Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

viernes, 28 de junio de 2019

FORMACIÓN AFECTIVA Y SEXUAL POR EDADES II

  

                                                             PREADOLESCENTES 


FORMACION AFECTIVA Y SENTIDO DE LA SEXUALIDAD II

IDEAS POR EDADES 






           
Hemos tratado algo sobre la afectividad en estas edades que preparan la adolescencia, y que es la base para comprender bien, y avanzar, en el sentido de la sexualidad en ese marco propio, tan entrañable, del amor. 

        
Lo primero, tener en cuenta la diferencia entre formar e informar. Informar es fácil, pero formar supone saber cómo es nuestro hijo o hija, y en qué momento está, para ver qué necesita y cómo le podemos ayudar y formar, a la luz del cariño. 

           
El ambiente natural propio para hablar de estos temas, tan importantes e íntimos, es la familia. Hace falta establecer una relación afectiva y empática con cada hijo, abrir un canal de afecto y comunicación basado en la confianza, que se labra a lo largo de los días y de los años… desde bien pequeños. Aunque ¡nunca es tarde para comenzar!


         
En el primer post del tema, (enlace abajo), hemos tratado cómo enmarcar la sexualidad en su adecuado contexto: el amor auténtico y comprometido, ¡para siempre!, entre dos personas que comparten un proyecto vital conjunto y buscan de veras querer al otro. Es decir, buscan el bien de la persona amada. 

      
Si ensamblamos amor e intimidad, aportamos su marco específico, y el lugar en el que cobra todo su maravilloso significado



       
La sexualidad forma parte de la capacidad de amar de la persona. Y es algo constitutivo de cada una de ellas. No es algo accesorio, ni un añadido, sino que forma parte del ser de cada una. Y es el lenguaje del amor. La forma de decir a la persona querida: "te quiero con todo mi ser, de forma incondicional, por siempre..., para ayudarte a desarrollar tus cualidades y talentos y lograr tu mejor personalidad".


        
Todo ello requiere un compromiso y una estabilidad entre esas personas, que se traducen en un ambiente de confianza y cariño donde cada uno puede dar lo mejor de sí. Palabras y detalles, generosidad y confianza, y comprensión y empatía entre los dos.




     
Si sacamos la sexualidad del contexto del amor, la desvirtuamos: la reducimos a placer de receptor epidérmico, a "gustirrinín", y nos podemos rebajar y “animalizar” un poco… Por no centrarse en la otra persona, en que se sienta querida, sino en el propio disfrute sin más. El "tomar solo una parte del todo" le quita gran parte de su sentido. Entonces, ese abrazo íntimo queda sin su sentido más profundo y maravilloso: la unión de dos personas en el amor. Y se convierte en una trampa que parece que lo da todo, pero empobrece, e incluso puede "cosificar" y dañar a esas personas.
           
Para encuadrar bien ese abrazo íntimo, y hacérselo llegar del mejor modo a nuestros hijos, tenemos un modelo de amor que somos los padres. De ahí la importancia y la responsabilidad de mostrar ese hacer equipo, y ese cariño, fuente y origen de cada hijo, y energía que le ayuda a desarrollarse bien, como la persona singular que es.

          
El cariño y armonía entre los dos es lo que permite crecer a los hijos y madurar, en ese ambiente de familia donde reina la gratuidad del amor, donde cada uno es ¡lo más importante del mundo…! para el otro. 



           

 "En la persona, la sexualidad es algo 
tan bello y tan noble
 que no merece menos que 
¡estar protegida por el amor!"


Es preciso no juguetear con algo "cuasi sagrado",
 para no malograr o destruir su significado, 
que, al fin y al cabo, daña a uno mismo 





      
Seguimos con los apartados del primer post sobre "la sexualidad en el marco del amor", a modo de índice. Hemos visto el primero. Ahora vamos con los cambios psíquicos y corporales, e ideas para hablar con ellos por edades.

I) ¿De qué modo enseñamos esto a nuestros hijos...? 
II) Cambios psíquicos y corporales
III) Ideas para hablar con ellos por edades
IV) ¿Qué significa amar de veras a alguien...? 6 Claves para aprender a querer.
V) Cuerpo de mujer. Fertilidad.

            
II) CAMBIOS PSÍQUICOS Y CORPORALES

            
Para empezar, podemos hablar de los cambios que van a notar en su cuerpo, en su afectividad, en su interior…, para que no les coja por sorpresa, y no les desconcierten o se sientan inseguros. Para que sepan afrontarlos. También hablar de la maravilla que sucede en su interior..., sobre todo en las chicas, cuando su cuerpo se transforma para poder ser madre, y albergar una nueva vida de una persona.

              
Y luego vendrán las preguntas, o nuestras aclaraciones, respecto a cómo se forman los bebés, o cómo nacen los niños, y cómo llega esa “semilla” -o semen- del padre, en el marco del amor y del abrazo íntimo y profundo de los padres.


             
Dejo enlace al post sobre la afectividad en preadolescentes por si quieres ampliar, base de este tema tan importante para ellos. También abordaré los cambios cíclicos en el organismo de las chicas, que preparan su cuerpo para algo de mucha trascendencia.


           
Hay un libro muy bueno, a la vez que sencillo para concretar, de Juan José Javaloyes“El arte de enseñar a amar”, de Editorial Palabra. En él da muchas ideas y consejos prácticos para ello, en el marco del amor. Os lo recomiendo y anoto algunas ideas en este post.

             
Porque, todo lo que oyen por la calle, en el colegio, o ven por las pantallas..., se reduce muchas veces a simples conexiones anatómicas. Y eso es ver solo el aspecto más superficial de la unión de dos personas que se quieren, y están dispuestas a dar lo mejor de ellas a la persona querida. 

                 
Lo importante y esencial va por dentro..., y es el cariño mutuo, y esa disposición de ayudar a la otra persona a lograr lo mejor de sí, por amor, y que sea feliz al fin y al cabo. Y conlleva expresar ese cariño, hacerlo crecer, aquilatarlo, también de esta forma tan maravillosa y personal, ¡íntima!, que atañe al núcleo más vital y a la esencia de cada persona.



          
III) IDEAS PARA HABLAR CON ELLOS POR EDADES

        
Estas edades son un poco orientativas, porque la maduración de cada uno es singular, y las edades en las que ven u oyen determinadas cosas se están adelantando cada vez más por las pantallas. 

       
Siempre tener en cuenta que los chicos, generalmente, van un año más tarde en el pensamiento y maduración personal que las chicas. En ello influyen las hormonas, puesto que las femeninas se elevan bastante antes, y son cíclicas, mientras que las masculinas ascienden más tarde, y no tienen picos de ascenso: son uniformes. Es pura biología. Somos distintos, pero de esa forma nos enamoramos y nos complementamos, y somos recíprocos, para formar una familia y para educar a los hijos entre los dos... También para lograr lo mejor del otro a la luz de ese cariño hondo. Es el amor el que nos permite ver nítidas las cualidades de la otra persona, a la que queremos querer.


         
1.- Antes de los 7-8 años

       
A esta edad ya se ha tenido que explicar el abrazo de los padres, que expresa, reafirma y sella su amor. Es algo “sagrado”, de donde puede surgir la vida: algo mágico e íntimo, y por eso es importante. No hacer bromas de mal gusto. Cuidado con las imágenes que ven en la calle, en internet… o, ¡en la propia tablet o móvil de los padres!

         
Por tanto, hay que proteger la intimidad cuidar el pudor de cada uno… que, por cierto, no está pasado de moda: es algo que nos viene dado con la naturaleza. 

         
Así, tras varias conversaciones ya pueden saber cómo se forman las personas en el interior de la madre, gracias al cariño del padre…, con la ayuda de Dios mismo que crea el alma de esa persona. También cómo nacen los niños, con dolor, pero se hace con mucho cariño por cada hijo... El sacrificio siempre compensa al tener en brazos al bebé. Una nueva persona, lo más grande e importante que podemos tener, y que puede llegar a este planeta. La alegría supera las dificultades.


         
 2.- Alrededor de los 9 años



          
Se puede explicar lo anterior con más profundidad y detalles: que el abrazo íntimo y profundo es placentero, para disfrutar de la entrega de cada uno al otro… Es como una gratificación que llega, una consecuencia de quererse bien.

         
También el papel importante del padre…, cómo pasan esos gametos a la madre, (como si fuera una inyección hasta el interior...), y cómo puede fecundarse ese óvulo, que madura cada mes, con uno de ellos. Y es muy bonito, porque el óvulo elige el espermatozoide que mejor le va, "capacitándolo". Y lo normal es que, una vez penetrado, ya no entre ninguno más. Además, se ha visto que este hecho se acompaña de un destello de luz... Es la belleza de la naturaleza en la persona humana, y en ¡la vida!

         
Y esto, con palabras adecuadas, llamando a las cosas por su nombre…, sin falsas timideces. Que sintamos admiración por la grandeza y maravilla de transmitir la vida por medio de un acto de amor tan sublime, en el que cada uno se trasciende a sí mismo. El abrazo intimo expresa y hace fecundo el amor. También literalmente.




      
Hay algún vídeo precioso sobre la fecundación y posterior anidación del embrión en el útero materno, para disfrutar de la belleza de la vida. Es un conjunto de actuaciones a distintos niveles, que posibilitan esa fecundación y anidación en el endometrio, para lo cual se prepara un tejido sanguíneo nutritivo para el nuevo cigoto, con un aumento de la temperatura basal corporal de la madre.



            
También, al explicar los cambios que van a experimentar, hay que recalcar lo positivo de ellos: que su cuerpo se está preparando para ser madres o padres en un futuro. Porque, a veces, se sienten como un "patito feo"… desgarbado, no se gustan, y pueden aparecer complejos o una estima baja. El tratarlos con cariño siempre es positivo y les ayuda a formar su identidad.

         

           
3.- La pubertad

     Informar de todo ello, al calor del cariño, que es formar a cada hijo 

          
*Esta formación pone en juego todas las facultades. Prestar atención a la voluntad libre: que sean luchadores, con buenos hábitos y virtudes. Enseñarles a tener autodominio sobre ellos mismossobre sus reacciones, su carácter, sus “apetencias” o impulsos… Para que sean más libres y puedan dirigir su vida hacia metas valiosas. Que no se queden atrapados en el primer estímulo que se les presente, sin pensar antes. 

      
Que sepan plantearse pequeños objetivos, y los lleven a cabo, para entrenar esa voluntad. También que aprendan el valor de la espera..., para no depender de gratificaciones inmediatas, ni continuas, o de la tiranía del "me apetece".



        
* Es importante  la delicadeza y el pudor, sobre todo en las chicas, y vestir con elegancia para no desencadenar respuestas inapropiadas en los demás. Y esto lo debemos enseñar en casa y en familia, porque muchas ni siquiera saben lo que les ocurre a ellos si enseñan "todos sus encantos", si juegan con su intimidad y la de los demás. Porque ellos son muy visuales y les afecta bastante más todo lo que ven.

       
En estas edades es fundamental el valor de la castidad, muy relacionada con el pudor. No es algo negativo, sino la que protege su intimidad: su perla preciosa, para entregarla solo a quien elija por amor, para amar y compartir la vida entera, en el momento adecuado.


     
          
*Se puede profundizar un poco más sobre las relaciones sexuales en el marco de un amor auténtico, verdadero, para siempre. Por ejemplo, que el placer es consecuencia del cariño, y de pensar en el otro. No se puede hacer de él un fin o un objetivo, porque viene en función de la entrega mutua, pensando antes en la otra persona... Si no, se puede caer en una trampa. Si se coge solo la parte de la relación sexual que nos interesa, la vaciamos de sentido. Lo importante y lo que da más sentido es la entrega a la otra persona, y el acrecentar el cariño recíproco. 

         

                   
                                                        * * *



     
Espero que te haya resultado útil, y lo puedes compartir con amigos o padres con hijos en esta etapa... ¡Muchas gracias!


Dejo enlaces con la primera parte del post, y los siguientes:

*Formacion-afectiva-y-sentido-de-la-sexualidad I


*Formacion-afectiva: qué-significa-querer III

*Afectividad: cuerpo-de-mujer-para-amar IV




Y algunos enlaces relacionados: 

-Preadolescentes I: enseñarles a manejar el timón 

-Entrenar la voluntad (preadolescentes)

-La afectividad en estas edades (preadolescentes)

-Educar el corazón (preadolescentes)

-Educar para el buen uso de la libertad 

-Maduración cerebral 






                                                                              Mª José Calvo
                                                                              optimistas educando
                                                                              @Mariajoseopt


URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2019/06/formacion-afectiva-y-sexual-por-edades.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!