Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

viernes, 18 de septiembre de 2020

UN "CHISPAZO" DE AMOR...

  

                             LA PERSONA: UN CHISPAZO DE AMOR...         


¿Te has preguntado alguna vez qué eres…, o mejor, quién eres? ¿qué pintas en este planeta?, ¿por qué posees esas cualidades o ese algo especial solo tuyo?, y, ¿por qué te apasiona tanto...? ¿Será un don, con el que puedes hacer algo único que deje tu huella en los que tienes cerca? ¿Tendremos cada uno algo concreto que hacer en este mundo...?

Todas estas preguntas, y muchas más, nos podemos hacer en algún momento de la vida… Y es bueno que tengamos espacios de silencio y reflexión. Remansos de paz para conocernos y conocer, para pensar un rumbo en la vida.

Somos como “un chispazo” de Alguien que nos ha diseñado inteligentes y libres, con capacidad de acometer retos, incluso de hacer algo heroico pensando en otras personas. Es decir, capaces de amarLo más perfecto que existe en la naturaleza. También conscientes de nuestras limitaciones y debilidades... ¡Personas humanas! 




*1) Personas

Conocer nuestra propia naturaleza e intimidad personal es vital, y el primer paso para tener paz y serenidad, y poder abrirnos a los demás. Enriquecerse con relaciones de amistad.

Todos poseemos unas facultades que nos permiten ser “dueños” de nosotros mismos, y de nuestras acciones. En cada uno se configuran de una forma distinta y singular. Así ser más libres para dirigir y pilotar nuestra vida. Adquirir una personalidad capaz de plantearse metas altas, poniendo el corazón, pensando en los demás, lo cual nos hará más felices.



Saber que estamos aquí para algo concreto, que podemos relacionarnos, comprender, mostrar empatía, ayudar, etc., nos da un sentido más pleno a la vida. No estamos solos, ¡no es bueno que el hombre esté solo...! 

Tenemos una “misión” personalsingular e insustituible. A cada uno toca descubrirla y llevarla a la acción. Nadie más lo hará por nosotros: somos insustituibles.




Esa libertad originaria es la mayor facultad que tenemos, y nos da posibilidad y apertura hacia algo de veras grandioso. Por el contrario, si no se usa bien, nos puede destrozar. Como ya apuntara G. Thibon, el verdadero centro del hombre es la libertad hacia el infinito... Gracias a ella podemos ser protagonista  de nuestra vida y apuntar a algo que nos trasciende. 


La libertad es el mayor don que tenemos, 
y la mayor facultad posible 
que nos constituye como personas

La libertad es una conquista, y depende del uso anterior que hayamos hecho de ella, que va conformando nuestra propia personalidad. Y alcanza su mayor despliegue cuando somos capaces de amar.


Somos seres singulares, creados con unos talentos especiales, y diferentes de los de los demás. No nos podemos comparar con nada ni nadie. Miguel de Unamuno lo refleja así: "No te creas más ni menos, ni igual que otro cualquiera, que los hombres no somos cantidades. Cada cual es único e insustituible; en serlo a conciencia pon todo tu empeño." No tenemos que ver cómo son los demás para imitarles, sino mirar a nuestro interior y encontrar nuestra voz..., ¡única! Así lo hacía notar el "profesor Keating" en El club de los poetas muertos. Les intentaba motivar a ser lo que son: originales.

Con nuestros talentos podemos alumbrar algo nuevo e inédito en el mundo. Y solo nosotros sabremos y podremos hacerlo de ese modo tan bello, por ser una de las fortalezas que cada uno posee y debe desarrollar.



*2) La Familia

La persona es algo, o mejor alguien, tan grande, que necesita de la familia para poder ser. Recibir cariño para construirse y aprender a relacionarse, y así crecer como persona. Sentirse querida lo es todo en la vida... Y es tal su dignidad, que cualquier otra realidad, o actividad, se le queda pequeña. Excepto otra persona, y excepto el amor: ser capaces de amar nos da la vida.



Cada uno, partiendo de su naturaleza y biología, y de su temperamento, se va construyendo a través de sus propios pensamientos, acciones, sentimientos... Por eso es necesaria una actitud de lucha por conquistar lo mejor de sí. La mejor versión que suele decirse. Llegar a ser lo que estamos llamados a ser. Como señala Dostoyevsky, lo que Dios ha pensado al crear esa persona y dotarla de esos puntos luminosos. Cada uno tenemos unas cualidades específicas, para una misión concreta que realizar, que nos da ilusión y hace el mundo más bello. 

El sentirnos amados, nos da energía para ser nosotros mismos, con libertad personal. Pero necesitamos una buena brújula que nos oriente: esos grandes valores existenciales, que ya conocían los filósofos griegos, con Platón y Aristóteles en vanguardia, de la bondad y la belleza. De ese modo, apuntar a ellos, fomentar y dar lo mejor que somos capaces, que la mayoría de las veces es mucho más de lo que pensamos. 

El amor y la confianza que nos brindan en familia son como el "horno" donde se "cuece" la mejor personalidad de cada uno. A cualquier edad. En especial en las primeras etapas, y mucho más necesario, si cabe, cuanto mayor es la plenitud de una persona. Entonces necesita mucho más darse para crecer. No le basta con pequeñas acciones que ya no están a su altura. Es necesario que tenga más posibilidades de amar más y mejor.


 La confianza y el cariño 
   preparan un ambiente de libertad, 
donde crecen las personas, 
al calor de ese cariño


Esa confianza aporta seguridad para mostrase cada uno tal cual es. Sin miedos ni protección, sin máscaras ni falsos postureos. Y para tomar el timón de la vida, con metas valiosas en el horizonte. Por tanto, poder mostrarse cada uno tal como es. Así, ser auténticos y coherentes, ¡íntegros!, aunque nadie esté mirando.

Tener una actitud optimista y esperanzada, ya que, con palabras de J. R. Tolkien, por encima de las nubes siempre cabalga el sol... Y ¡proactiva! No solo reactiva ante los acontecimientos y situaciones, sino con retos e iniciativas personales que conecten con los demás y agranden el propio corazón. Para ir siendo de veras quienes somos, con lucha y entusiasmo, para iluminar y dar calor a los que tenemos cerca.





¡Sentirse querido...! para vivir plenamente, con la dignidad que corresponde a una persona. Descubrir la propia misión, poder querer en familia, a los amigos... ¡Que nos sepamos muy valiosos por ser personas!, valiosísimas, independientemente de los talentos y cualidades, y de lo que valora la sociedad en muchas ocasiones... de forma tan utilitarista y raquítica. La valía de una persona es casi infinita. No la reduzcamos a conveniencias ni intereses. Estamos destinados a algo grandioso, con unas posibilidades maravillosas, que debemos descubrir y hacerlas reales en la cotidianeidad de nuestra vida.

Porque, en familia se nos quiere por lo que somos, simplemente, sin tener que demostrar nada. Se acepta a cada persona y se la quiere por quien es. De esa forma, su autoestima está basada en el cariño con que se la trata, y no en falsas expectativas ni reduccionismos.



Cada persona, como señala el profesor Oliveros F. Otero, es "protagonista precaria": tiene en sus manos su vida, pero necesita ayudas en su caminar. Necesitamos de los demás, somos seres relacionales que se trascienden a sí mismos, y en ello encuentra cada uno su plenitud. Como apunta el filósofo Martin Buber, "yo me hago gracias al tú". Necesitamos de la resonancia con los demás para construirnos a nosotros mismos. Muy en especial en la propia familia, lugar especial del cariño: "santuario del amor y de la vida", como refiere el gran Juan Pablo II.



*3) Grandeza y debilidad

Por otro lado, cada persona debe aceptar, por un lado su grandeza y dignidad, y por otro su debilidad y limitaciones, que no menoscaban su dignidad, sino que plasman esa realidad personal. Incluso mezquindad en ocasiones. Muchas veces es muy vulnerable, y, como hace notar Jutta Burggraf, necesita más cariño del que pueda merecer, para remontar. 


Nunca sabemos qué batallas libra en su interior. Pero siempre puede pararse un momento y pensar, como anima Hannah Arendt, "reiniciarse" y volver a empezar, con ilusión y nuevos bríos..., con la libertad de apuntar a lo mejor. 



Nunca nada está perdido. Siempre cabe el perdón, y el comenzar y recomenzar las veces que sea preciso. Con optimismo y alegría, apuntando a lo que estamos llamados a ser, para lograr esa excelencia personal, en la familia, en las relaciones personales, en el trabajo... etc. En círculos concéntricos, partiendo de los más cercanos y queridos.

De ahí la necesidad de ver con los ojos del corazón, como señala Saint-Exupéry en El Principito. Descubrirnos, y descubrir a los demás en las mejores actuaciones. 

Ahí es donde resuena nuestra llamada y nuestra vocación, y la forma en que se conoce mejor a las personas. Lo menos honorable sale solo con dejarse llevar, pero en lo mejor es necesario poner intencionalidad, y llevarlo a la acción. Y cuesta. Por eso, qué importante es integrar cabeza y corazón teniendo en cuenta a Aristóteles, poner inteligencia emocional y empatía. Comprender de veras a los demás.




*4) Un misterioso arcano

La persona es un ser misterioso y arcano. Un ser efusivo y "de aportaciones". Está diseñada para dar, en especial afecto y cariño a los que tiene cerca. Y el amor es tan prodigioso, que saca savia nueva de cualquier realidad. De lo bueno y de lo malo, siempre que rectifiquemos la intención. Incluso de las dificultades y problemas del camino. Y es un poco sorprendente y paradójico, puesto que, en él solo se tiene lo que se da. Y "al final del día" se nos examinará en el amor.  ¡Solo cuenta lo que amas!

Poseemos anhelos de infinito, de lograr una plenitud mayor. Vamos más allá de lo efímero y transitorio. Tenemos algo trascendente en nuestro interior que nos ayuda a discernir lo que está bien o mal, para actuar bien. Estamos diseñados de esa forma tan prodigiosa y admirable. Algo que nos "empuja" a amar, que es querer el bien para el otro, por ese deseo de felicidad inscrito en nuestro corazón. Como punta C. S. Lewis, "el hecho de que nuestro corazón anhele algo que la tierra no puede darnos es prueba de que el cielo debe ser nuestro hogar".





*5) Esculpir...

Cada persona se construye mediante sus pensamientos, afectos y acciones cotidianas. El gran neurólogo Santiago Ramón y Cajal decía que "todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro". 

Por eso es fundamental tratar de esculpir una buena personalidad. Con esas cualidades, teniendo en cuenta los grandes valores, pensando en los demás. Desarrollando talentos y poniendo el corazón en lo que hacemos, muy en especial en las personas. Llegando a ser eso que estamos llamados a ser. ¡Lo que soy verdaderamente! 

Seguir la luz interior que nos orienta, siendo a fondo quienes somos. Como escribe Machado, caminante se hace camino al andar... Además, es el único modo de mejorar, partiendo de esa realidad de lo que somos. Con un proyecto personal que nos dé un sentido profundo a la vida.

Cada persona porta una luz en su interior capaz de iluminar un mundo entero. Brilla con unos talentos propios y singulares. Y esas cualidades y puntos luminosos traslucen una parcela de bondad y belleza inscrita en su naturaleza. De ahí la importancia de la libertad para iluminar las vidas de las personas que tenemos a nuestro alrededor: es ¡la grandiosa libertad de amar! que se nos ha dado.






*6) Intimidad y apertura 

Para acabar, la persona posee como dos ámbitos muy relacionados: su intimidad y su apertura a los demás. Dejamos este punto para otra entrada... 





   
Espero que te haya gustado, y que comentes o compartas con amigos. ¡Muchas gracias!



                                                    Mª José Calvo
                                     optimistaseducando.blogspot.com
                                                    @Mariajoseopt



Dejo algunos enlaces relacionados por si quieres ampliar:

 




URL de este post:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2020/09/un-chispazo-de-amor.html