Translate

Lograr armonía familiar

TEMAS... para el buscador.

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y NNTT
  • NAVIDAD

domingo, 28 de abril de 2013

PLANES DE ACCIÓN Y OBJETIVOS.


                  
                CÓMO CONSEGUIR OBJETIVOS EN FAMILIA.




            Para dirigir y llevar una familia, podemos actuar de forma que nuestros hijos participen, que se involucren, que nos ayuden a construir la familia, a “tirar del carro”..., enseñándoles a hacer unos encargos, con pequeñas responsabilidades.

          Cuando  los padres nos proponemos algún objetivo con ellos, lo podemos llevar a cabo mediante "planes de acción". Es una forma de concretar lo que esperamos de ellos. Así les ayudamos a adquirir hábitos, destrezas, diversos conocimientos, y les estimulamos en el proceso de su creciente autonomía y consiguiente responsabilización.

                  Para ello podemos pensar, entre los dos, un pequeño objetivo muy concreto, para avanzar poco a poco, pero con paso seguro. Y es bueno hacerlo bastantes días seguidos, más o menos 21 días, para que se transforme en un hábito estable.




                  El "plan de acción" se puede componer de varios elementos:


      1.  OBJETIVO. Puede ser la adquisición de un buen hábito, encargarse de algo, o de alguien, ducharse solo/a, hacer algunas tareas de la casa, estudiar un tiempo, pasar la aspiradora, poner el lavaplatos, atender el teléfono, cuidar el jardín, lavar el coche, comprar en el super, llamar a los abuelos... etc. , dependiendo de cada edad.


       2.  MEDIOS. Son como las ruedas del plan para que avance. Cuanto más concretos, mejor. Por ejemplo, si se quiere actuar en un capricho de un niño, se puede hacer en varios campos: en las comidas, (que coma de todo), en las "chuches", (sólo los domingos), y en la ropa, (que no se queje con lo que tiene...)


      3.  MOTIVACIÓN Como es algo costoso, la motivación facilita la lucha y ayuda a cada hijo en el objetivo que se persigue. Lo mejor es hablar con él, o ella, transmitiéndole lo que queremos con un lenguaje asequible para que lo entienda bien, mirándole a los ojos, y con una sonrisa, ¡mayor cuanto más costoso sea...!

       El tipo de motivación depende de la edad y los intereses del niño. Por ejemplo le podemos decir: “nos haría muy felices que recogieras los juguetes” o, “nos encantaría que pudieras estudiar un tema de la semana para que veas qué bonito es” o, “cuando acabes de estudiar, podrías pasar la aspiradora para que yo pueda descansar, o hacer un postre, o invitar a tus amigos”… O, ¿podrías llamar a los abuelos, para que se alegren...? 


        4.  DESARROLLO. Lo importante es que los padres hablemos de nuestros hijos, sobre cómo queremos que sean, con qué cualidades, y de cómo ayudarles a cada uno..., según su carácter, intereses, fortalezas...          
          También para hacer un poco de autoexamen, a ver si cumplimos nuestra parte, porque somos su modelo, y animarles para que hagan la suya.

          A veces estos planes pueden durar semanas, o un mes como mucho. Es bueno ir anotando si sale bien, o regular, haciendo énfasis en lo positivo. Y cuando se tienen “X” positivos, se hace un plan familiar estupendo que les ilusione. Puede ser una excursión, una salida al campo, una tertulia animada, una película comentada, una merienda con amigos…




        5.  RESULTADOS. A veces no se ve una mejora muy notable, pero poco a poco van adquiriendo hábitos, habilidades, pensar en los demás, ser agradecido, generoso, amable, resiliente..., o lo que nos hayamos propuesto en concreto.

         Los buenos hábitos van marcando el camino de su autonomía, forjando su carácter, y les ayudan a ser más responsables... Y, sobre todo, aumenta el cariño en la familia, porque pensamos y nos preocupamos de los demás. 


         Es importante alegrarnos con cada intento, más si es positivo, valorando el esfuerzo, y no solo los resultados.





         Incluso se puede marcar en un mural, o cartulina, en un tablón en la cocina..., atractivos, hechos con un tema que le guste, con creatividad, con colores animados… según las edades de los hijos, y participando ellos de su elaboración.




           Y, el conjunto de planes que vamos haciendo, va marcando un proyecto personal para cada hijo, o familiar, o de pareja... etc., según los objetivos que queramos, y a quiénes los dirijamos.






         Por ejemplo, dejo un plan concreto para ser más ordenados. También se puede hacer para ayudarles a pensar en los demás, con empatía, con comprensión, para ser más responsables..., para adquirir hábito de estudio, etc.




                    PLAN DE ACCIÓN PARA SER MÁS ORDENADOS


       OBJETIVO: Conseguir ser ordenados para tener todo en su sitio, que la casa resulte acogedora y, especialmente, para hacer la vida agradable a los demás, y no tanto por ser muy "cuadriculados"... También se puede hacer en clase, en el club juvenil... etc.


          MEDIOS:

        ·  Cuando se acaba de jugar, se recogen los juegos en su sitio, y antes de sacar otro se recoge el anterior.



        ·  Recogeremos la ropa cada vez que nos cambiamos, o nos duchamos. Por la noche se prepara lo que se va a poner al día siguiente, y se deja bien la habitación.


       ·  Empezaremos a estudiar a la hora prevista, antes de ver televisión o "pantallas". Aprovechamos el tiempo hasta el final, sin levantarse antes de tiempo...






       MOTIVACÓN: 

      Es lo más importante del plan. Para eso hay que transmitirles las ventajas de ser ordenado.

     Por ejemplo, al estar todo en su sitio, resulta más acogedor y estaremos más contentos. Además se encuentra pronto lo que se busca, y se puede invitar a los amigos. Además mamá estará feliz, y disfrutaremos más...

    También se aprende a ser ordenados, primero en las cosas materiales, luego en las tareas, y después en la vida personal, en nuestros pensamientos, etc. El orden va configurando el carácter y la personalidad.



       DESARROLLO: 
     Cada vez que se hace algo bien, se pinta una estrella en uno de los dibujos del plan, de la cartulina..., o se colorea un dibujo.

       Y, cuando se tienen 10 estrellas, o soles, o flores... se hace un plan divertido en casa, como una sesión de cine con palomitas, una tertulia familiar, leer un capítulo de un cuento, o una novela, en voz alta, u otro plan que nos interese o que nos haga disfrutar juntos…







       Espero que les haya gustado este post tan práctico, y lo pueden compartir con amigos... ¡Muchas gracias!

        Dejo un enlace con un tema relacionado: "Los pilares de la educación..."

Y otro sobre "Educar en valores".






                                                                          Mª José Calvo.

                                                                optimistas educando y amando





No hay comentarios:

Publicar un comentario