Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • SENTIDO DE LA VIDA
  • AMISTAD
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • NEUROEDUCACIÓN
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO INFANTIL
  • PREADOLESCENTES
  • ADOLESCENTES
  • EDUCAR EL CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • TECNOLOGÍA
  • PELÍCULAS

miércoles, 14 de diciembre de 2016

4 CLAVES PARA ¡EDUCAR! EN EL MUNDO DIGITAL... II/III




                 
CUATRO CLAVES 
PARA EDUCAR EN EL MUNDO DIGITAL



     La tecnología puede aportar muchos beneficios, si aprovechamos las oportunidades que encierra, pero, cuidando el desarrollo cerebral y personal de nuestros hijos. Tenemos que guiarles en el uso adecuado de ella, como hacemos en otros ámbitos. Todo requiere formación y educación... Para ello, os dejo cuatro claves que podemos repensar...


      En el post anteriores hemos visto cómo se realiza el desarrollo cerebral y el aprendizaje, y el modo de introducir a los hijos en el mundo digital, intentando no entorpecer y retrasar su maduración. 



        La clave está en tener unas directrices en el uso y manejo de las tecnologías, y saber acompañarles en ese mundo virtual: que seamos un referente para ellos, también aquí. Para eso hay que aprender, navegar, “fuchiquear”…, que no nos pille sin entusiasmo, o en modo “off”. Debemos formarles en todos los ámbitos.




4 CLAVES

       1ª Clave: hace tiempo leí un artículo de María Zalbidea (su blog "cosiendo la brecha digital"), que te recomiendo, con unas "coordenadas" para no perdernos, que nos ayudan a situarnos. Son: lugar, tiempo, compañía y contenidos. Las tres primeras se refieren a los modos, y la más importante, si cabe, es vigilar los contenidos, para que sean positivos y acordes a la edad de los niños. Por eso, la formación es vital, porque sin ella nuestros hijos estarán desarmados ante el mundo digital.






  • El tiempo es algo que debemos organizar según cada edad, y según qué días. Que sepan que lo establecemos nosotros, y no ellos, para que cuando quieran más independencia lo tengan claro. Esto evitará que sean niños “abducidos”…, o que se conviertan en adolescentes enganchados al móvil, porque los estímulos de las pantallas enganchan y atrapan la atención, y pueden crear adicción si no se controlan. Te lo cuento en otro post.


  • El lugar es importante: tiene que ser un lugar común donde pueda estar alguien de la familia. No en su habitación, donde se pueden aislar, y no controlamos. Nunca poner una pantalla u ordenador en la habitación de los niños, o no tan niños... Y si es necesario, siempre puertas abiertas.



  • Compañía: hay que estar con ellos desde pequeños para acompañar, dirigir, orientar…, hablar, comentar. Así poder aprender con ellos y disfrutar juntos. Es como decirles: te dedico mi tiempo, mi cariño…, ¡eres mucho más importante que las tareas que tengo que hacer!” A veces, somos padres enganchados al móvil, y hay que ser conscientes de que vale más un abrazo, una sonrisa, un mirar a los ojos de las personas que más queremos, un atenderlas, que ver fotos de “amigos” en las redes sociales… Además los hijos nos observan todo el día, y ¡nos copiarán! 



  • El contenido es de vital importancia. Pensar qué vamos a presentar a nuestros hijos, de acuerdo a la edad de cada uno. Respetar sus ritmos naturales, su inocencia…, no querer quemar etapas antes de tiempo. Porque hay una ingente cantidad de información, pero sin un filtro que seleccione. Debemos ser los padres los que lo pongamos, y enseñarles a ser críticos con la información que cae en sus manos. No todo lo que hay en la red es cierto, ni mucho menos correcto… Y ellos no saben cómo seleccionar: su cerebro no ha madurado todavía. Por eso, acompañar, hablar con ellos, guiar, que pregunten todo lo que no entiendan. De todas formas hay que darles criterios claros, especialmente cuando van siendo algo mayores, y en vistas a la adolescencia. Que sean ellos quienes sepan cortar con algo que no es adecuado, que trate mal a las personas..., etc. 





      2ª Clave: proteger la identidad de los hijos y de la familia en la red, y cuidar la seguridad. Y no solo controlar, sino hacérselo comprender, para que cuando sean algo mayores lo tengan bien claro. También por el peligro inherente de internet. Explicarles el significado de privacidad, atendiendo a la intimidad personal, que no se expone a cualquiera, ni en la red. Por ejemplo, las contraseñas no se dicen, no se dan datos personales, cuidado con subir fotos... etc. 


         A este respecto, Jose Luis Orihuela, periodista y experto en esta materia, aconseja no regalar un móvil a los hijos antes de los 12 años. El que muchos ya lo puedan tener no es argumento pedagógico, ni en cuanto a su seguridad. 


       Otro dato: para tener un perfil en las redes sociales es preciso ser mayor de 14 años. Hace falta un mínimo grado de madurez personal, basada en la madurez cerebral de cada niño, o adolescente, para dejarles un "smartfhone", o exponerlos a internet y sus potenciales peligros. Es necesario ser muy críticos con toda la información que puede llegar.




       3ª Clave: igual que hay un tiempo de conexión, y según qué días, es necesario que haya otro tiempo de desconexión, de ejercicio físico al aire libre, en el parque, en el campo…, con amigos, con hermanos. La “vida real” es mucho más rica para cada uno, y las personas también enriquecen mucho más que cualquier pantalla. De hecho, la persona se forja y mejora en el trato personal.







          Al hilo de este tema, un neuropsicólogo clínico, Nacho Calderón, nos advierte de la mucha patología que ve en su consulta debido al mal uso de las tecnologías, y de la poca implicación de algunos padres. Por ejemplo, se ve falta de socialización en los niños, incremento del déficit de atención, poca capacidad de concentración, problemas del sueño, bajo rendimiento escolar, aumento de la impulsividad y agresividad, poca empatía... Por eso toda precaución es necesaria a la hora de ayudar a nuestros hijos en este mundo digital. Exige preocupación y esfuerzo, pero ¡siempre vale la pena!





         4ª Clave: bloquear” algunos tiempos en familia, como las comidas, tertulias, el rato de ocio juntos... para poder hablar y relacionarse. También para cuidar y mimar el amor en pareja. Se puede usar el “modo avión” para no estar pendientes de cosas realmente menos importantes que la relación con los que más queremos. "Desconectar para conectar".





        Por ejemplo, es importante cada día dedicar tiempo en familia para convivir juntos, para comer y hacer tertulias divertidas, hablar de nuestras cosas, abrir el corazón, interesarnos por los demás, tener detalles, atender a los sentimientos, contar anécdotas e historias familiares, lo bueno de los otros..., organizar encargos. Es decir, disfrutar de la familia. ¡Cuidar las relaciones familiares!




         Resumiendo, hace falta moderar el uso de las pantallas para que no invadan la vida familiar hasta tal punto, que la comunicación se vea afectada. Porque, el uso excesivo va en detrimento de la relación en pareja, y de los hijos. La tecnología debe estar al servicio de la persona. Que no nos transforme en "zombies"... 



         Por eso hace falta aprovechar las posibilidades que nos ofrece este medio, pero saber priorizar lo importante en cada momento. Y las personas lo son siempre.


         Es bueno buscar alternativas de tiempo libre en familia, en el campo, en el parque, con amigos... etc. Otra idea puede ser organizar videoforum en casa, o con familias amigas, incluso seleccionar y ver fragmentos de películas, para hablar con los hijos sobre un tema que interese…, atendiendo a cada edad. 


     También los clubes juveniles son de gran ayuda, puesto que no solo adquieren más autonomía, algunas habilidades, realizan actividades, sino que ven valores humanos nobles como la amistad, el espíritu de servicio, de colaboración, de amabilidad... etc., en personas de su edad. También aprenden a relacionarse y a tener en cuenta a los demás, a mostrar empatía y ayudar, a trabajar en equipo.  







        Algo que siempre recomiendo son las “islas de silencio”, para cultivar la intimidad de cada persona, para descansar, para pensar y conocerse, para decidir y ponderar algunas cosas... De esa forma, poder mejorar como personaspriorizar el tiempo en familia, querer a los demás, y por tanto educar mejor a los hijos. El silencio es algo muy necesario en la vida de cada uno; también para asentar lo que vamos conociendo, pensando, aprendiendo... y fijarlo en la memoria a largo plazo.









    Y, A LA HORA DE ESTUDIAR...







     
Algunas ideas para niños un poco mayores, para mejorar el rendimiento: 

1- Antes del estudio: organiza y planifica el tiempo y asignaturas. Fuera pantallas y demás distracciones: solo lo estrictamente necesario.


2- Usa el cerebro: piensa, comprende, relaciona, haz esquemas, mapas mentales, escribe, toma notas, consulta..., aprende. Se trata de relacionar ideas, conocimientos, de usar las distintas zonas cerebrales para optimizar el aprendizaje, el propio pensamiento, el pensamiento analítico y sintético, la memoria a largo plazo, la creatividad... Hacer "funcionar" las habilidades cognitivas.






3- Cuando acabes, cambia de actividad: sal a la calle con amigos, haz deporte, arreglos en casa, encargos, lee algo interesante, preocúpate de los demás, organiza un voluntariado...





     
Espero que te haya gustado, y lo puedes compartir con amigos. ¡Muchas gracias!


Dejo algunos enlaces relacionados: 



                                                         Mª José Calvo
                                                optimistas educando y amando
                                                       @Mariajoseopt



URL del post:
https://optimistaseducando.blogspot.com/2016/12/claves-para-educar-en-el-mundo-digital.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El blog se nutre de los comentarios...: ¡gracias por comentar!