Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

martes, 14 de febrero de 2017

San Valentín...



                                   
                             ¿CÓMO ES TU AMOR...?, ¿EN QUÉ FASE ESTÁ?




       Querer a alguien tiene como dos fases. Primero aparece el enamoramiento, en el que vemos toda esa riqueza del otro, esos puntos luminosos que nos encandilan..., y queremos compartir toda la vida con él, con ella. Todo se vuelve entusiasmante...






         Luego sucede la fase de maduración del amor, en la que hay que hacer real ese destello que tenemos al enamorarnos, que nos permite ver lo que podemos conseguir, si realmente lo trabajamos día a día. Con sentimientos favorable so sin ellos...






        En un amor maduro no solo hay sentimientos, sino que es preciso poner cabeza en ello, y voluntad para “querer” querer al otro con hechos concretos, con detalles. No basta con estar flotando en sentimientos favorables mientras duren… Hay que trabajar el amor, para que pueda perdurar en el tiempo.




       Es preciso hacer real ese amor. Saber compartir algo valioso, saber agradar, ser amables, luchar por conseguir nuestro mejor "yo", pulir el carácter, pensar en el otro, ver con sus ojos, pensar qué detalles concretos vamos a tener, saber poner paz en momentos tensos, saber perdonar, porque lo importante es la unidad de los dos, ¡hacer equipo!...




        Es como desplazar el centro de atracción del yo al tú... Pensar primero en la persona amada, ver qué necesita..., y no tanto en nuestro yo, porque eso empequeñece el amor.




        Por eso, un gran pensador y humanista, Tomás Melendo, señala que "querer a una persona es facilitar que ame", porque al final, solo se es feliz en la medida en que amamos, y nos dejamos amar de la forma en que el otro nos ama...

          El día de la Boda, nos unimos a la persona querida, para vivir "en-amor-dados". Es decir, para descubrir y suscitar lo mejor de la otra persona, a la que queremos querer con un amor auténtico. Y ese provocar lo mejor de ella solo se consigue a la luz del cariño que le tenemos. De esa forma ayudarle a lograr su plenitud.

     

      Podemos pensar un plan especial para disfrutar con la persona querida, y luego, intentar que todos los días sean especiales: hacer de lo cotidiano algo extraordinario, porque ponemos detalles concretos cada día para reavivar ese amor.



Dejo un vídeo que me ha gustado de #soyamante. Para llegar lejos, hay que ir despacio..., para que el amor pueda madurar.



                                           


Dejo enlaces relacionados:

*mantener fresco el amor 




*la confianza  




                                                       Mª José Calvo
                                                          optimistas educando y amando
                                                      @Mariajoseopt






URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2017/02/san-valentin.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!