Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

viernes, 19 de octubre de 2018

LOOK UP!, EDUCAR EN LA TECNOLOGÍA




            EDUCAR, ¡TAMBIÉN EN LA TECNOLOGÍA...!



       Este post es complemento a otros anteriores sobre tecnologías. Ya hemos tratado el desarrollo y maduración cerebral, y, partiendo de esto, unas directrices para saber cómo y cuándo introducir pantallas en los niños, cuidando cuatro claves imprescindibles, y un planning familiar para guiarles y acompañarles también en este mundo virtual. Y todo ello requiere formación: por nuestra parte, y hacia ellos.




       

          ¿Queremos de verdad caminar absortos en una pantalla?  No solo por nosotros mismos, sino también por nuestros hijos: ¡nos están mirando todo el día...! Y nos copian constantemente.


     Es cierto que la tecnología es atrayente. Es impresionante las cosas tan interesantes que podemos hacer con ella, en este mundo un poco "deshumanizado" a veces. Pero, hay que poner cabeza en ello. Con una metáfora de Stephen Covey, primero las "piedras grandes", ¡lo importante!, que siempre es la vida real con quienes más queremos, ¡en familia! Y "la mejor red social"... Luego, vendrán las pequeñas piedrecillas que se pueden ir colando entre los resquicios de la grandes. Pero éstas, en un lugar preferente y bien asentadas. ¡Priorizando!



        1) VAMOS CON NUESTROS HIJOS... 

        Un niño pequeño siempre mira, y ve, todo lo que hacen sus padres. Si nos ven con frecuencia mirar al móvil o a la tablet, pensará que eso es interesantísimo. Si nos ven leyendo un libro, pensarán que es algo que quieren hacer... Si ven que disfrutamos relacionándonos con otras personas, que conversamos, que nos interesamos, les encantará y disfrutarán al vernos así. Porque perciben la belleza del rostro de sus padres, de los detalles de cariño, de las miradas...: descubren el mundo a través de nosotros, de nuestra sonrisa acogedora, de nuestro rostro empático, de nuestra actitud, de lo que hacemos y somos. 


        Por tanto, pensar qué queremos mostrar a los hijos: qué legado queremos transmitirles... Porque ellos aprenden de las personas que les quieren, que les cuidan y sonríen, ¡que les abrazan! Les hacen sentirse valorados y queridos, y el cariño es el mejor vehículo para el desarrollo personal y el aprendizaje. Y nos imitan en todo: en la forma de hablar a los demás, en los gestos, en las actuaciones..., en cómo nos controlamos, o no, ante pequeños contratiempos y problemas..., y en cómo sonreímos ¡aunque nos duela el alma, o estemos agotados!, en la alegría que tenemos aunque no falten dificultades...


      Por eso, como hemos visto, debemos, no solo guiar a nuestros hijos en este mundo tecnológico y virtual, sino educarles en él, como hacemos en otros muchos otros ámbitos. Por ejemplo, respecto a su inteligencia y formación, y su propio pensamiento crítico, sus hábitos saludables, su entrenamiento en valores hechos vida, el educar su afectividad y su corazón, el atender a los sentimientos, enseñarles a controlar su propio carácter, ayudarles a pensar en los demás..., etc. Pues aquí también.






     Quizá el "quid" está en integrar el pensamiento y los valores, concretados y vividos, en el uso de estos medios tecnológicos. 



       Necesitamos una brújula, a modo de "estrella polar", que nos oriente en la vida. En la vida cotidiana en familia, y también en el comportamiento "online". Esto te lo contaba en otro post. (enlace abajo). Y puede ser ese trinomio "verdad, bondad, belleza", que ya señalaran los grandes filósofos griegos, con Platón y Aristóteles en vanguardia, que van estrechamente interrelacionados. Cada una de esas formas de la realidad nos lleva inevitablemente a las otras dos. Todo lo bueno es bello...



       La verdad, por ejemplo, es la adecuación de las cosas, y de las personas, a la realidad. Lo que son realmente. Cambiar la realidad que percibimos es una falsedad que no se sostiene. Sin ella vamos perdidos, sin rumbo, y enseguida aparecen los trastornos de personalidad, las patologías, y el vacío existencial, precisamente por eso: por perder el contacto con la realidad. Bien lo saben los psicólogos y psiquiatras. Además, la verdad es como un faro que ilumina el pensamiento y el corazón.





      Atenerse a la realidad, e intentar mejorarla: ¡eso sí! También respecto a la realidad personal de cada uno... Luchar por lograr la mejor versión de nosotros mismos, que en eso consiste el bien de esa persona: su mejor forma de ser, lo máximo de sus capacidades, ¡lo que está llamada a ser! 



     Y, ¿qué decir de la belleza? Es lo que resplandece por todo ello, por la verdad y el bien que posee, por lo bueno que percibimos. Lo que nos atrae, y captamos en nuestra sensibilidad, afectividad y corazón entrañablemente humano. Los detalles de atención, las sonrisas, el trato afectuoso, la generosidad, la empatía, las miradas... etc. También la armonía de colores en la bóveda celeste, o en un lienzo, un paisaje de alta montaña, un mar en calma, con todo tipo de tonalidades y colores enlazados, o una alta mar brava y espeluznante... etc. Toda la naturaleza es bella.






      2) INTEGRAR VALORES, ACTITUDES Y VIRTUDES...


     Volviendo al tema, podemos poner en valor los valores, que son pequeñas especificaciones del bien, o de la verdad, y por eso son bellos, también en el uso de las tecnologías. Y tratar de vivirlos en familia, nosotros mismos y con nuestros hijos, desde bien pequeños. 



     Por ejemplo, la prudencia, para no fiarnos de quien no procede, y no asumir todo lo que hay en internet; 
la seguridad y privacidad, para no exponer nuestra intimidad, ni datos personales, a cualquiera; la fortaleza, para ser coherente con lo que pensamos, aunque choque o no esté de moda... La sinceridad, base de toda relación, también online, y la responsabilidad, para actuar de ese modo, asumir consecuencias de nuestros actos, y también ¡para ayudar a los demás...! La justicia, para no tratar mal a nadie; la empatía, para ser comprensivos con los demás, aunque no los "veamos"... El autocontrol, ¡tan necesario siempre...! 





       Y la proactividad, para no ser simplemente "consumidores de información", de lo que caiga en nuestros ojos, sino crear buena información, con valores, que en el fondo es dar información y formación de calidad. Puesto que, como cualquiera puede poner algo, sensato o no, verídico o no, bien enfocado o no, manipulado o no..., es muy difícil saber acotar, filtrar, y seleccionar lo valioso de lo que no lo es. Y nuestros hijos, todavía sin mucha formación, y con su cerebro sin desarrollar y madurar, no pueden hacerlo. Necesitan nuestra guía y consejo, aunque a ellos se les dé mejor acceder a la información de la red, o a aplicaciones concretas de ese momento... 


     También se trata de humanizar un poco las redes, de rodearse de personas que aporten algo valioso, que merezca la pena, y difundirlo lo máximo que podamos y sepamos. Siempre con trato educado y respetuoso, con amabilidad y buen hacer..., teniendo en cuenta la grandeza de cada persona. ¡Como nos gusta en el mundo real!





      3) CADA FAMILIA...

    Cada familia pensará qué valores primordiales está trabajando con sus hijos, o quiere tener presentes, y hacerlos extensivos también a este ámbito. Pero hay que actuar desde muy pequeños. Educarles y formarles aquí también. 

     Además, es la forma de evitar conductas inapropiadas para una persona, como puede ser el bullyng, el mal trato, el intimidar a un niño o adolescente que no es de su "grupo", o que no tiene la "talla" que ellos quieren..., el sexting... No esperar a la preadolescencia para decirles que no suban fotos comprometidas, por poner un ejemplo. Y además, hacen daño a otras personas. Tienen que cuidar y custodiar su intimidad personal, ¡mucho antes!, para que ni se planteen semejantes cosas... Y que ayuden a sus amigos..., siendo proactivos.

     En concreto, al hablar de la privacidad, es necesario que sepan que su vida personal no se expone sin más en internet. Lo mismo que en el mundo real. Nunca dar datos personales. Y cuidando con quién se comparte... No solo por su seguridad, sino porque la intimidad no se cuenta a todo el mundo... ¡solo en familia, a quienes nos quieren de veras!



      Dejo una info para visualizar algunas directrices, valores y actitudes que podemos vivir, también en el mundo virtual, si queremos de verdad educar a nuestros hijos y formales bien. Porque, como vimos, sin formación estarán desarmados, también en este mundo tecnológico y virtual. 


             ¡Que hagan un uso inteligente, saludable y responsable...!







       Dejo para otra entrada 5 "tips" para pensar en familia, y hacer un plannig entre todos, que se puede poner en un lugar visible para recordarlo con frecuencia. 

     De todas formas, siempre es bueno saber "desconectar" para conectar con los que tenemos cerca.






Pongo algunos enlaces anteriormente comentados y relacionados:

-Tecnologia-y-familia  (desarrollo cerebral e ideas de la Academia de Pediatría)

-4 claves-para-educar-en-el-mundo-digital 

-Pensamientos-sobre-pantallas (autor invitado)

-5 "tips" para educar en la tecnología y hacer un planning familiar 

                                                                          


El-tiempo-que-se-nos-ha-dado 

Cultivar las distintas facultades personales




Si te ha gustado, puedes compartir con amigos, y difundir copiando la URL. ¡Muchas gracias!


                                                                Mª José Calvo
                                                    Optimistas educando y amando
                                                               @Mariajoseopt



URL del post:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2018/10/educar-en-las-tecnologias-look-up.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!