Translate

Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y NNTT
  • NAVIDAD

sábado, 25 de mayo de 2013

PLAN DE ACCIÓN: NIÑOS OBEDIENTES




         EDUCAR EN VALORES: LA CLAVE DE LA OBEDIENCIA

      "PLAN DE ACCIÓN"

            Para educar en valores a nuestros hijos, podemos intentar enseñarles unos hábitos basados en esos valores que creamos importantes. Los valores son pequeñas especificaciones del bien, de la verdad, o de la belleza, y forman parte de unos principios universales que no cambian con los tiempos ni con las modas... 

           Por ejemplo, la gratitud, la integridad, la responsabilidad, la amistad, la empatía, el esfuerzo, la generosidad, la obediencia a los padres... etc. 

       

        Los valores son necesarios para que aprendan lo que está bien o mal, porque no vale cualquier comportamiento. Las acciones del día a día nos modelan el carácter y la personalidad, y nos hacen mejores o peores personas, según cada acción... 

       Para todo esto necesitamos usar la autoridad-servicio, que es un instrumento para guiar a nuestros hijos en su creciente autonomía y libertad para que aprendan a ser responsables, y en último término, sean capaces de amar.

     También podemos trabajar hábitos de empatía, de colaboración, de amabilidad, de orden, de trabajo... etc. 





PLAN DE ACCIÓN

       Ahora vamos con un plan para estimular la obediencia: para que aprendan a obedecer con prontitud, sin protestar, pero explicándoles los motivos y las razones de ello, adecuado a su edad. 



     OBJETIVO : enseñar a nuestros hijos a obedecer "a la primera”, sin protestar, y siempre explicando los motivos, para que lo piensen y lo interioricen.



          Lo podemos hacer en los distintos ámbitos: en casa, en el colegio, a los profesores...

          MEDIOS:  utilizar las situaciones cotidianas, y hablar con ellos explicando motivos.

1.       Aprovechar los encargos de cada uno: levantarse a la hora, hacer la cama, poner la mesa, regar las plantas, limpiar los zapatos, pasear al perro, organizar una tertulia, atender el teléfono, poner el lavaplatos, preocuparse de los abuelos... etc. Aunque sean muy pequeños, pueden hacer muchas más cosas de las que pensamos. Y si son mayores, darles más responsabilidades.

    A la hora de ponerse a estudiar, a hacer la tarea, o a jugar

  A la hora de recoger la habitación, la sala de estar..., y de pensar en los demás...

     Cuando van a ducharse, a cenar, o a dormir. 
5.  Cuidando no "engancharse" a las pantallas.
6.  En el cole o en el club, con amigos...


MOTIVACIÓN: 

      Les pedimos cosas por su bien, y porque les queremos. Y para que vayan siendo personas autónomas, responsables, generosas, que sepan pensar y querer a los demás. No vale mandar por mandar, o porque nos dejen tranquilos... Pierde su eficacia.


      Hablarle de lo importante que es obedecer. Los mayores son los primeros en hacerlo: en el trabajo, normas de circulación, de convivencia... etc.   


       Al decirle lo que tiene que hacer, primero explicarle los motivos de cada acción; hacérselo interesante y divertido, en un momento adecuado para él o ella, para que nos escuche atentamente. Que sepan lo que esperamos de ellos y cómo tienen que realizarlo.


       Y no hace falta enfadarse, n
i gritar, ni repetir..., solo pedirlo con serenidad y una sonrisa, mayor cuanto más difícil sea lo que pedimos.

Confiamos en que se esforzará, porque sabe su sentido, y porque nos alegra que se porte bien. La confianza y el cariño son como el "horno" donde se cuece su mejor personalidad.




Cada vez que lo consiga, nos alegraremos y se lo haremos notar. Todos estaremos más contentos y le podemos decir que estamos orgullosos de su comportamiento... Y nuestra casa será alegre. Si no le sale, tampoco pasa nada, pero se habla y se le anima a que lo intente mejor otra vez..., o que haga bien lo que hizo mal. Pero siempre subrayar lo positivo para hacer ambiente adecuado donde es fácil luchar por dar lo mejor de cada uno.



       Cuando son pequeños, podemos hacer un mural de cartulina y cada vez que obedecemos a la primera, pintamos o pegamos una estrella. Cuando tengamos muchas, podemos hacer un plan divertido entre toda la familia: una fiesta, una excursión al campo, una película con pizza en el salón...




EVOLUCIÓN: cada pocos días o cada semana, podemos hacer una tertulia después de comer, o cenar, y valorar cómo va el plan. Según la edad que tengan... Pasarlo bien con ellos y animarles a luchar.










                             OBJETIVO RELACIONADO: 

GANAR EN AUTORIDAD, ser buenos líderes de nuestros hijos


     Para ello es preciso seducir con los valores hechos vida, ser íntegro y coherente entre lo que se piensa y lo que se hace, o dice a los hijos... 

        El líder está atento a lo importante, sin descuidar los detalles... También descubrir y mirar todo lo bueno que tienen, ¡que es mucho!, para desarrollarlo y guiarles en su creciente autonomía.





  Exigir solo en lo importante: en pocas cosas, y concretas. Decirlo de forma clara y explicándolo adecuadamente.

     No repetirlo mil veces: con una basta. Pero no desistir.

  Lo que se manda, hay que hacerlo. No hacer caso a las protestas... Exigir buen comportamiento en lo realmente importante. No cansarles con cosas de poca trascendencia. Darles más libertad en todo eso.

  La indcación se da con serenidad y cariño, sin gritar y sin perder el control. Se explica, pero no se repite mil veces. Y siempre con una sonrisa... Cuando son un poco mayores, sustituirla por sugerir..., para que vayan tomando la iniciativa y vayan entrenando su incipiente libertad (sobre todo a los 6-7 años)

      Alegrarnos y reconocer el esfuerzo, no sólo los resultados. Si lucha por conseguirlo, ya es mucho. Las cosas no salen siempre a la primera...





          Es importante apoyarnos en los "puntos fuertes" de cada hijo, en esas cualidades que tiene que lo hacen especial, diferente, y exigirles a partir de ellos, para obtener lo mejor de cada uno, y además compensar debilidades... 
           Por ejemplo: Carlitos, como eres tan cariñoso, ¿podrías cuidar un rato a tu hermano, que le encanta estar contigo, o darle la comida...? O, ¿a tu abuela, que te echa de menos...? Le va a alegrar mucho que juegues con él, que estés on ella... O, como eres tan organizado, podrías hacer una lista de encargos... etc.

            Se trata de ver lo bueno que tienen, para que lo pongan a disposición de los demás, a la hora de hacer un esfuerzo por adquirir un hábito o una virtud, o ayudar en familia. 




             Si nos centramos demasiado en que tengan muchas habilidades, que sepan idiomas, tocar un instrumento, judo... etc., que es bueno, se hacen más individualistas. Por eso hay que ayudarles a descentrarse un poco de ellos mismos: que piensen y ayuden a los demás...



        Y el resultado es ¡¡siempre positivo!! Por lo menos hablamos, luchamos, compartimos ratos entrañables, retos, esperamos lo mejor de cada uno, y se lo permitimos... Y, ¡crecemos juntos!





Espero que haya sido útil el post, y gracias por compartir... 


Dejo enlaces relacionados.

-¿Sabemos ejercer la autoridad?, por si se quiere ampliar, y 

-"educar en valores"

Otro sobre "los encargos en distintas edades"... 

- "educar para hacer buen uso de la libertad"


                ¡Muchas gracias por compartir y comentar!




                                                                                 Mª José Calvo

                                                                             optimistas educando
                                                                                                                   @Mariajoseopt





URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2013/05/plan-de-accion-educar-en-valores.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!