Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

domingo, 16 de junio de 2013

CREAR AMBIENTE DE HOGAR...


     
                     AMBIENTE FAMILIAR

  
En la familia se nos quiere tal como somos, por quienes somos, sin tener que demostrar nada. Y ese cariño es fundamental para el buen desarrollo de cada persona que viene a este planeta, gracias al amor recíproco de sus padres. Porque, el hijo es una síntesis vital de ese amor mutuo.

       Por eso, hay algo importante que podemos hacer en familia, y lo hacemos casi sin darnos cuenta: crear un ambiente de hogar cálido, comprensivo y acogedor, confiado, motivador... para todos. Especialmente para nuestro esposo, esposa. Como expresara el profesor Víctor García Hoz, es "el factor invisible" de la familia.


        Porque, cada persona es muy sensible y vulnerable en su interior, y necesita un ambiente, y un hogar, donde sea seguro mostrarse tal como es, donde se la valore y se la quiera de veras.



                               




        1. Ambiente

      Un ambiente confiado y alegre educa por sí mismo a nuestros hijos, porque lo aprenden todo por "inmersión"... Asimismo, es mucho más eficaz fijarse en lo bueno de los demás, para agradecerlo y fomentarlo. Lo cual hace ese ambiente estimulante y alegre.






     Crear un ambiente compuesto de diversos ingredientes: alegría, tranquilidad, serenidad, paz, confianza, delicadeza, y especialmente, cariño, ¡mucho cariño!




          "A-TRA-CON DE CARIÑO..."




        Esto hará que puedan cultivarse y salir a la luz las mejores cualidades de cada uno, las más nobles, y sus talentos y puntos fuertes. Asimismo proporciona una saludable autoestimapues está basada en el cariño, no en falsas expectativas.



       Para crear buen ambiente de familia, es necesario adquirir buen tono humano, alegre y optimista, amable, con sentido del humor, que lleva a fomentar todo lo bueno de los demás. Incluso en circunstancias adversas. Es uno de los puntos clave para que los problemas no desanimen, se relativicen, o cobren su verdadero valor. Y propicia una buena convivencia, donde es fácil luchar por dar lo mejor de cada uno.



  Esto requiere poner cabeza y corazón, y nuestras mejores cualidades al servicio de los demás. También imaginación y creatividad, tan propias de la persona y de la familia: creadora de por sí. Disfrutar de la convivencia, del trato auténticamente personal, de la educación de los hijos, seducir con la belleza de los valores vividos... etc. ¡Una ciencia y un arte!


       Podemos pensar, entre los dos, qué tipo de personas queremos formar, con qué valores humanos nobles... Y luego poner pequeños objetivos, con sentido común y espíritu deportivo, para luchar por lograrlos. También es preciso intentar vivir todo eso que queremos conseguir en ellos. Saber motivar con ilusión, y nuestro ejemplo coherente. Como señalara la Madre Teresa de Calcuta, no escuchan grandes discursos, pero, ¡nos están mirando todo el día...!




      Y todo ello nos ayuda a la hora de educarles en la fortaleza, en en el servicio a los demás, en la generosidad y el optimismo… También en la cooperación en casa, logrando que tengan un horario, que vayan a dormir a su hora, que no protesten por lo que no está a su gusto, y que agradezcan los detalles y el esfuerzo de los demás. 

      Por eso, es necesario que tengan algunos encargos, para que hagan más suya la familia y el hogar, pues quien no participa no se integra. Así adquieren habilidades y aprenden a pensar en los demás. Que se planteen algunas metas, con nuestra ayuda, para adquirir responsabilidad, aprender a pensar, entrenar su voluntad... etc.


      Los padres somos sus modelos. Es importante que les ofrezcamos un modelo coherente y atractivo, optimista y bello. Que luchemos por vivir esos valores que queremos para nuestros hijos. Además, ellos descubren el mundo a través de su mirada, de su expresión, de su comportamiento... Y por la forma en cómo se tratan sus padres entre sí.



    Sin embargo, debemos ir los dos a una, formando y trabajando en equipo, siendo buenos líderes, incluso líderes transformadores. Aunque uno se encargue más de poner "de moda" unos valores, y otro, u otra, generalmente, de hacer ambiente de hogar, cálido y distendido, acogedor. También con la decoración... etc. Fomentando y aunando las diferencias entre ambos, y logrando una sinergia creciente, gracias a ellas.


   Porque, lo propio de este tipo de liderazgo es, que no solo manejamos unos recursos, sino que innovamos y creamos otros nuevos. Vemos lo mejor de los demás, y les ayudamos a lograr su mejor personalidad... Motivando, despertando valores en los hijos, y seduciendo con la belleza de hacerlos vida. También enseñándoles a interiorizarlos, mediante esas acciones que poco a poco van creando buenos hábitos y virtudes en ellos..., y que quedan registradas en su cerebro, creando sinapsis y redes neuronales. Que, por otra parte, facilitarán la vida, a cualquier edad.




     Para todo esto necesitamos formación, recabar buena información, estimular el pensamiento y la creatividad, y luego concretarlo y luchar por hacerlo vida. Porque, necesitan vernos coherentes en nuestras actuaciones, sobre todo en la adolescencia, en la cual se están planteando las mismas preguntas que nosotros, y deben construir su identidad y personalidad... ¡Necesitan modelos auténticos!






   2. El amor familiar

  El amor debe notarse y plasmarse en el día a día. El más importante, origen y fuente de todos ellos, es el amor de pareja, porque de él surge toda la familia. Y es necesario que todos se sientan queridos de veras. No sólo que los queramos, sino que se sientan entrañablemente queridos. Decírselo muchas veces, a solas, en familia..., de todas las formas: con palabras, con besos y apretujones, con la mirada, confiando, y, con nuestra mejor sonrisa a la hora de pedir un esfuerzo extra.



     * Explicarles el valor de la generosidad, que es dar con alegría, de la empatía y la comprensión, de la amistad, la resiliencia, la constancia, el estudio, los encargos, donde se pone el cariño que tenemos a todos en la familia... También el sentido del sufrimiento, que es "la otra cara del amor", porque no hay amor sin dolor, y no hay dolor que no se pueda sobrellevar, si se ama de veras. Lo aprenderán al ver cómo nos manejamos los padres en esas situaciones más difíciles...



* Alegrarse, incluso felicitar en algunas ocasiones por todo lo que hagan bien. Somos un espejo donde se miran o se escuchan: ven su autoimagen. Fijarnos en lo positivo que tienen o hacen, y hacérselo notar. Descubrir sus cualidades especiales, con las que nos alegran la vida; su esfuerzo y su lucha..., y valorarlo. También descubrir lo bueno de los demás, para que aprendan a pensar, no solo en ellos mismos, sino en alegrar la vida a los que tienen cerca.



* Usar la autoridad, que es un servicio para ayudarles en su crecimiento como personas. Para que obedezcan antes debemos explicarles los motivos, el porqué de lo que tienen que hacer, lo que queremos conseguir, y que lo entiendan bien. Con una sonrisa y un "¡tú puedes!" E ir dando libertad, encaminándolos en una buena dirección, enseñándoles a pensar por cuenta propia, haciéndolos responsables, según cada edad...





      Para decir algo importante, mirar a los ojos, a su altura, y utilizar un "prólogo" para desbloquear los filtros de atención. Y si es más costoso o difícil, con una sonrisa mayor, para animarles a luchar por conseguirlo. 


      Deben sentirse libres al entender y asumir lo que les pedimos: que no actúen como "autómatas", sin pensar y quererlo por ellos mismos...



* Tratar a cada hijo como si fuera un poquito mejor. Las razones verdaderas, y el cariño, motivan a la voluntad a la hora de hacer un esfuerzo para conseguirlo. Como señalara Goethe, si tratas a una persona como es, seguirá siendo así; si la tratas un poco mejor de lo que es, ¡lo logrará!





      * Pensar “en futuro”, para realizar un proyecto personal, y ponerlo en práctica mediante pequeños "planes de acción", con una buena motivación, y teniendo constancia para llevarlos a cabo.


* Hablar con cada hijo, con frecuencia, de lo que le gusta, de sus intereses. Es bueno tener con cada uno el “momento de oro” cuando vienen del colegio, mirándole a los ojos, comprendiendo, con empatía, sabiendo si necesita hablar, si lo pasa mal, o, necesita nuestro cariño, nuestra sonrisa, un abrazo… Si tiene que pensar y preocuparse más de los demás... Y luego tener momentos a solas con cada uno.





                                                       * * * 

Para lograr todo esto nos podemos apoyar en cortes de buenas películas. Por ejemplo, "Mujercitas""El Señor de los Anillos"..., de New Line Cinema, en la que se ve muy bien ese ambiente, donde crecen las personas: ¡optimista y alegre! Dejo un corte.


                                       




Dejamos para otro post la segunda parte...

Espero que te haya gustado, y lo puedes compartir con amigos. ¡Muchas gracias!


Dejo enlaces relacionados, por si te interesa algún tema: 


*Dirección y liderazgo en la familia



                                




  

                                                                                               

                                                                                                         Mª José Calvo
                                                                optimistas educando y amando
                                                                            @Mariajoseopt



URL:
http://optimistaseducando.blogspot.com/2020/03/crear-ambiente-de-hogar-ii.html

5 comentarios:

  1. Soy madre de ocho hijos y tengo 26 nietos son interesantisimos todos los apuntes sobre la familia que ha escrito M. Jose Me traen agradables recuerdos de la niñez de mis hijos y es muy importante volver a repasar todo lo que escribe. Enhorabuena! Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida "madre" y abuela,
      Me alegra mucho que te gusten mis artículos. Como sabes, la vida misma... A veces no tenemos tiempo de pensar demasiado, pero es importante que nos pongamos metas, con planes de acción concretos, en pareja y con los hijos. Nos ayudan mucho, y los niños crecen deprisa... Hay que poner cabeza en la empresa más importante que tenemos entre manos: ¡nuestra familia!
      Mil gracias por tu comentario, y ¡un abrazo! Cuento contigo para difundir buenas ideas...;))
      Mª José

      Eliminar
    2. Y ¡gracias por tu familia!, seguro que es estupenda...

      Eliminar
  2. Hola, me encanta tu blog. Me parece muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Patricia Inés,
      Muchas gracias por decírmelo. Encantada de que te encante...
      ¡¡Un saludo desde España!!
      Mª José

      Eliminar

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!