Translate

Lograr armonía familiar

TEMAS... para el buscador.

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y NNTT
  • NAVIDAD

lunes, 4 de julio de 2016

VACACIONES A LA VISTA...


                
          ¡Vacaciones a la vista...!


       Ya queda poco para descansar. Podemos pensar antes de escaparnos, si podemos cuidar el amor en pareja, porque en realidad es el motor de la familia. De él depende que nosotros, y nuestros hijos, estemos contentos y seamos felices. Hay que aprender a priorizar tareas..., y alimentar el amor es una de ellas. Además siempre compensa.


       Podemos hacer de estos días algo inolvidable, aunque estemos con los hijos, o con la familia extensa. Pero es importante reservar un espacio de tiempo para estar juntos los dos, y fortalecer el cariño mutuo. Además, en vacaciones también se educa, aunque no nos demos cuenta...











         Descansar implica cambiar de actividad para desconectar y renovarnos tanto física, como interiormente, cargar baterías, pero sin descuidar nuestro cariño y nuestra familia.

      Pero hay que tener en cuenta que, la calidad del amor en pareja es fundamental a la hora de crear un ambiente de familia, optimista y alegre, donde cada persona es lo importante. Y es ese amor auténtico el que estrecha las relaciones familiares.




         ALGUNAS CLAVES.


       1- Para que la convivencia sea grata, hace falta la participación de todos, cada cual según su edad. Debemos dar facilidades, encargos, oportunidades de colaborar a cada uno, para que aprendan a pensar en los demás, a ayudar, a darse, a ser auténticas personas.

        2- Fomentar la capacidad de comprensión, de empatía, de ponerse en “la piel” del otro. Enseñarles a escuchar, con nuestro ejemplo, para que se sientan atendidos, valorados, comprendidos; y así, aprendan a hacerlo con los demás. Porque saber escuchar significa escuchar con el oído, pero también con el corazón. Leer en esas señales que nos emiten pero que no saben o quieren expresar…, especialmente cuando son un poco mayores. Escuchar es todo un arte que debemos cultivar para una buena comunicación.


      3- Cuidar las conversaciones, para que ganen en calidad. Conversar supone un intercambio de pensamiento. Hace falta fijarse en lo importante, descender a los detalles, tener en cuenta los sentimientos, y no estar siempre hablando de trivialidades. Dejar caer un ¿qué tal estás?, ¿cómo te sientes…?, y así aprovechamos para educar el la afectividad.


        4- Cultivar la amistad con cada uno. Conocerlo, ver en qué es bueno, cual es su punto fuerte, qué cualidades tiene o podemos estimular. Pensar qué le gusta, cuáles son sus intereses, para mostrar empatía, para compartir hobbies, música, para hablar de lo importante, y siempre en positivo. 

     Esto también con los amigos; incluso podemos hacer nuevas amistades donde vayamos, porque la amistad y el amor no son algo accesorio a la persona, sino fundamental para su desarrollo y realización.

      En definitiva, que primen las relaciones humanas en familia, para hacer de estos días de descanso una oportunidad de conectar, de demostrar el cariño con obras, y de descubrir la dicha de estar juntos. 


       5- Buscar tiempos para desconectar de pantallas, sobre todo si hay niños pequeños. Los juegos con los hermanos, el hablar en familia, el disfrutar juntos, conlleva mucho más enriquecimiento que ver fotos en las redes... Cuidar esto también con adolescentes, para guiarles desde pequeños en el uso de las nuevas tecnologías (enlace). Por ejemplo, comidas y tertulias sin móvil, o solo usarlo para enviar, o enseñar algo a los que están presentes, buscar un "parking" de móviles... etc. Y no es educado sacar el móvil si estamos hablando con alguien...




       

        ALGUNAS ACTIVIDADES PARA DESCANSAR CON LOS HIJOS.


Caminatas por el monte: apreciar la naturaleza y el valor del esfuerzo... Dormir en una tienda de campaña.     




Visitar unas cuevas o grutas, y explicarles la filtración del agua, la estratificación...

Caminar alguna etapa del Camino de Santiago..., incluso en familia es muy gratificante. Conocer a otras personas del Camino, ver sus inquietudes..., desde dónde vienen...







Ver fuegos artificiales, y que nos cuenten algo sobre la pólvora…


Pintar un cuadro con acuarelas u otro tipo de pintura.


Planear unas lecturas de calidad que nos ayuden, que alimenten el pensamiento, desconectando un poco del mundo virtual...

Con los niños, leer algún cuento bonito, o un libro con valores humanos nobles... Por ejemplo los libros de Beatrix Potter son preciosos, o El libro de la familia, o de las virtudes, de W. Benett, o alguno clásico como Platero, El Principito, Heidi..., incluso Momo de Michel Ende. También para un poco mayores, de aventuras tipo Los cinco, Los Hollister, libros de M. Twain, o comics de Tintín..., La historia interminable, El niño del pijama de rayas, Matar a un ruiseñor...





Y para adolescentes: "Aquel verano" de Miguel Aranguren, o "Vigo es Vivaldi" de J. R. Ayllón... "Mujercitas", siempre entusiasma. También El principito, alguno de Julio Verne, La isla del tesoro, El señor de los anillos, 
una novela histórica en tiempos de los godos, "La Reina sin nombre", de María Gudín, que se puede leer a cualquier edad y siempre atrae por su belleza. "Mar abierta", ambientada en el siglo XVII, Orgullo y prejuicio, Retorno a Brideshead, y muchos más...


                            
Cultivar lechugas, coger tomates, plantar semillas que crecen rápido, o un árbol… según la edad.





Hacer un bizcocho, un helado, una comida…, una tarta.

Enterrar los pies en la arena de la playa, hacer castillos… Que inventen historias, que vuele la imaginación. Oler la lluvia, pisar hojas, coger musgo...





Ir en barca, o en canoa, remando..., o hacer rafting en algún río, bajar los rápidos...

También el surf es buena idea para los niños.





Ver el cielo por la noche, las estrellas, la luna…, explicarles las constelaciones.

Ir a un museo de ciencias, para experimentar con lo que tenga… Cuantos más sentidos empleen mejor aprenderán: hace falta tocar, oler, mirar, leer, comprender..., y hablarlo luego.

Dar forma a las nubes, usar la creatividad, hacer fotos...





Ver una tormenta, explicar lo que pasa con los rayos y truenos, las capas de la atmósfera, el oxígeno y la altitud...

Contemplar una puesta de sol, o un amanecer. Explicar el movimiento de los planetas, el día y la noche, las estaciones…, y cómo cambia según los países.



               
Bañarse en un río con piedras, musgo, peces, hacer pocillos con las piedras, buscar renacuajos...






Ir a una granja, ver animales, lo que nos da cada uno, mancharse..., coger los huevos de las gallinas, echarles comida...

                                     



Escribir una carta por correo postal tradicional, ponerle sellos, y mandarla a los abuelos... Hacer una redacción de un tema concreto, escribir un cuento, dibujar..., o inventarse una historia.


Ver mapas, planos… y enseñarles a situarse. Usar una brújula, hablar del magnetismo...

Enseñarles una vista desde un avión, o desde un monte, con las ciudades, los caminos, los ríos, las nubes…



Inscribirlos en un campamento que nos de total confianza, donde primen unos valores humanos que tengamos. Aprenden el valor del esfuerzo, de pensar en los demás, crecen en autonomía, habilidades, responsabilidad...




Para chicos mayores, hacer un voluntariado, ayudar en un campamento, echar una mano en un "campo de trabajo"… El pensar en los demás es fuente de satisfacción y de alegría. De esa forma hacen buenos amigos, se sienten importantes, y les ayuda a ver la situación de los demás, y además, pueden ayudarles.








           En cada familia hay que pensar y elegir lo que mejor que nos parezca..., según las edades, y los gustos de cada uno. No siempre hace falta ir a la playa a tumbarnos en una hamaca..., sino hacer cosas divertidas en la medida de lo posible, y donde haya un ambiente que nos guste y permita hacer de la familia una prioridad. Con el tiempo, esos momentos quedarán muy grabados en el corazón de todos, los hijos tendrán un buen modelo, y es lo que ayuda a llevar las situaciones más complejas que puedan suceder. 



       Espero que el post les haya gustado, y lo pueden compartir con los botones de redes sociales que hay abajo. ¡Muchas gracias!




                                                                                                                                                                                     Mª José Calvo.
                                                    optimistas educando y amando
                                                                @Mariajoseopt