Translate

Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y NNTT
  • NAVIDAD

lunes, 30 de julio de 2018

VERANO DIFERENTE EN FAMILIA



                             UN VERANO DIFERENTE EN FAMILIA 


          Podemos hacer de estos días algo inolvidable, aunque estemos con los hijos, o con la familia extensa. Pero es importante reservar un espacio de tiempo para estar juntos los dos, y fortalecer el cariño mutuo. Además, en vacaciones también se educa, aunque casi no nos demos cuenta...

        Pensar cómo cuidar el amor en pareja, porque en realidad es el motor de la familia. De él depende que nosotros, y nuestros hijos, estemos contentos y seamos felices. Hay que aprender a priorizar tareas... Y alimentar el amor es una de ellas. Además ¡siempre compensa!

      




          Hay familias que organizan planes conjuntos para descansar con los hijos, pasarlo bien, y a la vez formarse. En España se llama "verano diferente". Se organiza entorno a actividades de Orientación familiar para los padres, con otras para los hijos y para toda la familia.




          Suele haber excursiones, senderismo, disfraces y teatro para los niños, manualidades, creatividad y pintura, rafting, surf, canoas, orientación... etc. Dependiendo de la ubicación. Para los padres también se hacen algunas sesiones de formación y educación de los hijos.







           Se trata de pasar unos días distintos pero enriquecedores, disfrutando de la familia y de los amigos, y aprendiendo habilidades y actitudes necesarias para la vida.




           Os dejo un plan familiar de "verano diferente" organizado por "Academia de familia" de Moscú. Su dirección web es www.academia7.ru
                                        
                                          ¡Espero que os guste! 


           Estés donde estés, en cualquier sitio del planeta, ¡¡¡feliz verano!!!







                                                                        

Dejo enlaces de post relacionados:  

Redescubrir-el-sentido-de-la-familia 

El optimismo en familia

Vacaciones-la-vista: actividades con los hijos



-¿Volvemos a la rutina...?

-La misión de la familia 

-El preciso valor del trabajo

-¿Conciliar?: "si-quieres-¡puedes!", y además logras sinergia

-Cuidar-los-amores-en-vacaciones 

-libros-y-peliculas para la familia





También dejo un artículo publicado en la revista "Hacer Familia":







Espero que te haya gustado, y ¡¡muchas gracias por comentar y difundir!!


                                                                        Mª José Calvo
                                                                    Optimistas Educando



URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2018/07/verano-diferente-en-familia.html



domingo, 22 de julio de 2018

EL "SECRETO" DE UN AMOR DURADERO...





                                             ¿UN AMOR DURADERO...?


       Cuando se ama a alguien, y se está enamorado, se quiere compartir la vida con esa persona. Ya no admitimos un mundo sin su presencia... Con ella todo cobra destellos inusuales y se vuelve entusiasmante. 

      Pero, a veces, puede costar comprometerse, pensando si será posible convivir tantos años juntos, porque muchas parejas fracasan y se rompen… 


      ¡Todos queremos tener un amor duradero! ¿Cuál es entonces el secreto para lograrlo...?



      En el tema del amor, las preguntas se suceden en cascada. ¿Qué es verdaderamente el amor?, ¿es cierto que nos da ánimos y energía para vivir?, ¿cómo se puede querer con un amor auténtico?, ¿puede ese amor ser para siempre?, ¿requiere esfuerzo?, ¿nos puede hacer mejores…?


         Ante todas estas cuestiones no hay que ser pesimista y ver todo negro y difícil, sino luchar por lo que realmente se quiere, y luego poner los medios para crecer en ese amor, aquilatarlo, para que se fortalezca y pueda superar todas las pruebas y dificultades que atravesemos en la vida. Incluso pueda resultar fortalecido por medio de ellas.




        Amar es siempre preferir, dejando de lado otras cosas. Es como toparse con un inmenso tesoro, tan deslumbrante, que todo lo demás pasa a ocupar un lugar secundario. 

       Y, ese deslumbramiento inicial, es luz clarividente y energía vital que anticipa en cierto modo el futuro. Nos permite vislumbrar la meta a la que hemos de llegar y nos hace experimentar la capacidad de alcanzarla. 




       El amor tiene el poder de tender un puente hacia el y formar un nosotros mucho más rico y significativo. Une realmente a esas dos personas. Además, torna el corazón más cálido y tierno, más comprensivo y empático, más fácil de aunar con el corazón de la persona querida. 


       Todo ello apoyado por la voluntad, pues mientras ésta no interviene no hay propiamente amor. Amar es "querer querer" a la otra persona en todas las circunstancias de la vida. Y luego transformarlo en hechos que lo corroboren.

       El "sí quiero" del amor es un acto libre de la voluntad, capaz de transformar al otro en mi proyecto vital, a la vez que me convierto en el suyo. Hacer que converjan las miradas, los deseos, las ilusiones y el pensamiento, unificados por un mismo cariño.


        Por eso, para que el amor perdure, es preciso tener buenos anclajes que pervivan en el tiempo, y no desaparezcan con el cambio de circunstancias por las que se pueda pasar... 

        Y esos anclajes son las distintas facultades personales: ¡todas ellas! Cada una en su campo.





        El estar flotando en sentimientos no garantiza la permanencia del amor, sino que es preciso poner cabeza y voluntad de querer, con sentimientos favorables o no. Cuando es fácil, y cuando estamos en una tormenta, y no sabemos cómo salir... 

          Además, es necesario querer el bien de la persona querida: su mejor personalidad, lo que puede llegar a ser. Cambiar la perspectiva del "yo" hacia el "tú"...





      Vengo de una celebración de las “Bodas de oro” de una pareja que se quiere, y nos regalan un testimonio amable y bien real de que es posible..., como muchas otras. No puedo menos que poner tres ideas. 


 TRES IDEAS


       1- ACEPTARSE

    Significa que cada uno es como es, con sus cualidades especiales, maravillosas, que nos sorprenden, y con las que nos alegra la vida, las cuales debemos fomentar. Y también con sus limitaciones y temperamento heredado, que se puede modelar algo mediante unos buenos hábitos, que forjen un buen carácter. Pero siempre tendremos la tendencia a ser, cada uno según sus características personales, más impulsivos o más tranquilos, muy cariñosos o no tanto, despistados o atentos, creativos, alegres, muy ordenados o no mucho… etc.

        Por eso, no hay que enamorarse solo de su cara bonita, o de sus ganas de comerse el mundo…, sino en especial de su belleza interior, de sus cualidades singulares y de su personalidad, que el tiempo no erosiona.

      Amar y acepar al otro tal como es, sin intentar cambiarlo según nuestra forma de ser.

     Además, solo siendo quien es, y aceptándolo así, podrá luchar por lograr su mejor personalidad, pero ¡¡la suya!! 


      Y el amor siempre estimula a dar lo mejor de cada uno, pensando en el ser querido. En regalarle nuestro mejor "yo"... Nos da alas para vuelos de altura.






            2- COMPARTIR

        En la convivencia es fundamental compartir ilusiones y proyectos, hablar sobre todos los temas, tener en cuenta su punto de vista, comprender sus estados más o menos oportunos…, compartir sentimientos y afectos, admirar lo bueno que tiene y hace… Y, ¡agradecerlo!, porque además es la mejor forma de fomentarlo.


         Llegar al fondo del ser de la otra persona para conectar, para sintonizar con sus estados más profundos, sus luchas e inquietudes… Hacer equipo, formar una nueva unidad de dos, con un solo corazón. 


        Para todo ello es vital la comunicación. La verbal y la transferncial, la actitud y la empatía... Contando lo que llevamos en el corazón: sin secretos con la persona que más queremos del planeta. Hacerle partícipe de nuestra intimidad. Así el otro se convierte en un amigo incondicional que no falla, que siempre está ahí..., con quien se puede contar, y compartir la vida entera. 




         Y, en los momentos difíciles, es bueno poner sentido del humor. Saber reírse de uno mismo descomplica las cosas y nos hace más sencillos. El orgullo levanta muros infranqueables. 



       Cuando dos personas empiezan a ir cada uno por su lado, cuando no convergen, cuando pasan el día trabajando, y con amistades en su propio trabajo, incluso con comidas y viajes "de trabajo", pueden comenzar los problemas. Ya no se tiene en cuenta al otro en algunas decisiones, o simplemente se hace cuando no está… Y se van alejando poco a poco, sin apenas percibirlo.

     Hay que aprender a converger, pasar ratos juntos disfrutando, compartiendo hoobies y ratos entrañables, de tertulias, de conversar, de ver películas que gusten y comentarlas, de salidas al campo o al monte…, una escapada solos el fin de semana… etc. Hay que planear y agendar estos momentos a solas. Priorizar la relación.



           3-EL PODER DEL PERDÓN PARA CONSTRUIR EL AMOR 

      Cuando todo va bien es fácil quererse. Pero, a veces, puede haber diferencias de opinión, normales y frecuentes o, limitaciones y defectos. También problemas o enfermedades que surgen a lo largo de la vida... 

        Entonces hay que poner más esfuerzo por quererse. Se necesita una dosis extra de cariño y comprensión con la otra persona, para demostrarle que se le quiere, aunque nos haya molestado algún gesto suyo. Aunque no nos lea el pensamiento..., como pretendemos en ocasiones. Incluso aunque tengamos problemas reales de cualquier tipo, o estemos atravesando una crisis o una enfermedad…



             Muchas veces, cuando menos lo merece más nos necesita para remontar... Y viceversa. Hay que ponérselo fácil y luchar por lo que importa: el cariño mutuo. Priorizar y alimentar ese amor.


     Y, siempre que se necesite, echar mano del perdón. Saber perdonar pronto cualquier afrenta, disgusto, mal hacer del otro, o, simplemente porque no ha obrado como lo haríamos nosotros… Incluso aunque no nos lo pidan. Quien perdona pone un punto y final a esas acciones menos honorables, y libera de sus consecuencias. 



          También saber pedir perdón ante cualquier gesto que vemos que ha molestado al otro, aunque no fuera esa nuestra intención. O quizá, porque esperaba algo más de nosotros, y no hemos estado a la altura… Hay que ser delicados para comprenderle y mostrar empatía, para sintonizar con la persona querida.


            El que es perdonado se siente entrañablemente querido, y le estimula a ser mejor, a tener más detalles de cariño con esa persona. Siente agradecimiento. Y el que perdona, con un corazón grande y generoso, se siente libre de ataduras…, y libera al otro de sus efectos. Es el modo de sanar las heridas. Solo el amor cura.






UNA CUARTA IDEA: MOTIVACIONES TRASCENDENTES

         Cuando se tienen motivaciones altas, que dan más sentido a la vida, eso da energía para luchar por ser mejores, y querer a otro con gestos, detalles y minucias frecuentes día a día. 

         Estas motivaciones son como la hoguera que da luz y calor en todas las circunstancia de la vida, de donde sacamos la energía para acometer retos, ayudar a la persona querida, y mantenernos animosos y optimistas para luchar, a pesar de los problemas y dificultades que nos surjan.




        El amor, con este ingrediente, se hace más hondo y generoso, con más fuerza, y de mejor calidad, y se desborda eficaz hacia los hijos y la familia. También hacia los amigos y demás personas a las que podemos ayudar. Y eso nos aporta un sentido de la vida más rico y profundo, con más ilusión, y ayuda a percibir con menos relieve nuestros propios problemas, al pensar en los demás. 


      ¡¡Merece la pena poner en juego todo nuestro ser, para querer a la persona elegida, y compartir la vida con ella...!! Para hacer equipo y lograr una sinergia creciente, apoyándonos uno en el otro.


                                                            ***



      Espero que te haya gustado y que lo compartas con amigos. Habrá merecido la pena... ¡Muchas gracias!



           Dejo enlaces relacionados:



                                                              Mª José Calvo
                                                   optimistas educando y amando
                                                              @Mariajoseopt



URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2018/07/el-secreto-de-un-amor-duradero.html


sábado, 14 de julio de 2018

APROVECHAR BIEN LAS VACACIONES...




APROVECHAR BIEN LAS VACACIONES


          Aprovecho este tiempo veraniego para reflotar un artículo que escribí para la revista Hacer Familia, que, por cierto, os la recomiendo si no la conocéis. ¡Muy interesante!


        En estos días podemos compartir tiempo y cariño con quienes más queremos. Para estar más unidos en la propia pareja, "hacer equipo",  y lograr una sinergia creciente, en esa aventura apasionante y maravillosa de formar una familia.



      

     La familia es el lugar por excelencia de la afectividad y de la creatividad, porque nace del amor. Y el amor es la experiencia más afectiva de todas. Aunque no solo es afectiva...: requiere poner cabeza.
     

     Surge de su núcleo, que es el amor de los esposos, que se va desbordando hacia los hijos. Y ese amor se concreta y se plasma en muchas cosas. Por ejemplo, en hacer que “el otro” sea lo más importante para nosotros, porque lo llevamos en el corazón… También en dar prioridad a nuestra relación, en cuidarla y mimarla, en custodiarla. 



     La mayoría de las veces, querer significa pensar en el otro, mirarle a los ojos… encontrar tiempo para hablar, para divertirnos, para hacer cosas juntos… Descentrarnos un poco del "yo", para acudir hacia el "tú". 

     También para decirle todo lo bueno que tiene y hace, sus cualidades y esfuerzo, para agradecerlo y fomentarlo. Sonriendo y siendo amables, aunque no apetezca; poniéndole en el centro de nuestra vida y de nuestros afectos. Teniendo un alma generosa, cediendo, aprendiendo a contemplarlo o contemplarla.





     Muchas veces, la alegría hunde sus raíces en forma de sacrificio gustoso por quienes amamos. Es lo que nos hace felices, y lo que convierte una casa en un “hogar” cálido, donde todos están a gusto, donde se tienen ganas de volver, porque se respira paz y serenidad.

     De esta forma, el otro nos importa y mucho, e intentamos tener tiempo para estar juntos, para sintonizar, para conversar. Y para compartir sentimientos, con ese amigo incondicional, que es lo que más nos enriquece la vida. Poniendo el corazón en todo lo que hacemos...


     Es importante la ilusión y la motivación por mostrar empatía con quienes más queremos. Por conectar realmente con ellos, por comprender sus estados, inquietudes, motivos, sentimientos... Así, las conversaciones pueden ir ganando en calidad. Ya no concederemos tanta importancia a preguntas más triviales, sino que descubrimos la importancia de los detalles en las reacciones personales. 



     
      En verano tenemos más tiempo para compartir en familia para dedicarlo a lo importante… Parafraseando a Mercedes Salisach: “La verdad del amor es que no siempre se siente, sino que se practica”. Los sentimientos no acompañan siempre. Es preciso poner cabeza y voluntad en tener detalles, en demostrar el cariño con mil gestos a lo largo del día. Con sentimientos favorables o no. Y esos detalles harán resurgir sentimientos aletargados...


     Además, el sentirnos queridos permite que maduremos y demos lo mejor que llevamos y somos. Por eso tenemos que aprender a querer con más hondura, con más finura, para que la otra persona se sienta realmente valorada y querida. Y es la forma de animarle y estimular lo mejor de ella. Porque, en el fondo, "querer" es querer su bien: su mejor personalidad, lo que está llamado a ser, su mejor posibilidad. De ahí la importancia de descubrir sus cualidades y fortalezas, de valorar su esfuerzo... y hacérselo notar, para que lo pueda desarrollar. Sin estar tan pendientes de los fallos que pueda tener...


      Así, lograremos una comunicación eficaz y empática, y descubrimos la dicha de estar juntos disfrutando en familia. 


                                                       * * *

      Por eso es tan importante educar las emociones desde pequeños, enseñar a dominar los impulsos, a tener autocontrol, hacerles fuertes ante las contrariedades, usar la autoridad para marcar unas normas que les indiquen el camino... Y todo empapado, sumergido, en cariño “del bueno”. Para que ese amor les penetre como por ósmosis…, porque es el artífice de su valoración y autoestima, y, en definitiva, el que les enseñará a querer a los demás… La persona aprende a querer por "inmersión": cuando se siente querida de veras.







Os deseo un ¡feliz verano! y que descanséis en familia, en compañía de los seres queridos, desconectando un poco de tareas, obligaciones, stress y "pantallas".

Quizá es el momento de seleccionar unos cuantos buenos libros que nos despejen, y a la vez nos hagan disfrutar y nos formen.


Si te ha gustado, ¡gracias por compartir y difundir el post...!


                                                                    Mª José Calvo
                                                        optimistaseducando.blogspot.com
                                                                   @Mariajoseopt


Dejo enlaces relacionados:

          *Nuestro mejor proyecto

          * libros y películas
           *El optimismo en familia

        *La misión de la familia 


        *Adolescentes: soltar amamarras

        *4 claves-para-educar-en-el-"mundo-digital"
        
     




                                                                                   Mª José Calvo
                                                                                optimistaseducando
                                                                                   @Mariajoseopt


URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2018/07/aprovechar-bien-las-vacaciones.html




lunes, 25 de junio de 2018

CUIDAR LOS AMORES EN VACACIONES



      
     
                     CUIDAR NUESTROS AMORES EN VACACIONES



       Llega el momento esperado durante todo el año… Días para desconectar y descansar. Para disfrutar en familia, y hacer actividades que requieran menos esfuerzo y nos explayen.




     Podemos aprovechar para compartir tiempo y cariño con quienes más queremos. Para estar más unidos en pareja y hacer equipo, en esa aventura apasionante de formar una familia.



        La familia es el lugar por excelencia del cariño y de la afectividad. También de la creatividad, porque nace del amor. Como señala Chesterton, es como un “cuento de hadas”, un mundo incalculable con sus leyes propias y extrañas, donde cobra sentido la afectividad de cada persona y su realización como persona. Aprender a percibir las cosas con la mirada de un niño, con su asombro y mirada nueva, con saber contemplar la realidad con esos ojos que descubren lo bello, sobre todo en las personas… 



       Porque, en familia, intentamos que las personas sean lo más importante, y por tanto, la relación con ellas también. Ponemos el corazón en ello.



      Y surge de su núcleo, que es el amor de los esposos, que se desborda hacia los hijos. Y ese amor se concreta y se plasma en infinidad de cosas y de detalles cotidianos que podemos cuidar más estos días. 

        Por ejemplo, en hacer que el otro sea lo más importante para nosotros, porque lo llevamos en el corazón… Y, porque damos prioridad a nuestra relación, a cuidarla y mimarla, a custodiarla. Es lo más valioso que tenemos y lo que nos da su energía para superar todo tipo de dificultades y retos. Para aprender a amar, a poner del corazón en quienes tenemos cerca en familia.



        Por otro lado, para amar se precisa una personalidad madura, que sepa enfocarse más en el tú del ser querido, que en el propio yo. Y así, descubrir y fomentar el bien de esa persona, ayudarle a lograr su mejor personalidad, formar una unidad-de-dos, ser verdaderos amigos y apoyarse mutuamente.


           Construir una relación estable lleva su tiempo y su mimo, pero siempre compensa con creces. La familia es el lugar donde nace cada persona, se siente querida, y puede lograr su mejor personalidad, al amar a los demás. Muy en especial, en pareja.


                Para cuidar el amor en pareja es preciso comprender al otro en su forma de ser, de pensar, de hablar, de amar, de educar a los hijos… Tener en cuenta las diferencias entre varón y mujer. Incluso para apoyarnos en ellas a la hora de hacer un esfuerzo, porque formamos equipo, y las podemos transformar en fortalezas.



              Por ejemplo, a la mujer le gusta acoger a todos en sus corazón, y es más intuitiva y sensible. Al varón le gusta resolver problemas, capta la globalidad de las cosas, y necesita que ella lo admire por sus cualidades. A ella le gusta hablar y expresar sus sentimientos. No siempre para que le solucionen los temas, sino para compartirlo y conectar con él.


        Tener en cuenta todo ello facilita la comunicación, base para comprender, conectar y quererse. Y para lograr sinergia, haciendo equipo. Pero, ¿cómo se comunica bien…? Mediante las palabras, las miradas, los gestos…, sin “saber” lo que va a decir, sino escuchando con cariño, mirando a los ojos, y desde el corazón, abriéndolo de par en par. Acogiendo al ser querido para que se pueda dar.


           El termómetro de la comunicación es la confianza. Cuando hay confianza es fácil decir las cosas, incluso intuirlas, pero si falla, no se puede conectar bien con la otra persona. Y cuesta contar lo que llevamos en la cabeza y en el corazón...



             Para crecer en el amor, hay que luchar por dar lo mejor de cada uno, pensando en el otro. Si no, se vuelve raquítico y empequeñecido, y ¡ya hemos perdido…! Estar siempre dispuestos a dar amor y, a acoger lo que el otro nos brinda. Sin cortar iniciativas…



           Preguntarnos con frecuencia dónde tenemos el corazón es importante para ver si vamos por el camino adecuado. Si ponemos al otro en el centro de nuestros afectos, si le dedicamos el tiempo y la atención precisa…, o si nos perdemos en mundos paralelos con tecnologías o trabajos que nos impiden “construir” nuestra relación y nuestra familia… Porque, al fin y al cabo, lo que no se cuida y se ”riega” día a día acaba por secarse…




       Y, para cuidar la familia, fruto de ese amor en pareja, es necesario pensar algunos objetivos, y concretar planes de acción para hacerlo real. También dedicar tiempo de tertulias distendidas, hacer ambiente cálido y positivo, donde se tiene en cuenta a los demás, y donde es fácil luchar por dar lo mejor de cada uno. También lograr la participación de todos en las tareas del hogar…, mediante esos encargos y responsabilidades compartidas.

       En esos ratos tan entrañables, podemos contar lo positivo de los demás, pensar un enunciado de misión familiar, escuchar anécdotas, y organizar encargos. Hablar de temas que interesen, comentar libros y películas de una temática concreta…, crear sorpresas y planear excursiones que ilusionen… Es decir, procurar que sea divertido, motivador y entusiasmante convivir y trabajar en nuestra familia.





        Algunas claves para aprovechar el verano


1- Ver primero lo positivo de las circunstancias, y de las personas. Destacando lo bueno que hacen, cambiando el “chip” si no estamos habituados a ello, porque es mucho más eficaz. Además crea ambiente positivo y alegre que facilita luchar por lo mejor de cada uno. Valorar el esfuerzo.





2- Organizar bien los encargos para que todos podamos disfrutar y descansar. Intentar simplificarlos, y así tenemos más tiempo para conversar, leer, hacer excursiones y disfrutar juntos. 

3- Participar todos en la marcha de la familia. Es la forma en que los hijos, y en especial los adolescentes, se puedan integrar mejor: haciéndoles partícipes de algunas decisiones, de la responsabilidad que conllevan, valorando sus ideas, agradeciéndolas… y que ayuden a los demás. Exigir sin "quebrar"... La familia es un trabajo en equipo, y hay que procurar desarrollar una dinámica familiar en la que cada uno pueda dar lo mejor de sí, pensando en los demás, y rodeado de cariño.


4- Tiempo uno a uno: primero con el esposo/a, y también con los hijos, para que se sientan queridos, escuchados, valorados y comprendidos. Para ello, primero hay que saber escuchar, no solo con los oídos, sino también ¡con el corazón! Que no es sinónimo de interrogar... Es la escucha empática que nos abre las puertas de la comprensión y del cariño.

5- Cultivando la amistad en familia. Es lo que tiende lazos que unen, por donde se intercambian sentimientos, ayuda, empatía y cariño de la mejor textura. También con las familias amigas.


6- Desarrollando habilidades de la inteligencia emocional. Ver cómo se sienten los demás, qué necesitan, qué les preocupa, comprendiendo, ayudando, viendo más allá de sus palabras…, para sintonizar y compartir momentos clave. Que seamos partícipes de sus alegrías y dificultades, que sepan que siempre pueden confiar y contar con nosotros. Y actuar en consecuencia. 




7- Mucha "politesse", y poner el poder del perdón, tanto al darlo como al recibirlo, para sanar heridas. Porque les queremos mucho más de lo que puedan fallar...




              En definitiva, para alegrar la vida a todos en la familia con gestos y detalles, y agradeciendo los que tengan con nosotros. Además, es una forma de motivar y estimular lo mejor de cada uno. 


      Una frase que hace pensar, pronunciada en un congreso con representantes de muchos países...: “Quieres la paz del mundo, pues ve a casa y ¡ama a tu familia!” De la Madre Teresa de Calcuta.









        Espero que te haya gustado el post, y puedes compartir con amigos, o en redes sociales... ¡Gracias por comentar y difundir!


Dejo enlaces relacionados sobre:

          *vacaciones-la-vista con más actividades para el verano...
        
       *el amor y el perdón



                                                                                   Mª José Calvo
                                                                     optimistas educando y amando
                                                                                   @Mariajoseopt




URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2018/06/cuidar-los-amores-en-vacaciones.html