Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

miércoles, 7 de noviembre de 2018

5 "TIPS" PARA UN PLANNING FAMILIAR TECNÓLOGICO



                  
                     5 "TIPS" PARA UN PLANNING FAMILIAR TECNOLÓGICO



     Concretando el post anterior, "educar en las tecnologías, look up", podemos tener un planning familiar respecto al uso de pantallas, cuidando el desarrollo cerebral de nuestros hijos, en especial de los más pequeños. Lo tratamos en otro post, "tecnología y la familia", con ideas sobre cuándo y cómo introducir las pantallas en los niños... (abajo enlaces).

      Ahora vamos a ver algunas infografías sobre el tema, que cada familia puede repensar, tomar notas, cambiar, y escribir según su criterio, y las edades de los hijos... Pero teniendo en cuenta que son "pantallas", y están diseñadas para atraer nuestra atención, sin apenas darnos cuenta... Y el cerebro del niño es, por así decirlo, muchísimo más sensible a todos los estímulos, pues no está desarrollado. Y ese desarrollo y maduración se realizan, como hemos visto, desde dentro hacia afuera del niño. Las pantallas atrapan su atención, y pueden cortar o retrasar ese buen desarrollo, con consecuencias para toda su vida... Por eso:



1) Tener en cuenta el desarrollo del cerebro, que va como en una onda de maduración, desde zonas más básicas y posteriores, a otras más complejas y anteriores, con funciones superiores, como la corteza frontal. Respetar sus ritmos naturales de crecimiento. Necesitan experiencias perceptivas vividas, movimiento, autonomía, y sobre todo relaciones personales y cariño. No querer quemar etapas. 









2) Respecto a la edad, un referente es la Academia de Pediatría... (enlace abajo), muy en especial en menores de dos años: sin pantallas. Y luego, con unas restricciones y normas concretas, cuidando 4 claves, (otro post que pongo enlace), compaginando con ejercicio al aire libre, juegos..., y cuidando el sueño. De todas formas, si se usan solo el fin de semana, tanto mejor.





3) Acompañarles, explicarles, y mucho diálogo... Que nos cuenten lo que ven lo que hacen, sus preocupaciones, aunque nos parezcan de poca importancia. Para ellos es importante que les prestemos atención, que disfrutemos de su tiempo. Necesitan que dejemos lo que estamos haciendo en ese momento para atenderles.  ¡Es primordial!





4) Educar en valores y virtudes, también en las tecnologías, ¡es algo que debemos hacer en la propia familia! Dejo unos puntos básicos en una info. Resaltaría la importancia del ambiente familiar, que enriquece e impregna todo de afecto y cariño, ayudando a construirnos como personas. Así como a fomentar cualidades verdaderamente humanas y a pensar en los demás. 

También es vital el modelo que presentamos de uso de pantallas, bloqueando y respetando tiempos juntos, comidas, tertulias..., y mejor todos al mismo tiempo, para disfrutar de la convivencia con quienes más queremos. No quedarnos enganchados perdiendo el tiempo...: pensar y priorizar, y entrenarse en autocontrol personal.




5) Un planning familiar: ¡todos implicados, para ayudarse y crecer! Podéis elaborar uno para vuestra familia en concreto, que será diferente de las otras... Cada una sabe qué se le da mejor, cuáles son sus fortalezas, y qué puntos son más importantes para ella, o más necesarios, según edades de los hijos... Así, intentar vivirlo, incluso con planes de acción para los pequeños.




      Por eso, es muy interesante tener, por ejemplo, una bandeja, una cesta, o, hacer con una cartulina coloreada un parking de móviles en casa. Así los podemos "aparcar" en los momentos que señalemos, como comidas, tertulias, o tiempos familiares... 

       Si los niños son muy pequeños, es bueno que no nos vean todo el día mirando el móvil, porque ni siquiera nos damos cuenta, si no queremos transmitirles que, lo más importante e interesante de la vida es mirar una pantalla... Cuesta, si estamos acostumbrados, pero ¡merece la pena el esfuerzo! Podemos entrenarnos poniendo el modo avión en algunos momentos. Y disfrutando de su mirada y su compañía, de conectar con ellos.





      ¿Por qué...? Porque también nos podemos acostumbrar a depender de pantallas, que nos atrapan la atención. Parece que nos facilitan muchas cosas, que ponemos menos esfuerzo, que llegamos a mucha gente, pero, a la larga, nos habituamos a ello: ¡crean dependencia! Lo trato a fondo en otras entradas. Dejo alguna pincelada...



LO NEGATIVO...

      Las pantallas están diseñadas para atrapar la atención, para dispersar la mente, para enganchar y crear dependencia. 

     Crean estímulos que producen un pequeño placer cada vez que se interactúa, 
mediado por neurotransmisores de nuestro cerebro. Es el mecanismo de acción de los "like" o "me gusta". Cuando vemos que algo que hemos compartido en la red gusta a alguien... nos produce satisfacción. Parece que somos aceptados, sube la autoestima, incluso parece que somos mejores..., y nos "anima" a poner más. Así están pensadas. 

     Esto se produce por la neurofisiología de esos neurotransmisores, en especial la dopamina, que veremos. Produce un pequeño placer momentáneo, que estimula a repetirlo, y nos exige una interactuación cada vez mayor, porque sigue la ley de los rendimientos decrecientes, como todo tipo de estímulos. Te lo contaba en otro post. Entonces, cada vez se requiere un estímulo mayor para obtener el mismo resultado. En esto se basan las adicciones.

      Las pantallas no ayudan a aprender empatía ni a regular emociones. Y aumentan la impulsividad y la dependencia de estímulos inmediatos, y por tanto, debilitan el autocontrol y la voluntad: ese pequeño componente que debemos entrenar cada día para acometer metas y retos. Y ¡para vivir! Por eso fomentan la huída del esfuerzo, de la capacidad de compromiso, del pensamiento propio... etc., fundamentales para aprender a amar.


       También favorecen la intolerancia y la impaciencia. Las pantallas nos responden de inmediato a lo que les pedimos: no tenemos que relacionarnos con otra persona que puede opinar distinto, poner mala cara, decir que no... No ofrecen resistencia, ni estimulan el espíritu crítico, tan importante para no ir a la deriva. Te lo cuento en "pensamientos sobre pantallas"...


         Y, ¿qué decir del narcisismo, del "yo"-"me"-"mi"-"conmigo"...? Nos ponen más difícil el pensar en los demás, algo tan propio de una persona, diseñada para atender y darse a los que tiene cerca. Además, en ello encuentra su mejor forma de ser, su plenitud como persona, y por tanto es más feliz.

      
       Al fin y al cabo, las pantallas nos alejan de la realidad real, de las interacciones personales, de las relaciones humanas, del mirar a los ojos en una conversación, del sentirse acogido y querido por la familia, amigos..., de la calidez de los afectos. 

    Además, esa dependencia progresiva puede crear adicción si no se usan de forma saludable, inteligente, y responsable. Y si no enseñamos a los hijos a hacerlo de ese modo. Por tanto¡más vale prevenir que curar...! Este tema de la adicción lo dejamos para la próxima entrada (pongo enlace abajo).

       



* EN POSITIVO...

      Por eso viene bien tener algunas actitudes, y un entrenamiento de la voluntad en pequeñas cosas, para adquirir y potenciar el autocontrol personal. Por ejemplo, valorar más las relaciones personales, aprender a esperar, a no quejarse, a superar dificultades...., a controlar emociones, frustraciones, y mil cosas que podemos aprovechar en el día a día.

     Además, la importancia de entrenarse en retrasar una gratificación inmediata, como dejó claro "el test de la golosina" de W. Mischel. Las diferencias en la capacidad de esperar se ven incluso en bebés, al observar cómo ellos responden cuando los separan de sus madres. Ceder a los caprichos de los niños no es algo intrascendente, sino que deja una huella en su persona. Los hábitos que se crean en la infancia son fundamentales en la vida del adulto. Es necesario tener fortaleza y plantearse metas valiosas, que motiven y ayuden a trabajar por fines más a largo plazo. 


      También es importante fomentar la concentración y el propio pensamiento. Tiempos en modo concentración, para pensar y enfocarnos en algo concreto que queramos desarrollar. Por ejemplo, leer buenos libros, fuente de imaginación y aprendizaje emocional, tocar la guitarra, aprender un idioma, o, jugar al ajedrez. Con él se adquieren muchas habilidades, como pensamiento crítico, organización, empatía, liderazgo, visión de conjunto, control, programación... etc. Todo está interrelacionado. Te lo cuento en otro post: "modo concentración".

        Es vital enseñar a nuestros hijos a superar las incomodidades, el frío y el calor, el aburrimiento..., apostar por retos, y aprender a regular emociones. Y lo hacemos con nuestro comportamiento cotidiano. 

          La familia es la primera escuela emocional. No acostumbrase a tenerlo todo, y para "ya mismo". Hay cosas necesarias, y otras que son caprichos. Pero, incluso en las necesarias, se puede trabajar valores con los hijos, como la moderación, el pensar primero en los demás, para no ser personas "blandiblug". Todo esto forja el carácter: el nuestro y el de ellos, nos ayuda a controlar emociones, a ser mejores, y a sentirnos mejor cuando somos más generosos y comprensivos, cuando ayudamos a los demás en lo que necesiten... Descentrarnos un poco de nosotros mismos siempre ayuda y nos hace dichosos. ¡Hay más alegría en dar que en recibir!






      Así mismo es bueno fomentar la curiosidad y creatividad de los niños, y aprender de ellos. No darles todo hecho ni solucionado. Que trabajen la atención, que construyan sus propios juegos y juguetes, que miren con esa mirada suya tan radiante, con ilusión y "ojos nuevos"como señala Chesterton, porque descubren el universo entero... Y poner el foco en cosas de veras interesantes. 



        Otro punto para reflexionar es pensar "qué hacer con el tiempo que se nos ha dado..." Te lo contaba en otro post... Plantearnos metas que merezcan la pena, aunque cuesten más esfuerzo. Poniendo ilusión y una buena motivación para remover energías y llevarlo a la acción. Tenemos un tiempo limitado para hacer lo que debemos hacer, ¡lo importante! Seleccionar bien a qué lo dedicamos, y no "perderlo" atrapados sin rumbo fijo... De ahí la importancia de dedicar unos minutos cada día, para pensar y reflexionar lo que vamos a hacer. Te hablaba en otra entrada de las "islas de silencio", para pensar antes de... 






           
                                                                        * * *



Dejo algunos enlaces anteriormente comentados y relacionados: 
  

- 4 claves-para-educar-en-el-mundo-digital 

La-tecnologia-y-la-familia (ideas sobre maduración cerebral y la Academia...) 

Cuándo-introducir-los-ninos-en-la-tecnología 


Pantallas-y-moderacion (sobre mecanismo de dependencia y adicción)

 - Pantallas-y-modo-concentracion                                                                          


       Espero que te haya gustado, o sido útil para concretar un plan de pantallas en tu familia... ¡Gracias por compartir!



                                              Mª José Calvo
                                  optimistas educando y amando
                                              @Mariajoseopt




URL:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2018/11/tips-para-educar-en-las-tecnologias.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!