Translate

Lograr armonía familiar

TEMAS para el buscador.

  • OPTIMISMO
  • FAMILIA
  • VALORES
  • LIDERAZGO
  • EDUCACIÓN
  • PERSONA
  • NEURODESARROLLO
  • EDUCAR POR EDADES
  • MARCOS DEL DESARROLLO PEDIÁTRICO
  • PREADOLESCENTES
  • CORAZÓN
  • MUJER
  • AMOR EN PAREJA
  • ADOLESCENTES
  • EL PERDÓN
  • EL DOLOR
  • PELÍCULAS
  • TIC Y NNTT
  • NAVIDAD

martes, 26 de agosto de 2014

LOS ADOLESCENTES, LA VIDA, LA POESIA, Y EL CONTRIBUIR CON UN VERSO...

                             
          
          LOS ADOLESCENTES, Y SU "VERSO", PARA MEJORAR ESTE MUNDO.


                 Ahora que nos ha dejado Robin Williams, aparecen declaraciones de afecto, agradecimiento, homenajes…

                 Nos ha regalado muchas y buenas películas. Nos ha hecho sonreír, nos ha alegrado, nos ha deleitado con el valor de la familia. Por ejemplo en "Hoock", cuando entrega su vida, tan acomodada, para recuperar a sus hijos; o con la escena tan gráfica en la que tira su teléfono móvil, sonando a todas horas, a un cubo de la basura, ante la sorpresa de su mujer... 

           También me viene a la memoria “El indomable Will Hunting” con su comprensión hacia un adolescente listo y problemático, que intenta ofenderle y herirle en lo más profundo de su alma, removiendo su dolor ante la muerte de su esposa. Y cómo lo piensa, le comprende, acepta el reto, a diferencia de otros psicólogos, y le presta su ayuda mediante una conversación profunda en el parque.


                Porque, en las personas con dificultades, a la luz del cariño, y con una buena conversación, se derriten las capas de protección, las máscaras que se han forjado por sus problemas, o rebeldías mal enfocadas, y al final se dejan querer.





                     A mí siempre me gustó su personaje del Profesor Keating, en "El Club de los Poetas Muertos", por su creatividad, entusiasmo, pasión, motivación…, por su pedagogía, por su clara preparación de las clases, por el cariño que tenía a sus alumnos: los conocía por su nombre desde el primer día. Y por intentar sacar lo mejor de cada uno, aunque no siempre lo consiguió.


                Hay que saber ver todo lo positivo, lo mejor de las personas, de sus actuaciones, del cine, de la vida al fin y al cabo..., porque es la forma en que mejor se las conoce.


                Y el profesor Keating es como una inyección estimulante. No solo les hace ver la importancia de la vida, del tesoro del tiempo, de la poesía y de su belleza, sino que les anima a “contribuir con un verso” mientras estemos en este planeta.









                Por ejemplo, se agacha en medio de ellos y les dice: “Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana, y la raza humana está llena de pasión…” Otras profesiones, y las enumera, son importantes, pero la poesía es lo que nos mantiene vivos. Les hace pensar, y luego les interpela preguntándoles: “¿cuál es tu verso...?”

                 Tiene el don de saber motivarles, de captar su atención, de estimular su asombro, su pensamiento…

                     Les anima a hablar en clase, a participar, a decir lo que piensan, sin ridiculizarles si no aciertan… A encontrar "su propia voz”.


                  Otro ejemplo: se sube a la mesa para hacerles ver gráficamente, que las cosas se pueden mirar desde distintas perspectivas..., para  conocerlas, para comprenderlas mejor. Les invita a mirar a su alrededor.


                   ¡Ah! y a pensar por cuenta propia, a ver un libro con actitud crítica y poder arrancar algunas hojas que no merezcan la pena...






                   También el aprovechamiento del tiempo, con el susurro del "carpe diem", cuando les anima a acercarse y contemplar los rostros de antiguos alumnos de un cuadro de la pared... Y les dice que aprovechen las oportunidades, porque ellos también tenían mucha energía, pero ya están “criando malvas”…


                   Les estimula a sacar lo mejor de cada uno, a hacer rendir sus cualidades específicas, y ponerlas al servicio de los demás, contribuyendo con su verso en la mejora de este mundo.

                 Posee muchas y buenas cualidades para imitar... Aunque a veces, no sabe aconsejar bien en la conducta de algunos...




                 Y nuestros hijos adolescentes necesitan que les queramos, que confiemos en ellos, que les animemos a esforzarse, a ver lo positivo de las cosas, que les digamos en qué son buenos…  para elevar su autoestima, para que sepan que son capaces de grandes cosas, que tienen gran energía en su interior que lucha por salir... ¡Que lo intenten!

                Porque la vida es una aventura maravillosa, y hay que luchar siempre para dar lo mejor de cada uno. Nada sale solo: todo requiere esfuerzo y perseverancia. 

                   Y de esta manera, luchando por su mejor personalidad, preocupándose por los demás, serán mucho más felices…


                      Aquí dejo un corte del "Profesor Keating"...






                                          



                                                                                                                    Espero que os haya gustado el post, y lo pueden compartir con amigos. ¡¡Gracias!!




                                                                                   Mª José Calvo
                                                                              optimistas educando