Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

domingo, 18 de abril de 2021

EL CARIÑO CONSTRUYE FAMILIA



                 LA FAMILIA SE CONSTRUYE SOBRE EL CARIÑO 



Somos seres familiares. La familia es lo más valioso que tenemos y necesitamos: el ámbito donde cada uno se construye como persona en ese entramado de las relaciones auténticamente personales sumergidas en cariño. Aunque a veces haya dificultades, retos, malentendidos, que nos ayudarán a agrandar el corazón, a comprender y disculpar, a perdonar y crecer, a "pulirnos". Así conquistar la mejor versión de cada uno, pensando en los demás.


El amor es el factor imprescindible que trasciende la realidad, que estimula a dar lo mejor de cada uno, y hace sentir que lo podemos todo. Para ser en plenitud necesitamos de los demás. "Yo me hago gracias al tú" del otro. Las relaciones familiares nos son necesarias en ese forjarnos como personas, para querer a los demás. Y es donde guardamos afectos entrañables que nos reconfortan. 




1) El núcleo familiar

El amor de pareja es el núcleo vital de la familia. Debemos trabajarlo, custodiarlo y hacerlo crecer. Dos personas que se descubren la una para la otra, y se comprometen, es algo llamado a crecer y madurar en el tiempo. Además, es fuente de dicha y felicidad que hace la vida entusiasmante.

En ese proyecto del amor, cada uno se entrega al otro. También toda su capacidad de amar como mujer, o como varón. El "sí quiero" de la Boda genera una capacidad de amar mejor, a otro nivelPor eso, uno se casa para querer al otro, en esa gran aventura en común. 

Uno se fía completamente y por eso se da también completamente. Es como decir: tengo tu vida en mis manos…, confía, ¡te cuidaré más que a mí mismo! La confianza es la base de la relación. Sin ella no crece el amor.






De ese modo, formar un hogar entrañable, optimista y alegre, si cada uno se decide a querer de veras al otro, poniéndolo en el centro de su corazón. Y ese hogar solo se construye sobre el cariño. Sin él, el resto de realidades son poco relevantes..., o no sirven.




2) Entrenarse en amar

Pero, amar no es fácil: no nacemos sabiendo amar. Y cuesta. Hay que aprender a amar, poner cabeza y voluntad de querer, y esforzarse en demostrarlo. Que la otra persona se sienta de veras querida. Y entrenarse día a día para hacerlo de forma más fácil y disfrutando. Es lo más importante que tenemos que hacer en este planeta, que nos hará de veras dichosos. Y lo que quedará en el corazón de las personas cercanas. La huella que dejaremos.






El amor es personal: "personaliza cuando ama”, como señalara Unamuno. Necesita conectar con el otro. Y lo hace a través de la mirada, de la sonrisa, que nace de un corazón generoso, de una caricia, de un beso, de un abrazo, que transmite algo, o mucho, de cada uno, de los detalles y gestos de atención...

Amar precisa madurez, voluntad entrenada, autocontrol, y libertad para querer efectivaamente a la otra persona. Dejando de lado egoísmos y comodidades personales para desvivirse por el otro, por los otros. Pasando por alto defectos, pequeñas manías, diferencias de carácter, gestos que antes hacían gracia..., pero con el pasar del tiempo y la rutina puede que molesten más.


Y contar con los afectos. El amor también está compuesto de sentimientos y emociones, pero sobre todo de entrega recíproca, libre y para siempre, en la cual los sentimientos nos ayudan a “volar” alto. La entrega es la esencia del amor. Lo más propio del amor. Pero también es necesario saber acoger a la otra persona en la forma en que se da, para que pueda a su vez amar y entregarse. Porque, como expresa Melendo, amar es facilitar el amor a quien queremos. En eso consiste la reciprocidad del amor. Y es la forma en que el otro será más feliz.


Las atenciones y delicadezas, la ternura, dan fuerza al amor, y convierten una casa fría en un hogar cálido donde cada uno se siente valorado y de veras querido. Y donde puede alcanzar lo mejor de sí.



Por eso, cuidar el amor cada día, poniendo a la otra persona en primer plano. Pensar pequeñas cosas que unan y demuestren el cariño, y hacerlas operativas. Enfocarse en ella, en quererla, en ayudarle a lograr su mejor versión. Admirando sus cualidades y fortalezas, y valorando su empeño en querer, con gestos concretos que dan contenido a ese amor.



Como señalara Thibon, la unión de los esposos, para que sea sana y fecunda, debe reposar sobre cuatro cosas: pasión, amistad, sacrificio y trascendencia. La pasión es lo primero, que salta a la vista, pero la amistad es la que cuida la pasión a lo largo del tiempo, une a ambos, los abre el uno al otro. Y hace de la relación algo estable y duradero. Te lo contaba el el post sobre "la amistad en pareja". Y, el sacrificio gustoso por quienes amamos es como la "prueba" de que se ama de veras. Si quieres ampliar: busca "los pilares del amor".




Si además nos apoyamos en motivos trascendentes, todo cobra más relieve y sentido, y es una gran ayuda en ese querer y demostrar el cariño. Fecunda las horas del tiempo… y las llena de alegría, aunque haya dificultades en la vida.



Para hacer real todo esto que pensamos y queremos, que tanto nos atrae, hay que pasar a la acción. Hasta puedes coger un papel, o una tablet, y anotar ideas para concretar un plan de acción. Que no se quede en palabras o intenciones bonitas… Dejo unos “tips” que quizá nos pueden ayudar.






                        "TIPS" PARA CUIDAR EL AMOR 



* En casa te espera la persona que más te quiere del planeta. Preocúpate por ella, mímala. Aparca tareas antes de entrar. No es un hotel con servicio de lujo, al que acudir cuando uno está agotado.


* Para empezar, una “regla de oro”: los gustos y aficiones de los demás son más importantes que tus “derechos"... Los egoísmos van destruyendo el amor.


* Comprensión: el otro, los otros, necesitan nuestro cariño y empatía, que les sepamos comprender para querer efectivamente.


Sonríele por la mañana: da ánimo para enfrentarse a las tareas costosas. Sé amable, mira a los ojos y escucha con el corazón.


* Vive el agradecimiento: por la vida, por todo lo bueno que sucede, también por las dificultades que hacen crecer, y, por cualquier detalle del otro. Reconócelo, agradece, y admírale. Ellos en especial necesitan sentirse admirados. Ellas, sentirse muy queridas.


¡Dile que le quieres!, y demuéstralo. Mil veces... También con el lenguaje maravilloso del cuerpo. No te escudes en disculpas. Las relaciones íntimas, ese abrazo entrañable, custodia el amor y lo hace crecer. Hacer acopio de buenos momentos que unen, que construyen la relación y la fortalecen. 




No creas que siempre cedes tú. No es así, además el otro también puede pensar lo mismo. Ceder no es perder, sino querer, hacer equipo. "Ganar-ganar", apunta S. Covey. Lo que cuenta es conjugar el "nosotros", la unidad de los dos, no el "llevar razón".

Abre tu corazón a la otra persona, cuenta algo sobre el trabajo, comparte lo que tienes en tu cabeza y en tu corazón con ella, sin atosigar. Que tu mundo sea también su mundo, y viceversa. Crear un espacio íntimo de ambos. Secreto.




* Aprende a disculpar siempre, a pedir perdón y a perdonar pronto. El que antes pide perdón, aunque crea llevar razón, es el más generoso, el de corazón más grande. Y en el amor es primordial perdonarse todo, nos lo pidan o no. Cuidado con el orgullo, que acaba destruyendo la amabilidad, lo caballeresco, la sonrisa... Los "yoísmos" matan el amor, no le dejan crecer y desarrollarse. 





¿Ironías...? ¡Nunca!, destrozan la convivencia.

No seas gruñón, murmurador, protestón. También en femenino... Hace mal ambiente y eso no es amar. Si tienes un reproche, si quieres decir o corregir algo, serénate, y díselo con delicadeza y cariño después de hacerle notar algo positivo. Nadie es perfecto. Tenemos que ayudarnos mutuamente a ser mejores.


Recomenzar es tarea de cada día: piensa y concreta un detalle con la otra persona, para que se sienta querida. Conoce su lenguaje del amor. Así se sentirá única, especial, insustituible. ¡Enamórale!






* Descubre ese "ser con el otro", y ese "ser para el otro": en ello encontrarás tu camino y la felicidad para los dos, además de la sinergia.


* El amor es un fuego que hay que avivar con astillas y pequeñas cosas cotidianas, y buena leña en los inviernos fríos. Piensa qué necesita el tuyo. No permitas que se vaya apagando por el frío, las tormentas, las nevadas y ventiscas...





* Y, ¿qué hacer cuando llega el dolor...?

Unido al amor suele estar el dolor, porque éste requiere sacrificios, renuncias, ausencias… Pero, cuando está asumido por el amor es una ayuda para superarloCuanto más amamos somos más vulnerables, nos exponemos más a sufrir por amor. 

Hay situaciones traumáticas que provocan rupturas en la pareja, y otras veces sirven para unir más. Depende de cómo se afronten. El secreto está en compartirlo y llevarlo juntos, en hacer equipo y ayudarse mutuamente. Te lo cuento en "Tierras de penumbra", con ideas de C. S. Lewis.


Lo bueno es que, el amor verdadero saca savia nueva de lo cotidiano, de los pequeños dolores y dificultades de camino, y crece con ello. Todo alimenta el amor.            
                 





* Eternidad. El amor es lo que une la vida más prosaica y cotidiana con la esencia del amorese ideal que luchamos por hacer real. Lo que unifica ambas realidades, y da energía para seguir bregando. Y donde se ancla ese “germen” de eternidad al que todos aspiramos. Todas nuestras acciones tienen ecos de eternidad. Ser conscientes de ello nos ayudará a mejorar.



Resumiendo, empeñarse en cada momento en fomentar y comunicar el amor, en demostrar ese cariño a la persona querida. Enamorarle y enamorarse cada día más de sus cualidades y talentos, de esas características singulares que atesora, haciendo acopio de buenos sentimientos y momentos disfrutados. 





Espero que te haya gustado, que comentes y compartas con tu familia y amigos. ¡Muchas gracias!

                                      


Dejo enlaces relacionados por si quieres leer:


                                                 
                                                                            Mª José Calvo
                                                                  optimistas educando y amando
                                                                            @Mariajoseopt
                   
   
                                                                                                                      URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2021/04/el-carino-consruye-familia.html                                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!