Translate

Lograr armonía familiar

TEMAS... para el buscador.

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y NNTT
  • NAVIDAD

sábado, 7 de junio de 2014

LA AMISTAD Y PLAN DE ACCIÓN.

                                              
                                                             
                                               LA AMISTAD.



               La amistad surge cuando hay una atracción entre dos personas, por algo en común. Se cultiva mostrando interés por ellas, para consolidar una relación. Hacemos un esfuerzo por conocer y comprender sus puntos de vista, sus actitudes, sus sentimientos. 

            Nos ayuda su conocimiento, puesto que así vemos cuáles son sus valores, sus motivos, sus ilusiones, o sus pasiones. La verdadera amistad es exigente: requiere tiempo, pensamiento e interés..., pero “quien encuentra un amigo, encuentra un tesoro.”


               Pero esto implica salir de nosotros mismos, para pensar en el otro. Ser generosos con esas personas, sobre todo en la familia, ya que deben ser nuestros primeros amigos. Preocuparnos de los demás, de sus proyectos, de sus ilusiones, de sus gustos, de sus sentimientos, de sus logros. Que no nos invadan intereses egoístas. Y así, poder compartir muchas cosas: conversaciones, favores, libros, juegos, películas, tardes, excursiones…, tiempo.

                La amistad hace que la relación sea más estrecha, y genera confianza. Y es la base para poder disfrutar, ser felices y ayudar a los demás: en familia o a nuestros amigos.

               La amistad nos ayuda a salir de nuestro mundo interior, a estar por encima de nuestros altibajos emocionales o estados de ánimo. El pensar en los demás nos ayuda, y nos hace generosos, alegres, nos mejora como personas. Damos lo mejor de nosotros, ponemos esfuerzo, y parece que cuesta menos cuando un amigo está en la meta... Y gracias a ello, regalamos a los demás nuestras mejores cualidades. 





               Como decía Aristóteles, "amistad es un alma que habita en dos cuerpos"; o un corazón en dos almas...

                    La amistad prefiere el bien del amigo, que el suyo propio. Por eso no es egoísta, piensa más en el otro que en sí mismo. 


              Hace conectar a la gente, y esto es importante con adolescentes, porque muchas veces, se sienten infravalorados, poco queridos, y ven todo de color "negro": son bastante pesimistas. Y esto se soluciona intentando conectar con ellos, haciéndonos amigos verdaderos, para poder estar en la misma sintonía...




              Por eso, hace falta cambiar la autoridad de etapas anteriores, por amistad y confianza. Para así poder orientar con nuestro ejemplo, nuestro prestigio, nuestra conducta, para hacerles pensar, para ponerles en situación de coherencia…, sin grandes discursos, pero sí con una mirada, un guiño, una sonrisa, un consejo oportuno, un ¡estoy contigo! o un si necesitas algo, ¡cuenta conmigo!


             Hace falta estar atentos a lo importante, sin descuidar los detalles. Ser líderes transformadores para nuestros hijos, porque no solo manejamos unos recursos, sino que innovamos, creamos otros: ideas, valores, motivaciones. Elevamos su mirada de bien a mejor, sobre todo en la familia, y gracias al interés y al cariño que tenemos por ellos. 




               Cuando mejoramos en el valor de la amistad, mejoramos en otros relacionados: es una ventaja. Por ejemplo en confianza, en comprensión, en generosidad, en comunicación, en respeto, en serenidad… 








           Cómo fomentar la amistad en casa:

-Aprender a sonreír.

-Prestar atención a los demás: a sus preocupaciones, gustos, proyectos…

-Pensar qué necesitan los otros y hacerles favores.

-Estar atento a los detalles.

-Saber animar cuando haga falta, con optimismo.

-Escuchar es más importante que hablar. También se escucha con el corazón...

-Hablar en positivo: nada de ironías, que destrozan la convivencia.

-Muchas veces hay que decir que NO a nuestros hijos: no hace falta darles todo lo que pidan, para que aprendan a tener autocontrol, a retrasar una gratificación, a ser menos egoístas, y pensar en los demás. Para no fomentar que sean unos caprichosos o unos niños blandos, que se los lleve el viento de la primera contrariedad, o incluso se conviertan en pequeños o grandes "tiranos".

-También ayudarles con buenas preguntas a pensar en los demás, a mostrar empatía. Por ejemplo: ¿cómo crees que se habrá sentido por eso que le has dicho?, o, ¿cómo crees que me sentiré si vuelves tarde de tus clases?, o, ¿cuánto tiempo hace que no llamamos a…?



              Un gran escritor y pensador, C. S. Lewis, autor de Narnia y otros libros de pensamiento, decía que "la amistad es uno de los dones más preciados de la vida". Que no es una versión diluida de algo que no es, por ejemplo el amor romántico, sino que la amistad es una forma de amor. 

              Y lo más significativo: "la amistad es el instrumento por el cual nos revela Dios las bellezas de los demás…” 




           Es en la amistad donde relucen esos puntos fuertes, esas cualidades específicas que cada uno tenemos, y que debemos ponerlas al servicio de los demás, en especial de nuestro/a esposo/a, de nuestra familia y de nuestros amigos.



              En casa podemos buscar un buen momento de tranquilidad, confianza y cariño, para explicar a nuestros hijos el significado de varios conceptos:

              Amigos: el que te ayuda a mejorar como persona. El que te estimula en la lucha para conseguir tu mejor personalidad.



                 Compañeros: simplemente les une una actividad conjunta. 

                 Cómplices: se reúnen para hacer algo que está mal, o incorrecto, y les empeora como personas...

                Hace falta hablar con ellos, y descender a casos concretos para que se den cuenta de lo que es un amigo.







              Aquí dejo un corte de la película "Harry Potter", cuando Harry conoce a los que van a ser sus verdaderos amigos, y juntos van a luchar contra Voldemort...






video







                                           PLAN   DE   ACCIÓN:  

              FOMENTAR LA AMISTAD ENTRE HERMANOS Y CON AMIGOS.


OBJETIVO:  mejorar la amistad y comunicación entre hermanos y amigos.

MEDIOS:  

                  1- En casa con los hermanos: además de hermanos, somos amigos.

              Detalles de cariño y buenos modales (por favor, gracias, perdón…)

              La casa es de todos y nos ayudamos con los encargos.

              Si  se pelean, se pide perdón  y  se perdona rápidamente.



                   2- Con los amigos:


           Sentir la alegría de tener amigos y el placer de ayudarles. Concretar favores.

               Detalles de cariño con ellos.

               Tener muchos amigos y no ser egoísta  o “cerrado”con los demás.



MOTIVACIÓN:

      1- Con los hermanos:

           Es importante dar mucho cariño a los hijos, y que se sientan queridos, para que aprendan a quererse entre ellos de forma natural. La familia es para quererse y divertirse.

              Los hermanos mayores dan ejemplo y ayudan a los pequeños. Les damos más responsabilidad y más también más libertad si son responsables.

              Alabar lo bueno que hacen, y hacérselo notar. Pero corregir poco y en privado siempre.


     2- Con los amigos: 

         ¿Sabemos ser buenos amigos? ¿Cómo mejorar? Pensar cómo podemos ayudarles haciendo favores, o pasándolo bien con ellos, compartiendo hobbies, ilusiones, disfrutando.  

               Y  acostumbrarnos a hablar de los amigos en casa, porque hay un ambiente cordial, confiado, y sabemos escuchar más allá de sus palabras. Acogerlos cuando vengan, que sean uno más en la familia…, en especial con amigos de nuestros hijos mayores, y que se sientan también queridos.





video


Espero que el post te haya gustado, ¡¡y que lo compartas con tus amigos...!!
¡Muchas gracias!




                                                                             Mª José Calvo
                                                                  optimistas educando y amando