Translate

Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y NNTT
  • NAVIDAD

viernes, 12 de febrero de 2016

SAN VALENTÍN Y EL AMOR

  


                                        TODO LO VALIOSO LLEVA SU TIEMPO...


         Con San Valentín, podemos hacer un “parón" para mimar nuestro amor, o para pensar si realmente hemos encontrado a nuestra “media naranja”…

         Porque, ¿qué es enamorarse? Es encontrase uno mismo en la otra persona. Es ver todo lo bueno que el otro encierra en su interior, y deslumbrarse por ello. Es confiar en la vida que hay en él. Y saber motivarle para que lo desarrolle, y que logre su mejor actualización…

         El enamoramiento es una emoción intensa, que suscita admiración hacia el otro y ejerce una atracción fuerte. Y de ello surge el querer compartir la existencia con esa persona. Ya no se concibe un universo done esa persona esté ausente...







         Querer a alguien consiste en una “autoexpropiación” de uno mismo en favor del otro. Es como encontrar un tesoro desmedido, y esa persona capta todo nuestro interés. Y entonces, queremos compartir toda nuestra existencia, en los momentos buenos, y en los menos buenos… Por eso se concreta en el compromiso, porque es la forma de hacer, de ese enamoramiento que surge entre dos personas, algo estable que nos de su energía en todas las circunstancias de la vida.

          En un amor maduro no solo hay sentimientos, sino que es preciso poner cabeza en ello, y voluntad para “querer” querer al otro con hechos concretos, con detalles. No basta con estar flotando en sentimientos favorables mientras duren… Hay que trabajar el amor, para que pueda perdurar en el tiempo.






          Y la ilusión por quererle de veras, con hechos concretos, junto con la admiración por el otro, por sus cualidades especiales, por su forma de ser, es lo que mantiene vivo al amor, porque nos fijamos más en la belleza interior de esa persona, en su mejor forma de ser, no solo en lo que deslumbra a nuestros sentidos.

          Y para eso hay que pensar en el otro antes que en uno mismo; hay que luchar contra el individualismo, la comodidad, el yo, me, mi, conmigo, que nos acecha especialmente en la sociedad actual.

         Entonces, para tener una relación estable, primero hay que luchar por tener una personalidad estable, con belleza interior. Es decir, tener voluntad para hacer lo que la inteligencia nos propone. Si no, con los sentimientos solamente no podemos ser constantes, porque van y vienen…, o desaparecen. Y el amor necesita de nuestro cuidado y premura constante para crecer.

       Porque, el cariño y la confianza, nos permiten modelar nuestra mejor personalidad. Pero hay que luchar por conseguir “ser” lo que queremos ser, es decir tener una conducta coherente con buenos hábitos.


         Por eso, el amor es la gran oportunidad de “esculpirnos” a nosotros mismos, porque nos estimula a conseguir lo mejor de que somos capaces, porque lo llevamos en nuestro interior... ¡Solo hay que descubrirlo y hacerlo crecer!








           Y por otra parte, el amor requiere un trabajo de artesanía, que se plasma en la vida diaria en pequeños detalles que lo expresan, y que mantienen vivo “el fuego” del amor. Es preciso pensar cada día con qué detalles vamos a alegrar la vida a nuestra “media naranja”, y cómo le vamos a expresar nuestro amor para que se sienta realmente querido, querida.



            Por eso, construir el amor precisa su tiempo. No se puede devorar al primer destello, porque entonces las aferencias sensoriales de “gustirrinín”, camuflan el verdadero conocimiento de la otra persona, e interfieren en él. Ya no se es objetivo para pensar y decidir si esa persona es la que se quiere elegir como compañera a lo largo de la vida, para ayudarse mutuamente a lograr lo mejor de cada uno.

              La inteligencia se ve enturbiada por los sentidos y no somos objetivos en analizar la situación, o en discernir si nos gusta o le queremos realmente con todas sus consecuencias. Perdemos la perspectiva real. 

              Todo lo bueno lleva su tiempo en madurar: hay que dejarlo crecer, o lo angostamos desde el primer momento.






              Aquí dejo un vídeo sobre la “espera” en el amor de #soyamante. Porque no podemos pretender tener todo al mismo tiempo. Como señala Chesterton, “no se puede al mismo tiempo comerse el pastel, y quedarnos con él”… 

             Las cosas importantes en la vida necesitan tiempo para su maduración. Esta etapa es el momento para conocerse y llegar hasta el fondo del alma, para así ponderar con cabeza, si será nuestro “caballero” o nuestra “princesa”, que nos acompañará y nos querrá toda la vida. Y ¡merece la pena la espera!



                                                                             Mª José Calvo
                                                                  optimistas educando y amando




                                      


Espero que te haya gustado, y gracias por compartir.



Dejo enlaces relacionados:






URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2016/02/san-valentin-y-el-amor.html






2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Barbara, no uso el blog para publicidad particular, y el amor no cura con hechizos sino con voluntad de querer...;)) Buen día.

      Eliminar

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!