Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

miércoles, 7 de abril de 2021

SEMBRAR ALEGRÍA



                                           SEMBRAR ALEGRÍA II



Seguimos con el post sobre la alegría y el buen humor que enlazo abajo...


La ilusión y la alegría son imprescindibles en el arte de saber vivir. Nuestra vida consiste en una lucha por llegar a ser aquello que estamos "llamados a ser", rodeados de afectos, que entrelazan las relaciones personales. Muy en especial en familia. Ir logrando esa meta nos llena de alegría y satisfacción.

El que no lucha ya ha perdido... Lilusión es primordial para no envejecer el alma. Como apuntara Van Gogh, "jamás hay que dejar apagar el fuego de tu alma, sino avivarlo".






En los momentos en los que uno se siente triste hay que hacer un esfuerzo por buscar un pensamiento positivo que ayude a agradecer, a pensar en los demás... El egoísmo del propio "yo", que nos vuelve una y otra vez al mismo "yo", produce tristeza y vacío. Hay que romper el círculo..., y retomar el vuelo con optimismo.


Cuando uno se enfoca en ideales nobles valora más las cosas importantes, y como consecuencia está ilusionado y agradecido. No da nada por supuesto.

Las buenas acciones dan contenido que enriquece la vida, y además, nos hacen sentir dichosos. Las personas generosas siempre tienen algo que arrastra y motiva a imitarles en eso... Y son alegres. Quizá esa alegría provenga de "olvidarse" un poco de sí mismas para atender a los demás... 



¿Por qué...? La alegría, en el fondo, es la resultante de una lucha esforzada por dar lo mejor de cada uno. Por amar. Mucho más, en estas circunstancias de tanto dolor: el cariño nos protege y reconforta. Los demás necesitan nuestra sonrisa.

Y esa lucha alegre y deportiva nos hace felices. También impulsa a querer a los otros, a hacerles partícipes de esa alegría honda del alma, aunque en la superficie haya dificultades y sufrimientos... Te lo contaba en "lucha y sé feliz".





Cada uno tenemos una misión personal, y podemos iluminar este mundo con la luz y la alegría que portamos. Llenarlo de esperanza. Ser conscientes de esa misión nos da ánimo para acometer la vida. Necesitamos una voluntad entrenada y decidida, y un corazón grande, para comprender a los demás, para escuchar y "apapachar", como bien dicen los mexicanos, con ternura. Especialmente a los más cercanos. Y para ayudarles, por amor, con actitud de servicio, en lo que puedan necesitar. Con detalles concretos en la vida cotidiana.






Nuestras acciones trascienden y repercuten en los demás, animan a estar alegres, incluso en medio de los problemas y sufrimientos de la vida. Tener una visión con más trascendencia y relieve nos da un sentido profundo: ya lo decía el doctor Frankl con su experiencia tan dura y dolorosa...





Acompañar, escuchar, mostrar empatía, ayudar, es algo grande de veras, cuyo resultado, no buscado, es una sencillez llena de alegría. Ese sentirse dichoso que llena el alma.


Ayudar a cada persona que nos encontremos en el camino de la vida. Como señalara Oliveros F. Otero, ponerse cada uno en situación de coherencia respecto al cometido, a la misión específica que tenemos, aquello para lo que hemos sido "llamados". Que en realidad es lo que nos hará más felices. 


Siempre respetando la libertad personal, que, como expresa el filósofo Carlos Cardona es la facultad raíz de la personalidad. Reafirmando esa libertad, que se construye "a golpes de libertad", y rectificando cuando el comportamiento no ha sido el esperado, o no ha estado a la altura de lo que queríamos. Siempre se puede poner un punto y final, con un perdón, y recomenzar con ilusión y nuevos bríos hacia donde queremos llegar... Apuntar alto para movilizar energías, poniendo el corazón.





Somos dueños de nuestras acciones. Decía aquella canción del precioso musical de "Antígona tiene un plan", "el destino te lo montas tú"... Somos responsables, ya que respondemos con nuestra vida a lo que de verdad nos importa, a lo que queremos hacer con ella. De ahí la necesidad de pararse a pensar las cosas. Además, el que lucha está alegre: tiene el control, no da las batallas por perdidas. 



Necesitamos una actitud optimista para convertir imposibles en posibles, para dar lo mejor de cada uno pensando en los demás. El optimismo es una visión luminosa de la vida: de la nuestra y hacia los demás. Esperar lo mejor de cada uno.

                               


Hemos comentado que, C. S. Lewis pensaba mucho sobre el dolor, y sobre la alegría. Desde su infancia, marcada por el sufrimiento, se preguntaba: ¿cómo sentir de nuevo las ráfagas de alegría que a veces tenía? Buscaba rehacer esas circunstancias, pero no daba resultado. ¿Sería mejor buscar su causa? Sentía en su interior un anhelo insaciable que no le abandonaba. Entonces pensó que la alegría debía ser consecuencia de algo distinto, y es lo que tenía que buscar..., de forma indirecta.

Es "la paradoja" de la felicidad. No se encuentra efectivamente si se busca en directo. Siempre es consecuencia de una plenitud personal, que a su vez proviene de querer a los demás. La persona es "un ser de aportaciones", que se trasciende a sí misma, y encuentra esa felicidad en lo más propio suyo: en darse en la relación con los demás.



Aprender a descubrir los pequeños detalles de la vida cotidiana que nos alegran. La alegría de vivir, el amor sincero de las personas, la entrañable vida familiar, la amistad leal..., el trabajo bien hecho, que es una obra de arte, el servicio atento a los demás, lo bueno que nos acontece, la belleza y armonía de la naturaleza. Son pequeños disfrutes que alegran la vida: la nuestra y la de los demás. Iluminan y dan calor con su noble entraña.


También intentar vivir algunas cualidades y virtudes relacionadas con la alegría, como la delicadeza y la elegancia, la serenidad, el silencio y el asombro, la paciencia, la finura de espíritu... Todas ellas dan armonía a la personalidad, y hacen ambiente optimista y alegre donde se está a gusto y es más fácil luchar por lo mejor. Así poder transmitir esa riqueza a los demás.   

Se trata de saber ver todo lo noble y bueno, la belleza que encierra, la dignidad de cualquier persona, los detalles de atención y cariño... etc. Así agradecerlo y fomentarlo.





Y esa lucha esforzada por dar lo mejor de cada uno es lo que nos hace de veras felices, aunque suponga sacrificio. Las dificultades de la vida, que nos "acrisolan", nos ayudan a madurar, y van perfilando una personalidad atrayente que sabe comprender y querer a los demás. También sentirse querido. Y todo eso genera alegría.




Un pensamiento de Viktor Frankl, que llega al núcleo de la felicidad: "Yo diría que lo que el ser humano quiere realmente no es la felicidad en sí, sino un fundamento para ser feliz. Una vez sentado ese fundamento, la felicidad o el placer surgen espontáneos". Si nuestra vida está anclada en algo de veras valioso la alegría brotará, y podremos difundirla a quienes nos rodean...



Ser sencillos, sin complicaciones, nos ayuda a querer y a disfrutar de la vida. Entrenarse en sonreír, en no protestar, en agradecer, en ver lo positivo... Nunca nada está perdido: siempre hay esperanza porque se puede volver a intentar. Por eso, ¡nunca te rindas! Te lo cuento en ese post.



Espero que te haya gustado, y lo puedes compartir con amigos con los botones de redes sociales o, copiando la URL. 


Gracias por difundir. Ser alegre, sembrar paz y alegría a tu alrededor... 😉✌💫💚



                                                      Mª José Calvo
                                           Optimistas Educando y Amando
                                                      @Mariajoseopt




Dejo algunos enlaces relacionados:








Nuestro-mejor-proyecto (de pareja)

Un proyecto familiar                                                               

              

URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2021/04/sembrar-alegria.html            
                                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!