?

                 ¿QUÉ SUCEDE EN EL CERBRO AL USAR TECNOLOGÍA?




        Estamos en una época en la que las tecnologías son un medio imprescindible para la vida. Pero hemos tenido la "suerte" de educarnos en un mundo analógico, y así poder descubrir sus posibilidades y limitaciones. Nuestros hijos ya son "nativos digitales”, y si no orientamos su introducción en el mundo virtual, ellos no podrán hacerlo. Por eso, hace falta guiarles, aquí también.   









          Por otra parte, el desarrollo cerebral es algo muy delicado, que precisa respetar tiempos y ritmos naturales.

        La formación y maduración cerebral se realiza desde la gestación, y es consecuencia de la multiplicación de neuronas y la formación de conexiones o sinapsis entre ellas. Su finalidad es ir logrando unas funciones y facultades personales. Todo esto requiere mucho tiempo, y un ambiente propicio rico en experiencias motoras, sensitivas y perceptivas, emocionales… donde desarrollarse bien. También interactuación con otras personas. 




      Y las pantallas interfieren en este proceso, porque están diseñadas para atrapar la atención, para dispersar la mente, para enganchar y crear dependencia. Hay una industria detrás de ello. Crean estímulos que producen un pequeño placer, mediado por nuestro cerebro, cada vez que se interactúa. Lo cual hace que nos habituemos a ello, e incluso hace que dependamos de ellas.


     Además, la tecnología, si no la usamos de forma saludable, puede producir efectos negativos en la personalidad de los niños, al aumentar la impulsividad, y disminuir el autocontrol y la voluntad, por la dependencia a esos estímulos tan inmediatos. Y esto resta capacidades de superarse como personas y de afrontar retos ante la vida.


       En otra entrada vimos unas recomendaciones de La Academia de Pediatría, con unas claves para proteger a los niños. (enlace abajo). Los pediatras también alertan por la frecuencia de “calmar” a los niños con pantallas, para que nos dejen tranquilos. No es bueno para ellos, puesto que, como hemos visto, interfiere con el buen desarrollo cerebral, y además se habitúan y cada vez requieren mayores estímulos. 



                                 




           MECANISMOS FISIOPATOLÓGICOS DE LA DEPENDENCIA

            Los estímulos sensoriales producen tolerancia, porque siguen la ley de los rendimientos decrecientes. Cada vez se necesita un estímulo mayor para lograr el mismo efecto. Y a su vez, va creando dependencia, muy relacionada con el pequeño placer que producen.


       Otro dato de un experto en la materia: Jose Luis Orihuela, periodista, aconseja no regalar un móvil a los hijos antes de los 12 años. (Enlace en el post "las tecnologías y la familia"). El que muchos ya lo puedan tener no es argumento pedagógico, ni en cuanto a su seguridad. Y eso sin mencionar los efectos de tolerancia y de adicción que pueden provocar, debido a la recompensa que producen en forma de pequeñas descargas de algunos neurotransmisores, en especial la dopamina, provocando un placer momentáneo. Es el mecanismo de la dependencia, y puede abocar en conductas adictivas. 



       Mandy Saligari, experta en adicciones, y terapeuta en una clínica de rehabilitación, ha visto cómo en los últimos años le han llegado muchísimos casos de niños y adolescentes adictos a las nuevas tecnologías. Ella suele decir a los padres: "cuando le das a tu hijo una tableta o un móvil, realmente les estás dando una botella de vino o cocaína". Todo esto ¡nos tiene que hacer pensar…!


                                                     





            PARA UN USO SALUDABLE, INTELIGENTE Y RESPONSABLE…


     Quizá el quid está en controlar el tiempo de conexión, y las otras “coordenadas”, (enlace abajo: 4 claves), e integrar valores, concretados y vividos, en el uso de estos medios tecnológicos. 

       Cada familia puede pensar qué valores son primordiales, y está trabajando con sus hijos, para hacerlos extensivos también a este ámbito. Pero hay que actuar desde pequeños, para educarles y formarles aquí también. Por ejemplo, la prudencia y la moderación, la sinceridad y responsabilidad, la empatía, la  justicia… etc. Y dependiendo de la edad de los hijos.





     Para todo ello es vital cuidar el tiempo en familia. A veces es bueno "bloquear” algunos tiempos juntos, como las comidas, tertulias, un rato de ocio y diversión... para poder hablar y también cuidar y alimentar el amor en pareja. Proteger la relación con los que más queremos. 



      También es necesario alternar con actividades al aire libre, excursiones, conversaciones y juegos en familia… Incluso se puede hacer un parking de móviles para disfrutar y pasarlo bien todos juntos, que es lo que dará más comprensión y estabilidad a la familia, y nos hará más felices. Muy en especial a los hijos, que necesitan, y tienen el derecho, a nuestra intimidad con ellos, a nuestro tiempo y cariño. "Desconectar para conectar con ellos”.


      Además, las relaciones personales son mucho más enriquecedoras, y fuente de adquisición de habilidades y creatividad, de formación de la afectividad, con el consiguiente aprendizaje emocional y empatía hacia los demás. Y al afecto se debe la mayor parte de la felicidad...




     Ante un problema de uso poco saludable, es necesario fomentar el autocontrol con pequeñas metas a corto-medio plazo, alcanzables, para ir entrenando la voluntad(enlace abajo: planning familiar tecnológico). Y es necesario pensar antes de actuar... Vencerse en pequeños retos nos da más libertad interior y forma una buena personalidad. 

     También saber disfrutar de las maravillas que aporta la lectura de un buen libro, con un trabajo intelectual profundo, que posibilita el buen desarrollo cerebral y creación de sinapsis, y, la formación personal. También el espíritu crítico que muchas veces nos falta... ante la ingente cantidad de información.


    Y es fundamental hablar con los hijos, controlar el tiempo de uso de las tecnologías, la compañía, y saber con qué fin las usan: si es para hacer la tarea o algún trabajo, para informarse de algo, o, para pasar las horas en redes sociales... Que sean conscientes del tiempo que están conectados con un fin, o simplemente pasando el rato... Incluso preguntarles si les parece excesivo, o si piensan que pueden conformarse con menos. Hacérselo ver.






   Dejo algunas infografías que me han gustado, de @jmaguado, y de @laFamiliainfo, por si pueden ser de utilidad. Muchas gracias a ambos.




 Algunos canales de YOU-TUBE y otras actividades muy recomendables..., y animantes, como la música.





Formas de monitorear el móvil de los hijos





  Y un vídeo muy interesante que trata estos temas: 
(https://youtu.be/P_T6mce2gWQ)







Dejo parte del artículo publicado por #HacerFamilia y, algunas entradas enlazadas por si quieres ampliar 







Las-tecnologías-y-la-familia (un poco de desarrollo cerebral e ideas de la Academia de Pediatría)


-5 "tips" para un planning familiar II (la segunda parte de este post, en positivo)


Educar-en-las-tecnologías-"look-up" I (la primera parte de este post)



Libros-y-películas para disfrutar en familia 



          
                                                           Mª José Calvo
                                            optimistaseducando.blogspot.com
                                                           @Mariajoseopt 


URL del post:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2018/12/pantallas-y-moderacion.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!