Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

jueves, 19 de diciembre de 2019

PANTALLAS Y MODO CONCENTRACIÓN



                                                EFECTO PANTALLA...


Estamos en la época de la tecnología y las pantallas: son geniales, y nos facilitan la vida. Pero, hemos tenido la suerte de educarnos en un mundo analógico, y así poder descubrir sus posibilidades y limitaciones. Son muchas la ventajas que tienen, si las ponemos al servicio de la persona.

Nuestros hijos ya son "nativos digitales", que no significa que tengan superpoderes..., pero, si no orientamos y guiamos su introducción en el mundo virtual, ellos no podrán hacerlo. Por eso, hace falta conocerlo para guiarles, aquí también. Que no nos pille en modo “off”, o, sin tiempo para ellos, y los dejemos "huérfanos" digitales.


Comienzo con la conclusión final, para centrarnos un poco en el tema: 

                        "Cuida tu cerebro, y él cuidará de ti"



Hace tiempo leí un artículo de un neurocientífico, Manfred Spitzer, que me gustó especialmente, porque tiene mucho sentido y hace reflexionar sobre el uso de los medios tecnológicos.

Refiere la importancia del aprendizaje personal, de la figura de los padres y del maestro para estructurar el conocimiento, de la capacidad de la inteligencia y del pensamiento, y del retraso de la maduración que pueden producir las pantallas, si no se usan de un modo saludable, especialmente en niños pequeños y adolescentes. 


La educación de una persona siempre será de tipo analógica. Hace falta aprender en familia lo importante de la vida, interactuar con los demás, atender a los sentimientos, mirar a los ojos, sentirse querido, -nuestro mayor anhelo-, saber sorprender, imaginar, ayudar, colaborar, trabajar en equipo... etc.

Las relaciones humanas son de la mayor relevancia. Hay que poner inteligencia emocional en ellas, y un niño lo aprende todo en ese ambiente. 


De esa forma, con cariño, y atendiendo a los intereses de cada niño, se pueden enseñar algunas cosas más, cuando su cerebro esté preparado. Por ejemplo, a pensar y hacerse preguntas, a leer y escribir, a tomar notas y trabajar en clase con el profesor, a estudiar y hacer esquemas... 


Los niños aprenden sobre todo de las personas que les quieren. Las emociones son importantes en el aprendizaje, saber entusiasmarse con algo, y muy en especial el cariño que recibe en la familia. Y necesitan un buen modelo: un educador. Una pantalla no transmite nada en este sentido, ni ayuda a mostrar empatía, o leer el lenguaje no verbal..., ni a comprender o ayudar a otra persona.

               



             

* ¿Es el cerebro semejante a un ordenador...?


Más bien no. No tiene nada que ver con un ordenador, ni funciona como uno de ellos, con una capacidad de almacenamiento limitada. No se trata de llenarlo de cosas sin más… 

La persona aprende con los datos y vivencias que provienen del exterior, o del propio pensamiento y creatividad, o de la memoria..., estableciendo conexiones y relaciones entre las distintas zonas, en base a lo ya asimilado. Y tienen mucho que ver las emociones y la curiosidad. 

Por ejemplo, la alegría y la sorpresa son dos emociones que estimulan la atención, así como la curiosidad nata, de forma que pueda enfocarse en algo concreto. Por eso, la curiosidad, la admiración y el asombro, son vitales para todo aprendizaje. Es la forma en que el cerebro trabaja en modo "flow", entusiasmándose con algo, lo cual abre las puertas de la atención, y se enfoca en algo, disfrutando y aprendiendo a la vez.


El cerebro es un órgano muy especial, aunque, obviamente no se reduce a solo materia. Hay otras dimensiones muy imbricadas, como la psicológica y la espiritual, -la más elevada de la persona-. Nos permite ser quienes somos, pensar por cuenta propia, experimentar sentimientos, comprender, actuar en libertad..., y por tanto querer a los demás. 


Además, nunca está ya "acabado", ¡siempre se puede aprender algo nuevo!, hasta el último momento de la vida, gracias a su plasticidad neuronal. Cuanto más se sabe, mejor se aprenden otras cosas nuevas, porque se tiene dónde asentarlo y relacionarlo. Si algo nos emociona, capta nuestra atención y se disfruta aprendiendo. No supone mucho esfuerzo ese trabajo.


Tampoco es un almacén de datos, sino que los procesa; y se basa en la conexión de redes neuronales, que relacionan la información que manejan. Por ejemplo la interconexión entre las distintas zonas sensoriales, cognitivas, emocionales, motoras y premotoras... 

Por otro lado, la memoria no es un archivo polvoriento de datos, sino que está modificándose constantemente, adaptándose. Y está teñida de sentimientos, motivaciones y emociones, incluso cambiantes.


Por eso, ser inteligente es saber relacionar distintas cosas en el pensamiento. También hay diferentes tipos de talentos, aunque el cerebro siempre actúa como un "todo". Cada persona es un mundo diferente: no se la puede archivar o etiquetar. Siempre está aprendiendo, cambiando, y puede mejorar, si pone pensamiento reflexivo, y voluntad entrenada, gracias a dicha plasticidad cerebral. 



*Una base...


Pero, hace falta tener una base experiencial para aprender, y construir el conocimiento propio. Y los niños necesitan una persona que vaya guiando y estructurando su aprendizaje. Primero son los padres, luego los maestros y profesores, ayudados de los padres también. Es un trabajo en equipo... Y no solo "enseñar" materias o datos sin más, sino comprender y conectar con el niño, saber hacerlo atractivo, que le motive desde su interior, porque le interesa, le atrae y disfruta. De esta manera, no le costará apenas, y asimilará pronto lo que le entusiasma.

Además, el cerebro no solo maneja datos de la realidad, sino percepciones, vivencias, imágenes, recuerdos, y sobre todo sentimientos y emociones. Toda la realidad está inmersa en sentimientos, y la conocemos a través de nuestra sensibilidad y afectividad. De ahí la importancia de la resonancia personal y de las relaciones personales. "Yo me hago gracias al tú". Las emociones surgen en el mundo real, en el trato personal, sobre todo en familia, primera y auténtica "escuela emocional".


Todo esto facilita el aprendizaje y la relación con los demás. Algo constitutivo de la persona. Sin embargo, la sensibilidad de la madre, y del padre, es lo que establece un vínculo con los hijos, mediante el cual se sienten aceptados y queridos... Notan seguridad y confianza para desarrollarse bien, para madurar, para ser ellos mismos, con sus cualidades y talentos únicos.


  
                                             





El niño aprende cuando lo nuevo lo interioriza sobre lo que ya sabe, cuando lo relaciona con ello, y cuando establece un vínculo afectivo. Si no, no puede aprender. Y los padres, y el profesor, van dando estructuras sobre las cuales construir lo nuevo. Por eso es preciso descubrir lo que le interesa y atrae más..., observarle, dejarle cierta autonomía para decidir y elegir actividades y juegos, teniendo en cuenta esos periodos más sensibles. 


Más adelante, cuando son algo mayores, es necesario enseñarles a utilizar su cerebro de forma proactiva, que aprendan a pensar por cuenta propia, que realicen un trabajo intelectual a fondo, que aprendan a concentrarse y enfocarse en algo. Y todo ello es posible gracias a esa plasticidad sináptica neuronal. 


Por eso, cuanto mejor se trabaja un tema, más zonas se relacionan y conectan entre sí, y se estimulan otros aprendizajes relacionados. Asimismo quedará mejor grabado en la memoria de largo plazo. Porque, las sinapsis que se usan acaban reforzadas, y las que no, desaparecen. Por eso, algo de veras importante...



"¡usa tu cerebro, o lo perderás!"






De aquí el concepto de "demencia digital" que acuñó este autor y psiquiatra, preocupante, si dependemos de pantallas, y no usamos el cerebro de forma activa. Lo que no se usa se atrofia, y en concreto, las sinapsis desaparecen, o no se forman, si les impedimos vivencias y experiencias perceptivas reales. Sobre todo en niños y jóvenes.
         



*Tecnología... 

Volviendo a la tecnología, cuando la mente está ya un mínimo estructurada, se puede introducir el mundo digital, con algunas premisas. Pero, antes, lo que puede hacer es retrasar el desarrollo y la maduración del niño. Impedirle aprender de esas experiencias y vivencias, vitales para construir sus primeras estructuras neuronales y sinápticas. 

Además, el uso poco saludable de pantallas impide la concentración, el aprendizaje, y la creatividadLa mejor forma de estimular ese aprendizaje es dedicar tiempos a leer, escribir a mano, estudiar, tomar notas, hacer esquemas, pensar, y trabajar en casa o con el profesor. 


A través de estos medios tecnológicos parece que se puede hacer muchas cosas, acceder a mucha información, conectar con personas de cualquier punto del mundo..., pero, de se hace de forma superficial. Incluso la mente se puede saturar bloquear, por exceso de información y datos, sin retenerlo en la memoria, ni siquiera aprenderlo. Es lo que se denomina infoxicación. Hay que aprender y enseñar a usarla de forma saludable y responsable, como sucede en todo.





Además los tiempos atencionales de una persona, y más en concreto de los niños, son cortos y lentos, y en internet todo va muy deprisa... para el aprendizaje.

      
Para recibir información, procesarla y valorarla, y luego gestionarla, es preciso tener formación. No todo es cierto, ni saludable, ni aconsejable en la red... Hay que saber ser críticos, tener la capacidad de pensamiento formada, seleccionar y filtrar.



Por tanto, es muy importante el trabajo intelectual profundo para que no se atrofien capacidades cerebrales, y para la creación de nuevas sinapsis. Así, estimular el pensamiento crítico y la creatividad, gracias a la plasticidad cerebral, que tanto hemos comentado. 


Asimismo, permite trabajar de ese modo inspirado, en el que se disfruta tanto, que parece que uno puede "volar". En "modo flow", en el que la pasión y la creatividad afloran y se desarrollan. También sucede esto en personas que tienen el don y el talento de la curiosidad, y la fomentan. Capaces de estimular nuevas sinapsis, e incluso neurogénesis. De esa forma, se aprende sin esfuerzo, y, se remodelan redes neuronales, conectando los distintos aspectos con zonas cerebrales concretas. Y, activando la creatividad, el pensamiento original, tan propio de una persona...




Por tanto, ser conscientes de esta "atrofia" digital, que pueden producir las pantallas, para cuidar el uso de la tecnología. No solo por los tiempos de pantallas, sino también por los modos de usarlas.





Por eso es bueno organizar tiempos en "modo concentración", para intentar "compensar" el efecto pantalla. Por ejemplo, dedicar un tiempo para pensar, leer, estudiar, apuntar, hacer un mapa conceptual... etc. Y es vital el silencio para miles de cosas... Para reflexionar e imaginar, para conocerse, para pensar cómo queremos actuar, para ver qué queremos buscar en la red, y concretar tareas y priorizar, para no dejarse seducir y atrapar por estímulos que no cesan... etc.





Pensaba..., ¡qué importante es atreverse a pensar por cuenta propia! Ser una persona libre de pensamiento, sabia, que lleva el timón de su vida,no solo eficiente y "resuelvetareas". Pasar del puro hacer cosas sin más, a las cumbres del pensamiento liberador. No atrapado en el mundo virtual. No tener miedo al silencio, ni a enfrentarse a conocerse uno mismo, y tratar a los demás.






Resumiendo, en familia podemos marcar tiempos de desconexión, dependiendo de edades de los hijos, para cuidar el cerebro, en especial en las primeras etapas de la vida. Es algo que siempre compensa, y lo agradecerán posteriormente. Tener un parking de móviles, o una cesta para dejarlos en momentos concretos, nos puede ayudar.


"Cuida tu cerebro, y él cuidará de ti"





Espero que te haya sido útil..., y puedes compartir con amigos, en redes, o, copiando la URL, en otros medios.


Dejo enlaces relacionados:

Las-tecnologías-y-la-familia (desarrollo cerebral e ideas de la Academia de Pediatría)

          
                                                           Mª José Calvo
                                            optimistaseducando.blogspot.com
                                                           @Mariajoseopt 



URL:
 https://optimistaseducando.blogspot.com/2019/12/pantallas-y-modo-concentracion.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!