Translate

Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y NNTT
  • NAVIDAD

miércoles, 26 de junio de 2013

ESTIMULAR LA FORTALEZA Y LA RESILIENCIA con plan de acción



              
                CÓMO HACER NIÑOS VALIENTES: 
                  EL VALOR DE LA FORTALEZA


                 


Todos queremos que nuestros hijos tengan metas que merezcan la pena, y sean capaces de acometer lo que se propongan. Para eso deben entrenarse en pequeñas cosas cada día...


Algunas ideas que podemos tener en cuenta a la hora de ayudar a nuestros hijos:


  • Confiar siempre en ellos, y apoyarles en lo que necesiten. Las cosas no salen solas, hay que hacerlas, trabajarlas, y cuesta. Animarles a que se atrevan a construir su vida: "¡¡atrévete..., tú puedes!!"

  • Si sale mal, siempre se pede rectificar y volver a empezar.

  • Dar buen ejemplo: somos sus modelos y el espejo donde se miran. Hace falta ser íntegros y coherentes con lo que pensamos o decimos. Nos están mirando siempre.


  • Valorar el esfuerzo más que los aparentes resultados. 



  • Estimular la resiliencia: que no se quiebren fácilmente.



  • Enseñar a decidir en cosas poco importantes, para entrenar la libertad, y luego ir ampliando.

  • Ver posibilidades en las dificultades..., como señala G. K. Chesterton. Transformarlas en retos.


  • Enseñar a afrontar retos con optimismo e ilusión. Nunca darnos por vencidos: siempre hay algo que se puede hacer.

  • No sobreprotegerles, porque así les impedimos ser autónomos..., crecer, tomar la iniciativa, afrontar los problemas, aprender a solucionarlos por ellos mismos, y se hacen niños inseguros, mimados, y "blandos".

  • Toda ayuda innecesaria es una limitación para quien la recibe...

  • No tener miedo de que sufran un poco... A veces nos duele más a los padres que a ellos, pero es preciso que aprendan a ser fuertes. No criar "niños-merengue" que se los lleva el viento. Las dificultades preparan a las personas para algo grande, cuando se saben afrontar con optimismo.



  • Tener motivaciones para transmitirles, que sean altas, ricas, elevadas, porque dan más sentido a la vida, y es lo que más les anima, mueve, y ayudará a perseverar. Pasar de primer nivel del "tener", al nivel del "ser", e incluso buscar motivos trascendentes, que son los más altos.

  • Los aparentes fracasos nos brindan nuevas oportunidades para afrontar la vida, y para crecer y superarnos. Nada sale a la primera..., hay que pelear.







       EDUCAR EN VALORES: "Plan de acción"





       ESTIMULAR LA FORTALEZA, LA VALENTÍA, Y LA RESILIENCIA.






          SITUACIÓN:   cada familia en concreto

        OBJETIVO:   Trabajar la fortaleza, la valentía, y la resiliencia

Que nuestros hijos sean capaces de afrontar retos sin quejarse, y sin miedo a las contrariedades. Que no se abatan ante la primera dificultad, y que aprendan a no quebrarse con los problemas de la vida.





        MEDIOS: se pueden utilizar las ocasiones del “día a día” de la vida familiar. Podemos elegir algunos de los siguientes puntos… o de otros que se nos ocurran.


-    Hablar con respeto y controlar el carácter para no tener malas contestaciones en familia. 

-      Entrenar la voluntad con pequeños objetivos, alcanzables, que nos den cierto autodominio.



-         Comer lo que haya, aunque no guste mucho.


-        Levantarse a la hora, hacer la cama, prepararse para el colegio, o para las actividades que se tengan.


-       Hacer un horario, y lo primero estudiar, para luego leer, jugar, o usar pantallas, según qué momentos o días...






-       Organizar excursiones al campo, escalar montañas, hacer piragüismo, surf… Aprender a no ser "quejicas" o caprichosos. Resistir las contrariedades sin quejarse.



-       Practicar un deporte base durante el curso, para adquirir valores como la fortaleza, la amistad, la generosidad, el espíritu de ayuda, el trabajo en equipo... Y asistir a algún campamento en verano, por ejemplo, en un club juvenil de confianza que tenga nuestro ideario. 

.   Lo que se empieza se acaba... No ceder a caprichos o falta de voluntad o perseverancia.




·         Ayudar en casa con los encargos de cada uno: poner la mesa y recogerla, bañarse o ducharse sólo, según la edad que tengan, pasar la aspiradora, sacar la basura, regar las plantas, limpiar su habitación, o el polvo, comprar el pan, cuidar a un hermano pequeño, preparar la cena, organizar una invitación, atender a los abuelos, planear una excursión, contar cosas buenas de los demás en la tertulia, usar pantallas solo en momentos concretos, guiado por una normas que tenemos en cada familia… etc. Dejo enlace de colaborar con los encargos.
                                             







MOTIVACIÓN.


 Hablar con cada hijo de la necesidad de ser personas fuertes, para poder hacer lo que nos planteemos en la vida, y no nos deprimamos a la menor dificultad. 

        Y también para preparar la adolescencia de nuestros hijos, y que vayan adquiriendo cualidades, habilidades, destrezas... que les ayuden a pilotar su vida.


Confiar en ellos sabiendo que se van a esforzar, y nosotros les ayudaremos en lo que necesiten. Darnos cuenta de que “toda ayuda innecesaria es una limitación para quien la recibe...”, y actuar en consecuencia.

      Lo que cuesta más, animar con una sonrisa y un ¡tú puedes!, y así van madurando y siendo más fuertes y resilientes.







EVOLUCIÓN.


Se puede hacer una cartulina con un dibujo que les guste, y con pequeñas metas a conseguir. Es bueno que apunten lo bueno que han hecho, o que coloreen una estrella, un sol, una flor..., según las edades.


        Vemos cómo va el plan a lo largo de la semana, y se puede prolongar varias, para conseguir hábitos de esas acciones concretas. Podemos comentarlo en una tertulia después de comer o cenar. Si tenemos x positivos, hacemos un plan divertido en familia, en el que participemos todos, o una excursión, y lo celebramos bien. Es una forma de pasarlo bien juntos, de conocernos, de ayudarnos, y de crecer todos como familia.


                                         


        Espero que te haya servido para hacer un plan personal con los hijos, y ayudarles a ser más resilientes, empáticos... etc. Muchas gracias.



         Dejo enlace relacionado:


*lucha-personal-y-resiliencia


                                                                                                                                                                                              Mª José Calvo
                                                                    optimistas educando





URL del post:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2013/06/que-nuestros-hijos-sean-valientes.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!